Está vd. en Home / Ideas de viaje / 2020: el año de Rafael

2020: el año de Rafael

Tras un 2019 cargado de exposiciones y actos culturales dedicados a Leonardo da Vinci con motivo del 500 aniversario de su muerte, ya está listo el paso del testigo para este nuevo año: de hecho en 2020 se cumplen también quinientos años de la muerte de Raffaello Sanzio, más conocido como Rafael, genio indiscutible del arte renacentista.

Autorretrato de Rafael - Galería degli Uffizi - Florencia, Toscana

Autorretrato de Rafael - Galería degli Uffizi - Florencia, Toscana

Considerado entre los grandes artistas de todos los tiempos, Rafael ha sido uno de los principales artífices del Manierismo e impulsor de una destacada influencia en el arte occidental: su estilo marcó el nacimiento del clasicismo del siglo XVII de Rubens, Velázquez y Caravaggio, fue fuente de inspiración para Delacroix e Ingres, así como para los movimientos de los Nazarenos y de los Prerrafaelistas, y su influencia se extendió incluso a Manet y Dalí.

Rafael falleció en 1520, con apenas 37 años, pero tuvo una vida intensa y prolífica, repleta de encuentros y de obras artísticas, que bien merece la pena recorrer.

LA ÉPOCA JUVENIL DE RAFAEL

Raffaello Sanzio nace presumiblemente el 28 de marzo de 1483 en Urbino, eje fundamental del Renacimiento en aquellos años: la ferviente vida artística de la ciudad de Urbino en aquella época es determinante para su formación de artista. Su padre, Giovanni de' Santi, es un afamado pintor al servicio de la familia ducal y de la aristocracia local: en su estudio, el joven Rafael tiene la ocasión de adquirir las primeras nociones de dibujo y pintura. La primera obra que le es atribuida es el fresco Madonna di Casa Santi realizada en Casa Santi, casa natal de Rafael (actualmente casa-museo abierta al público), cuando Rafael tenía apenas quince años.

Palacio Ducal-Urbino, Las Marcas

Palacio Ducal-Urbino, Las Marcas

También gracias al padre, Rafael accede al Palacio Ducal de Urbino, donde puede estudiar en persona las obras de Piero della Francesca, de Pollaiolo y de otros artistas de esta época. Además del taller paterno, en aquellos años acude ocasionalmente al taller de Perugino, en Perugia, donde desde 1494, año de la muerte del padre, hasta 1498, desarrolla su aprendizaje. Trabajando en los frescos del Colegio del Cambio de Perugia, se tropieza por primera vez con el grutesco, una técnica de pintura realizada sobre pared que se convertirá en parte fundamental de su repertorio iconográfico.

 Los Desposorios de la Virgen - Pinacoteca de Brera - Milán, Lombardía

Los Desposorios de la Virgen - Pinacoteca de Brera - Milán, Lombardía

En 1499, con apenas dieciséis años, se traslada a Città di Castello, donde recibe sus primeros encargos independientes: el estandarte de la Santísima Trinidad (conservado en la Pinacoteca municipal de Città di Castello) y el Retablo Baronci. En Città di Castello, Rafael deja al menos otras dos obras relevantes: la Crucifixión Gavari (actualmente en la National Gallery de Londres), en la que se evidencian claramente los primeros signos de desarrollo de un estilo propio, y Los Desposorios de la Virgen (hoy en la Pinacoteca de Brera de Milán), que, con sus figuras plásticas y la inusual disposición en el espacio muestra ya un claro desapego con Perugino, y es considerada una obra decisiva en la etapa juvenil de Rafael. 

Mientras tanto, la fama del joven artista de Urbino se extiende por toda la región de Umbría: a este período se remontan tres retablos de altar (el Retablo Colonna, el Retablo Oddi y una Asunción de la Virgen, posteriormente terminada por Berto di Giovanni) y algunas Vírgenes (la Virgen Solly, la Virgen Diotallevi, la Virgen con el Niño entre los santos San Jerónimo y San Francisco) todavía pintados al estilo típico de Perugino, pero ya con una expresividad muy acentuada entre la Virgen y el Niño. 

Mientras tanto, la fama del joven artista de Urbino se extiende por toda la región de Hacia 1503, Rafael abandona la región de Umbría y Urbino para realizar cortos viajes a Florencia, donde contempla por primera vez las obras de Leonardo, y a Roma, ciudad en la que descubre por primera vez la cultura figurativa clásica. Es invitado a Siena por Pinturicchio, con el que colabora en la realización de los frescos de la Librería Piccolomini.

RAFAL EN FLORENCIA

 Virgen del jilguero - Galería degli Uffizi - Florencia, Toscana

Virgen del jilguero - Galería degli Uffizi - Florencia, Toscana

Rafael está en Siena con Pinturicchio cuando se entera que Leonardo y Miguel Ángel se encuentran en Florencia realizando dos importantes frescos (respectivamente, la Batalla de Anghiari y la Batalla de Cascina); sin dudarlo pide a Giovanna Feltria, hermana del duque de Urbino, que le escriba una carta de presentación dirigida a Pier Soderini, confaloniero residente en Florencia. Rafael no consigue encargos de Pier Soderini (que después de haber encargado el David de Miguel Ángel sufre graves penurias económicas), pero sí recibe importantes encargos de clientes: para Lorenzo Nasi pinta la Virgen del jilguero (hoy en la Galería degli Uffizi), para el cuñado Domenico Canigiani pinta la Sagrada Familia Canigiani y la Madonna de la Casa Tempi (hoy conservadas en el Alte Pinakothek de Mónaco); y también a esta época se remonta una serie-obra maestra de nuevas Vírgenes con el Niño, como la Bella Jardinera (hoy en el Louvre). En Florencia es muy apreciado por el mecenas Taddeo Taddei, para el cual pinta la Virgen del Prado (hoy expuesta en el Kunsthistorisches Museum de Viena) y la Virgen Bridgewater (en la National Gallery of Scotland de Edimburgo). 

 Virgen de Orleans - Museo Condé, Chantilly - Francia

Virgen de Orleans - Museo Condé, Chantilly - Francia

Durante su estancia florentina, le llegan encargos también de Umbría y de Las Marcas: es reclamado en Perugia para pintar retablos (el Retablo Colonna y el Retablo Ansidei) y el fresco con la Trinidad y santos, todavía hoy albergado en la iglesia del monasterio de San Severo, en Perugia. Es llamado por la corte ducal de Urbino para realizar el Retrato de Guidobaldo de Montefeltro, el retrato de la consorte Elisabetta Gonzaga y del heredero Guidobaldo della Rovere (todos expuestos actualmente en la Galería degli Uffizi); también le es encargada una gigantesca Virgen (la espléndida Virgen de Orleans, conservada en el Museo Condé de Chantilly) y tres pinturas al óleo sobre tabla. 

 Retablo Baglioni (Desposorios Borghese) - Galería Borghese - Roma, Lacio

Retablo Baglioni (Desposorios Borghese) - Galería Borghese - Roma, Lacio

Rafael aprovecha la estancia florentina para profundizar en el estudio de los modelos del siglo XV (de Masaccio a Donatello) y para aprender los nuevos principios artísticos de Leonardo y Miguel Ángel: Rafael se queda fascinado por la habilidad de Leonardo para componer las figuras armónicamente según esquemas geométricos; de Miguel Ángel adopta la práctica del claroscuro plástico, la dinamicidad de las figuras y la riqueza cromática. En este período pinta numerosos retratos influidos por el estilo de Leonardo, como la Mujer encinta (hoy en la Galería Palatina de Florencia), el Retrato de Agnolo Doni y el Retrato de Maddalena Strozzi (ambos en la Galería degli Uffizi), la Dama del unicornio (Galería Borghese, Roma) y la Muda (Galería Nacional de las Marcas, Urbino). Otras obras fundamentales de esta época son también el Retablo Baglioni (la parte central de la pintura se conserva en la Galería Borghese de Roma, las tablillas de la predela en la Pinacoteca Vaticana y los frisos en la Galería Nacional de Umbría de Perugia), en el que Rafael fusiona el tema trágico de la muerte con el ímpetu vital de la turbación para ofrecer un resultado monumental y dinámico con evidentes inspiraciones miguelangelescas, y la Virgen del baldaquino (conservada en la Galería Palatina de Florencia), un enorme retablo de altar que dejó inacabado, obra de gran dinamicidad que servirá de inspiración para Andrea del Sarto y Fray Bartolomeo a lo largo de la siguiente década. 

EN ROMA, LA MADUREZ PROFESIONAL DE RAFAEL

A finales de 1508, Rafael es llamado a Roma y abandona rápidamente Florencia, dejando inacabadas algunas obras a las que se estaba dedicando. Quien lo reclama en Roma es el propio Papa Julio II en persona (por recomendación de Bramante) que en aquellos años está realizando una importante reforma urbanística de la ciudad con la ayuda de los principales artistas de la época (además de Rafael, también Miguel Ángel y Bramante).

Escuela de Atenas - Museos Vaticanos - Ciudad del Vaticano

Escuela de Atenas - Museos Vaticanos - Ciudad del Vaticano

En Roma, Rafael se une a Bramantino, a Lorenzo Lotto y otros pintores para la decoración de los nuevas dependencias papales, las celebérrimas Estancias Vaticanas (hoy parte de los Museos Vaticanos): tras el satisfactorio resultado de la decoración de la primera estancia, la Sala de la Signatura, que Rafael decora con temas inspirados en la teología, la filosofía, la poesía y la jurisprudencia, le es asignada la decoración de todos los aposentos (con la Estancia de Heliodoro, la Estancia del Incendio del Borgo,y la Estancia de Constantino) En el interior de las estancias se conservan algunas obras maestras inestimables como la Escuela de Atenas, el Parnaso, la Liberación de San Pedro y la Disputa del Sacramento

Villa Farnesina - Roma, Lacio

Villa Farnesina - Roma, Lacio

Rafael es contratado por el adinerado banquero Agostino Chigi: en Villa Farnesina (hoy sede de la Academia Nacional de los Linces) pinta varios frescos, como el Triunfo de Galatea y la Loggia di Psiche, y diseña las Caballerizas (hoy destruidas), además del fresco de las  Sibilas y ángeles en la Iglesia de Santa María de la Paz, y de la Capilla Chigi en Santa María del Popolo, de la que Rafael se encarga también del aspecto arquitectónico.

 La Fornarina -Galería Nacional de Arte Antiguo, Palacio Barberini - Roma, Lacio

La Fornarina -Galería Nacional de Arte Antiguo, Palacio Barberini - Roma, Lacio

Otra destacada actividad de aquella época está relacionada con los retratos, en los que introduce aspectos innovadores y un notable virtuosismo: de aquellos años son el Retrato de cardenal (hoy en el Museo del Prado), el Retrato de Baldassarre Castiglione (en el Louvre), el Retrato de Fedra Inghirami, el Retrato de León X con los cardenales Giulio de' Medici y Luigi de' Rossi (en la Galería degli Uffizi), pero sobre todo el Retrato de Julio II (National Gallery, Londres), con un original punto de vista en diagonal y realzado, y el célebre retrato de mujer conocido como La Fornarina (Galería Nacional de Arte Antiguo del Palacio Barberini, Roma). Se remonta a aquellos años su reinterpretación de los retablos de altar, con innovadoras obras como la Madonna di Foligno (Pinacoteca Vaticana), la Madonna Sixtina (Gemäldegalerie, Dresde) y el Éxtasis de Santa Cecilia (Pinacoteca Nacional de Bolonia). 

Basílica de San Pedro (interior) - Ciudad del Vaticano

Basílica de San Pedro (interior) - Ciudad del Vaticano

Dada su creciente popularidad en aquellos años, Rafael decide abrir su propio taller en el que da trabajo a jóvenes pintores, entre ellos Fattore, Giulio Romano y Giovanni da Udine, pero también a artistas ya consolidados como Lorenzetto. En 1514, tras la muerte de Bramante, es nombrado supervisor de la Basílica de San Pedro consolidando así sus competencias arquitectónicas en la obra más importante del Cristianismo. En el diseño de la Basílica abandona la configuración prospectiva de Bramante (aunque mantiene su diseño de la Cúpula) para utilizar un nuevo sistema: el de la proyección octogonal. También le encargan una serie de tapices para la Capilla Sixtina: aquí se puede comparar directamente con el genio de Miguel Ángel, dedicado a la realización de su sensacional bóveda pintada al fresco (la Bóveda de la Capilla Sixtina).

En Roma, el Rafael arquitecto diseña el Palacio Branconio dell'Aquila (posteriormente demolido para albergar la columnata de Bernini), el Palacio Jacopo da Brescia (demolido en 1936) y el Palacio Alberini (todavía existente). Por el contrario, deja inacabado el proyecto de Villa Madama, situada en la ladera del monte Mario (que servirá de inspiración para Palladio), en el cual se fusionan estructura y ornamentación como muestra de respeto a los antiguos modelos romanos.

Logias de Rafael - Palacio Niccolino – Ciudad del Vaticano

Logias de Rafael - Palacio Niccolino – Ciudad del Vaticano

Durante aquellos años sigue encargándose de la decoración de las Logias del Palacio Niccolino del Vaticano, iniciadas por Bramante y conocidas como las Logias de Rafael, y realiza para Giulio de’ Medici La Transfiguración (conservada en la Pinacoteca Vaticana), que será la última obra del gran artista de Urbino. Su muerte se produce en el momento álgido de su éxito, el 6 de abril de 1520, día de su trigésimo séptimo cumpleaños, después de quince días de fiebre continuada. Su cuerpo fue enterrado en el Panteón; Pietro Bembo escribe el conmovedor epitafio “Aquí yace Rafael: cuando estaba vivo, la naturaleza temía ser vencida, ahora que él ha muerto, teme morir”.

Pero la figura de Rafael no ha caído en el olvido: en 1869, en Urbino, por deseo del conde Pompeo Gherardi, nace la Academia Raffaello, entidad que asume el encargo de conservar y divulgar el arte inalcanzable del genio de Rafael y su memoria. La academia sigue plenamente activa con la realización de actividades de investigación y divulgación en revistas destacadas, además de organizar conferencias, lecturas públicas, concursos, laboratorios de arte, exposiciones y becas de estudio.