Está vd. en Home / Descubre Italia / Véneto

Véneto

  • Descripción
  • Qué ver
  • Qué hacer
  • Qué probar

Situado en el noreste de Italia, el Véneto se extiende desde los Dolomitas hasta el Mar Adriático, atravesando una amplia franja de colinas y llanuras marcadas por ríos, canales y el delta del Po. 
Típica de la costa véneta es la laguna; y justamente sobre esta laguna encontramos una ciudad única en el mundo: Venecia, visitada anualmente por miles de turistas italianos y extranjeros. 
Véneto es un región con mil caras que conserva en su territorio tesoros naturales, arte y tradiciones. 
Cuenta con una extraordinaria variedad de paisajes: los Dolomitas embellecidas por el color rosa del atardecer, la orilla oriental del Lago de Garda con Peschiera del GardaTorri del Benaco y otros centros turísticos y sus largas playas de arena que se alternan con balnearios históricos como: JesoloBibione, Cavallino y Caorle
A este espectacular marco natural se suma un rico patrimonio cultural, que hace de Véneto una tierra de singular encanto; desde la magnífica ciudad artística a las villas de Palladio diseminadas a lo largo de la Riviera del Brenta y una multitud de pequeños pueblos como Arquà Petrarca, Monselice, Asolo, Bassano del Grappa podemos encontrar los aspectos más característicos de esta variada región. 
Véneto es un destino ideal para unas vacaciones en nombre del bienestar y del relax gracias a la presencia de aguas termales que contienen valiosas propiedades terapéuticas: los suaves relieves de Colli Euganei, donde se encuentran los bien equipados centros termales Terme EuganeeAbanoMontegrotto y Teolo lugares que permiten combinar tratamientos y curas con agradables excursiones. 

Las provincias son: Venecia (capital), BellunoPaduaRovigoTrevisoVerona Vicenza

Tierra de gran encanto, el Véneto cuenta con innumerables atractivos naturales y artísticos que, por su gran valor, no hay que perderse.
La primera etapa en el recorrido para descubrir esta región es sin duda la ciudad de Venecia, reconocida por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad, con su laguna, sus islas y el Canal Grande, bordeado de palacios antiguos y ricamente decorados que evocan el esplendor de la antigua República Marítima. 
Venecia, famosa por su histórico Carnaval y por los hermosos trabajos de cristal de Murano y encajes de Burano, puede ser explorada ya sea caminando por sus innumeralbles puentes y calles estrechas (llamadas "calli”), o bien utilizando embarcaciones como el “vaporetto” o las tradicionales “góndolas”; y es que, justamente navegando sus aguas, se pueden admirar perspectivas y panoramas diferentes y únicos en el mundo. No se puede dejar de nombrar la Plaza San Marcos, con su basílica rica en mosaicos y cúpulas, el Palazzo Ducale, el laberinto de callejuelas salpicadas de negocios y talleres de artesanía, sus iglesias decoradas con pinturas, esculturas y frescos, los museos y hasta sus pequeñas plazuelas más escondidas. 

Otro sitio inscrito en la lista de la UNESCO es el centro histórico de Verona, ejemplo único de integración entre la arquitectura renacentista, medieval y romana. 
Monumentos símbolo de la ciudad son el romántico balcón de Julieta, que se hizo famoso en el mundo a través de la tragedia de Shakespeare y la Arena de Verona que en verano se transforma en escenario del teatro lírico al aire libre. 
En Véneto la naturaleza es también excepcional: los Dolomitas es el mayor ejemplo, especialmente visitados desde que forman parte del Patrimonio de la Humanidad gracias al impresionante espectáculo visual que ofrece al reflejarse la luz en sus sugestivas formas.
Es un mundo ideal para los amantes del esquí, a quienes se les ofrecen kilómetros de pistas e instalaciones muy bien equipadas, como Cortina, la “perla” del las Dolomitas, exclusiva y elegante, que es uno de los lugares de montaña más famosos del mundo para transcurrir unas vacaciones estivas o invernales.

Padua, la ciudad de la cultura por excelencia, ofrece al visitante grandes atractivos, la Basílica de San Antonio, destino privilegiado del turismo religioso, la Capilla Scrovegni decorada con frescos de Giotto que la convierte en una obra de arte inmortal. Su antiquísimo Jardín Botánico, rico en plantas medicinales, también reconocido como Patrimonio de la Humanidad. 

El centro histórico de Vicenza, caracterizado por el estilo clásico del arquitecto Andrea Palladio ha ganado el reconocimiento de la UNESCO, conjuntamente con las maravillosas mansiones construidas por él, como por ejemplo Villa Capra Valmarana y Villa Poiana, ambas rodeadas de amplios y bellísimos parques. 
Muchas otras sorpresas ofrece esta región a sus visitantes en BellunoTreviso Rovigo. Incluso los pequeños pueblos están llenos de historia y cultura: Asolo, bello burgo medieval; Possagno, con el mausoleo de Canova o las ciudades amuralladas de Cittadella, MonseliceMontagnana Castelfranco Veneto

En la montaña, el mar y las colinas, el Véneto ofrece vacaciones ya sea para relajarse con la belleza del paisaje o para practicar emocionantes deportes en contacto con la naturaleza. 
Desde los Dolomitas en Lessinia, lugares populares como Cortina d'Ampezzo, Falcade, San Vito di Cadore y otros se ofrece a los aficionados con deportes invernales y experiencias únicas llenas de adrenalina: esquí alpino o snowboard, snowrafting, escalada, trekking a todos los niveles, caminatas con raquetas de nieve y emocionantes carreras de trineos tirados por perros. 


La costa dorada que se extiende desde Bibione a Cavallino es ideal para pasar unas vacaciones en el mar dedicadas a la actividad física: voleibol de playa, canoa, surf, esquí acuático y pasear en bicicleta a través de bosques de pinos y paisajes naturales. Además se puede disfrutar de la vida nocturna en los clubes de moda y discotecas de los centros turísticos.
Los amantes del golf tienen a disposicion varios "green" en las zonas montañosas con vista al Lago de Garda y cerca de la costa. 
Los que aman el contacto con la naturaleza pueden hacer excursiones o trekking en las áreas protegidas de la región del Véneto: el  Parque de los  Dolomitas Belluneses, famoso por sus increibles paisajes o el Parque de Lessinia donde se pueden encontrar ejemplares típicos de fauna prealpina. Numerosos lugares se pueden recorrer en bicicleta de montaña, incluída la meseta de Asiago que cuenta con varias rutas con diferentes niveles de dificultad y bellísimos panoramas. 

El fascinante Delta del Po y las otras zonas de lagunas donde se refleja el cielo en el agua y que están pobladas por cientos de especies de aves, convierten estos parajes en un auténtico paraíso para apasionados de birdwatching (avistamiento de aves) y la fotografía de naturaleza; mientras que la orilla del lago de Garda, con una vegetación típica mediterránea, brinda un amplio espacio para practicar deportes acuáticos como: vela, canotaje y buceo. 
En los numerosos centros termales como Terme Euganee se pueden pasar momentos de relax entre curas y tratamientos estéticos para restablecer un adecuado equilibrio entre el cuerpo y la mente. 

Para los amantes del buen vino existen las numerosas rutas del vino: desde Bardolino a Pramaggiore; desde Conegliano a cualquier otro pueblo famoso por su producción; aprovechando las paradas de descanso para probar en sus bodegas los excelentes caldos y productos típicos. 
Véneto cuenta con un rico calendario de eventos para no perderse, algunos bien conocidos en todo el mundo como la Bienal y el Carnaval de Venecia; exposiciones y muestras de arte; además de numerosas fiestas religiosas y festivales folklóricos de las localidades más pequeñas. 

Si bien difiere mucho de una provincia a otra, la cocina regional tiene algunos ingredientes en común: el arroz, las verduras y sobre todo la polenta. 
Esta última, muy apreciada por sus habitantes, se prepara y se come como acompañamiento de platos a base de carne, pescado y queso. 

Clásicos son las alubias de Lamon, los espárragos de Bassano del Grappa, el apio de Verona y la achicoria roja de Treviso, que es la princesa de la cocina no sólo de Treviso. 
Otra especialidad de esta provincia es la soapa calda, sopa de carne de pichón y pollo; en las áreas alpinas se disfruta de las setas y la carne de corzo, mientras que la meseta de Asiago es conocida por sus quesos

La cocina de la laguna favorece los productos del mar. 
Entre los platos típicos de la zona se encuentra el “risotto di pesce con capesante” (arroz con pescado y mariscos), camarones, pulpos, sardinas maceradas en vinagre con cebolla, el bacalao mantecado o a la Vicentina. Una especialidad de Venecia es la anguila (bisato) estofada. 
Muchos postres tradicionales como “frittelle” (buñuelos), “zaletti”(galletitas), los “galani” de Carnaval y el “pandoro” de Verona, que es una celebridad nacional. 
Véneto tiene también, una rica producción de vinos tintos y blancos, entre ellos: Amarone della Valpolicella, Breganze Blanco, Bardolino y Soave, por nombrar sólo los más populares. 
Los vinos dulces encuentran su más alta expresión en el Recioto di Soave; famosos también son sus vinos espumantes, siendo el más conocido el Prosecco de Conegliano-Valdobbiadene. 
Notable también la producción de grappa (aguardiente) en Bassano del Grappa y Conegliano.