Está vd. en Home / Descubre Italia / Trentino Alto Adigio

Trentino Alto Adigio

  • Descripción
  • Qué ver
  • Qué hacer
  • Qué probar

Situado en el norte de Italia, en la frontera con Austria y Suiza, Trentino Alto Adigio es entre las regiones italianas la más conocida por la belleza de sus montañas.
Su territorio se extiende desde el grupo de picos del Adamello - Brenta y desde la cima Ortles y Cevedale, hasta los relieves más sugestivos de Europa: las Dolomitas de Val di FassaBrentaVal Gardena y Val di Fiemme.
Este escenario tiene una extraordinaria variedad de paisajes, de majestuosas cumbres cubiertas de nieve, bosques, amplios valles, cursos de agua, lagos, un juego mágico de luces entre los picos de las Dolomitas, pueblos de ensueño con sus campanarios y los mil tonos de una naturaleza auténtica y virgen. 

Una enorme área de centros de esquí con cientos de kilómetros de pistas pone a esta región a la vanguardía turistica: Madonna di CampiglioCanazeiMoenaSan Martino di Castrozza son las más renombrados destinos, muy frecuentados tanto en invierno como en verano para unas vacaciones a la conquista de la naturaleza, el deporte y la diversión.
 
Es característico el panorama del Lago de Garda que en la región del Trentino se estrecha y aparece como un fiordo encerrado entre las altas montañas. 
Tierra de paso y sitio de encuentro entre el mundo latino y el nórdico, Trentino Alto Adigio tiene también un importante patrimonio cultural: restos prehistóricos, mágicos castillos, santuarios y ciudades de gran valor histórico y artístico. Varias son las localidades termales que ofrecen tratamientos y curas para el cuerpo: MeranoLèvico TermePeioRabbi Comano Terme, sólo para mencionar las más conocidas. 

Las provincias son Bolzano y Trento

Los montes Dolomitas,un auténtico monumento natural han reconocidos por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad y ofrecen una experiencia inolvidable para los apasionados del esquí y de los deportes invernales.
La región tiene tesoros de arte que hay que visitar, monumentos y arquitecturas que combinan el estilo gótico austríaco con el renacentista italiano. El viaje de descubrimiento de la región se inicia en Trento, donde se celebró el Concilio Ecuménico, con su catedral de estilo románico lombardo y el Castillo del Buonconsiglio.
La segunda etapa es Bolzano, la "Puerta de las Dolomitas", la ciudad símbolo de unión entre la cultura alemana y la latina, como lo demuestra su catedral gótica. 

Otras áreas de interés son Rovereto, con sus museos, castillos, la Ermita de San Colombano, la gran "Campana de la Paz", el Mart, nuevo centro de arte moderno y, Riva del Garda , con el Palacio Pretorio y con la Fortaleza del siglo XII, austera y elegante. 
Son numerosos los santuarios, entre ellos el santuario de Montagnaga di Pinè y Madonna del Monte di Rovereto
Son fascinantes los castillos de la región, entre los cuales podemos mencionar el Castillo Tirolo, el Castillo Roncolo, el de Appiano o el de Beseno, que ofrecen una vista encantadora. 

En el marco de las cumbres más bellas de Europa, Trentino Alto Adigio ofrece vacaciones emocionantes y divertidas, para experimentar la montaña en sus diferentes aspectos, en todas las estaciones del año. 
El blanquísimo escenario de los Dolomitas es el destino ideal para los amantes del esquí, snowboard, patinaje sobre hielo, escalada y senderismo de diferentes grados de dificultad. 


Esta región tiene los centros de esquí más famosos a nivel internacional como Madonna di CampiglioVal Gardena, con su famosa localidad Selva Val GardenaOrtisei y Santa CristinaVal di Fassa con Canazei y Moena, el grupo de la MarmoladaSan Martino di Castrozza: un reino encantado que conecta muchas pistas en un circuito único a lo largo de cientos de kilómetros, rodeado de majestuosas montañas y hermosos paisajes. 


Por la noche, el entretenimiento y la vida social están asegurados en los típicos restaurantes, pubs y discotecas. 
En verano, el Trentino Alto Adigio es el lugar ideal para paseos y excursiones en ambientes incontaminados como en los senderos del Parque Nacional del Stelvio, entre los bosques de Val di Fassa, o entre los lagos a gran altitud.

 Los apasionados del senderismo pueden explorar los picos más altos en el magnífico tramo de la Via Alpina, que cuenta con caminos y refugios bien equipados. 
En el corazón de los Alpes, una ruta particular por su valor histórico-natural es el camino “Sentiero della pace” ,en memoria de la Primera Guerra Mundial.
El Lago de Garda, rodeado de vegetación mediterránea, es el lugar ideal para practicar múltiples actividades: ciclismo de montaña, vela, windsurf, buceo y excursiones en las montañas aledañas. 
Los numerosos recorridos gastronómicos conducen hacia los viñedos del famoso pinot noir, a las zonas de producción de vinos espumantes y vinos blancos y a otras zonas, al descubrimiento de las especialidades locales, entre la cuales las deliciosas castañas, cerca al lago de Varna


La la "ruta de la manzana" en Val di Non revela un singular espectáculo de colores y aromas: el reino de las manzanas reconocidas en todo el mundo, desde las manzanas Golden Delicious a las Reineta. 
Unas vacaciones en pos de relax y la armonía mente-cuerpo en sus numerosos centros termales , como las termas de Levico o las de Merano, famosas por los tratamientos de radón y cosméticos de todo tipo. 
Una tierra rica en folkclore, Trentino Alto Adigio presenta un calendario lleno de eventos: desde el típico mercado de Navidad en Bolzano y Merano, fiestas como la de San Vigilio en Trento, festivales folklóricos hasta los numerosos festivales dedicados al vino, las castañas, las setas y otros deliciosos productos locales. 

La cocina tradicional de Trentino-Alto Adigio se basa en platos sencillos, pero sabrosos, preparados con los productos de la agricultura y de los criaderos locales. 
El más conocido es el speck; también muy apetecible, entre los fiambres, el kaminwurz, un embutido crudo ahumado de carne de cerdo o de ciervo; grana trentintoma de montaña y casolet son los quesos más típicos. Los platos más famosos son los canederli y la polenta, preparada con harina de maíz o trigo sarraceno, cubierto con salsa de carne, queso o champiñones. 


Otros platos típicos son la sopa de cebadapasta con alubiasopa de setas y especialmente el "Bro Brusà", una sopa simple y sabrosa. 
Como segundo plato hay que señalar: el conejo en grapa, el goulash, el corzo con polenta, la trucha en todas las salsas y la "Lucanica", una salchicha de carne de cerdo. 
La reina de la gastronomía local es la manzana de Val di Non, que es utilizada para preparar el famoso strudel y las tartas de frutas. 
Hay una importante producción de vinos finos: Merlot, CabernetPinotChardonnay y el excelente vino espumante de la zona.