Está vd. en Home / Descubre Italia / Toscana / Massa Carrara

Massa Carrara

  • Descripción
  • Qué ver
  • Qué hacer
  • Qué comer

La provincia de Massa-Carrara está situada en la frontera de LIguria y Emilia Romaña y se caracteriza por una amplia zona costera llena de instalaciones y modernos y equipados hoteles.

A dos pasos del mar, los Alpes Apuanos, se presentan como un paraíso para los amantes de la naturaleza y las excursiones, tanto en verano como en invierno, y ofrecen la posibilidad de dormir en cómodos refugios. 
Conocidas en todo el mundo, en el corazón de estas montañas, las canteras de mármol blanco se presentan como un paisaje lunar a los ojos de los visitantes: entrando en ele corazón de la montaña, se puede tocar con la mano el precioso material preferido por artista com Miguel Ángel y Canova.

Viniendo del norte, entre dos parques naturales (Alpes Apuanos y Apeninos Emiliano) se encuentra la Lunigiana, que ofrece la posibilidad de realizar interesantes itinerarios gastronómicos y estancias en bellos agroturismos en medio de verde colinas, castillos, iglesias románicas y elegantes localidades como Pontremoli, Fivizzano y Aulla.
En la costa, Carrara, con la Catedral completamente de mármol y Massa, dominada por la fortaleza Malaspiniana, presentan centro históricos ideales para relajarse y pasear disfrutando del arte y de las compras.
Todo ello a pocos kilómetros de las amplias playas de la ribera apuana, continuación de Versilia, con la zona de Cinquale di Montignoso, Poveromo, Ronchi, Marina di MAssa y Marina di Carrara.

La primera etapa del itinerario al descubrimiento del territorio es la ciudad de Massa, ubicada entre verdes colinas a los pies de los Alpes Apuanos. El centro histórico comprende la parte medieval con callejuelas estrechas y tortuosas y la zona perteneciente al siglo XVI, realizada por los Cybo Malaspina, señores de la ciudad en aquellos tiempos.
Entre los monumentos importantes destacan la Catedral y el Palacio Ducal de los Cybo Malaspina (siglos XVI-XVII).

Otro centro de particular importancia histórica es Carrara, conocida a nivel internacional también como la ciudad del mármol, circundada por el blanco bastión de los Alpes Apuanos, donde se desarrolla toda la actividad de extracción y elaboración de la piedra.
Además de monumentos prestigiosos como la Catedral, con la fachada románico- gótica, la residencia del Cybo Malaspina (sig.XVI) y el majestuoso Palacio de las Logias, Carrara ofrece la posibilidad de hacer un interesante recorrido dedicado al descubrimiento del mármol, visitando el Museo Cívico del Mármol y de los laboratorios artísticos presentes en la ciudad.

El itinerario incluye visitas a las afueras de la ciudad para visitar las impresionantes cuevas, entre la cuales destacamos la Cueva Museo de Fantiscritti
En la localidad de Campocecina se pueden admirar la Cueva de los Poetas, en cuyas paredes, con motivo de la bienal del 2002, fueron esculpidas frases de hombres ilustres y famosos poetas, y el Parque de la Memoria.
La zona de Lanugiana ofrece otros itinerarios para descubrir encantadores pueblos, comenzando por Fosdinovo, pueblo dominado por el castillo medieval.
En Aulla se puede visitar la majestuosa Fortaleza della Brunella, construida a comienzos del siglo XIV, que toma el nombre de su particular color, y el Museo de Historia Natural.
A través del Paso del Cerreto se llega a Fivizzano, con sus antiguas murallas y el Museo de la Imprenta.

No nos olvidemos, en las cercanías de Filattiera, la Iglesia del Sorano, un precioso monumento románico con un impresionante ábside, envuelto en un ambiente puro.
En la alta Lunigiana se encuentra Pontremoli, con un notable patrimonio artístico: desde el magnífico Castillo del Pignano, que alberga el Museo de las Statue Stele, a la Catedral, pasando por los callejones característicos del burgo.
Finalmente, entre naturaleza y espesos bosques surge Zeri, famoso por su gastronomía donde encontramos su típico cordero. 

El territorio de montañas y colinas ofrece la oportunidad de dedicarse a excursiones en plena naturaleza y los paseos, pero también a actividades deportivas como el senderismo (sobre todo a lo largo de los torrentes o el Magra), recorridos en bicicleta de montaña entre estupendos paisajes o dedicarse a la pesca en uno de los numerosos cursos de agua.

La Lunigiana ofrece además la posibilidad de esquiar, gracias a la estación de equí de Zeri, el Passo Due Santi, desde la cual se puede admirar un panorama que se extiende hasta el mar.
No muy lejos de las cuencas de mármol, se encuentra Marina di Carrara y otros destinos costeros, que ofrecen tranquilas estancias en la playa, donde se pueden practicar todos los deportes de agua y vela.

Los más golosos podrán elegir entre varios itinerarios de tipo gastronómico, entre antiguos pueblos y estupendos campos, descubriendo los productos típicos y los vinos locales.
Los famosos centros de Equi Terme y San Carlo Terme ofrecen tratamientos de belleza y curas basados en sus benéficiosas aguas.

El calendario de la zona ofrece varios eventos como el Premio Bancarella en Pontremoli (mes de julio), el Premio Nacional de Pintura de temática " Mar-Montes-Mármol" y la Muestra de Artesanía del Mármol y Simposio Internacional de Cultura en Carrara.
En agosto, en el espectacular marco de las cuevas de mármol, tiene lugar la representación histórica de la lizzatura, el método más antiguo con el que los excavadores transportaban al valle las piedras de mármol.

Entres las fiestas de mayor relieve se señala la del “Reto entre arqueros de tierra y los de Corte” en Fivizzano, y la fiesta patronal de San Francisco en Massa.
También son muchas las ferias dedicadas a los productos típicos, entre las cuales cabe resaltar la feria del tocino en Collonata, la de los arándanos en Massa, y la feria de San Domenichino en Marina di Massa. 

Típicos de la cocina de Massa son los tagliarini con habas, los tortelli de carne y las lasañas.
Excelente producto es el tocino de Colonnata, que se deja curar unos seis meses en cuencas de mármol de Carrara con varias especias.

Otras especialidades son la tarta de arroz y la tarta de hierbas, con relleno de huevos, queso y hortalizas; conocidos también los testaroli, compuestos por una hoja de pasta fina, cocinada en recipientes de hierro fundido y luego aliñada con salsa de pesto y queso de oveja pecorino.

El dulce más conocido es la spongata, torta milhojas rellena de mermelada y frutos secos.
Excelente es también la producción de vinos entre los cuales sobresale el Candia