Está vd. en Home / Descubre Italia / Toscana / Livorno

Livorno

  • Descripción
  • Qué ver
  • Qué hacer
  • Qué comer

La provincia de Livorno se extiende a lo largo de la costa central de Toscana, desde Piombino hasta Livorno, y se adentra brevemente en el interior, en una continua alternancia de llanuras y colinas.
Incluye algunas islas del archipiélago Toscano, entre las que está la estupenda Isla de Elba que con sus grandes atractivos y sus encantadores paisajesse presenta como un importante destino turístico; también están Capraia, GorgoniaPianosa y la salvaje Montecristo, que es Reserva Natural.

El litoral, conocido como Costa de los Etruscos por la riqueza de restos de dicha civilización, engloba armoniosamente aspectos naturales y culturales.
Entre pinares, anchas playas y acantilados surgen famosos centros turísticos como CastiglioncelloRosigliano MarittimoMarina di CecinaMarina di Bibbona y el encantador Golfo de Baratti y Populonia, todos ricos en historia y en preciosas ruinas arqueológicas.
Val di Cornia, de particular valor natural, comprende varias zonas protegidas, como el Parque Costero de la Sterpaia, con un paisaje costero típico de la Maremma, el Parque Costero de Rimigliano, rico en vegetación mediterránea, y, en el interior, el Parque Forestal de Poggio Neri y el Parque Natural de Montoni, con estupendos bosques de encinas.

Todo el territorio, desde la costa hasta el interior, revela las huellas de la milenaria presencia del hombre y de su obra: desde las necrópolis etruscas presentes en el Golfo de Baratti hasta los remotos testimonios de la actividad de extracción minera sobre las colinas Metallifere, pasando por los característicos pueblos medievales, como Campiglia MarittimaSuvereto y Sassetta, que con sus tesoros de arte hacen exclusiva esta tierra rica en colores, olores y sabores.
Son muchos más los encantos del territorio: desde el recuerdo del poeta G. Carducci en la parte de Bolgheri, al de Napoleón, que pasó en Elba un corto periodo de exilio, o el recuerdo del pintor G. Fattori, originario de Livorno. 

Livorno es la primera etapa a la hora de visitar la región; se trata de uno de los puertos más importantes de Italia y sede de la Academia Naval.
La ciudad aún conserva el encanto y el orden dado por los Médici entre los siglos XVI y XVII: la construcción de muros pentagonales circundados por canales navegables, las fortalezas características por su color rojizo, entre las cuales destaca la Fortaleza Vieja, obra de Antonio de Sangallo, o el Duomo y la Via Grande con sus pórticos.
También fascinante es el barrio de Venezia Nuova, realizado en el siglo XVII e inspirado en el modelo de la ciudad lagunar: incluye una densa red de canales con puentes y palacios de varios pisos y donde se encuentran locales a la moda y restaurantes típicos.

De particular importancia artística es la iglesia de Santa Caterina, mientras que desde el punto de vista religioso destaca el Santuario dedicado a Santa María de las Gracias, situado en el pueblo de Montenero, a pocos kilómetros de la ciudad. 
Entre las obras arquitectónicas destacan el Cisternone y el Cisternino, dos grandes depósitos en estilo neoclásico del arquitecto Poccianti, hoy sede de eventos culturales.
No hay que perderse el Museo Cívico Giovanni Fattori ubicado en la maravillosa Villa Mimbelli y que acoge una riquísima colección de pinturas toscanas realizadas entre los siglos XIX y XX, y una colección de obras de Fattori.

Destino ideal para unas vacaciones en la playa es el Golfo de Baratti con su característico puerto, las aguas cristalinas, la playa de arena que se adentra en un fresco pinar y el Parque Arqueológico con las necrópolis etruscas y los restos de la actividad del trabajo del hierro procedente de la cercana Elba. 
El golfo está dominado por el carcaterístico pueblo de Populonia, ubicado en lo alto del promontorio, rodeado por murallas y defendido por una imponente Roca.
En el corazón de las Colinas Metallifere merece una visita el Parque arqueo-minero de San Silvestre, que alberga los restos de la actividad de extracción de metales y los restos de un pueblo minero de la Edad Media.
Centros de particular valor cultural son Castiglioncello, con la necrópolis de época tardía republicana, y Cecina con su interesante museo etrusco-romano.
De particular interés es Castagneto Carducci, compuesto por distintos pueblos, como Bolgheri, donde por un periodo vivió el poeta G. Carducci. Aún hoy es posible admirar el Oratorio de San Guido y recorrer la avenida con la doble hilera de cipreses, celebrados por el poeta en sus versos.

Pueblo de gran sugestión y orígenes antiguas es Suvereto, ubicado en posición panorámica sobre las colinas; comprende un notable patrimonio artístico, desde la iglesia románica de San Justo al palacio del Ayuntamiento del siglo XIII, o también la Roca.
Meta turística por excelencia es la Isla d’Elba, característica por sus aguas cristalinas y sus costas altas y abruptas, en las que se abren bahías y playas de piedras, arena o rocas.
La isla es rica en minerales y ha sido habitada desde la antigüedad, con características localidades como Rio Marina Capoliveri.
Las localidades más frecuentadas por los turistas son el típico Porto Azzurro, con su grandiosa Fortaleza y Portoferraio, que mantiene muchos recuerdos de Napoleón, como los lugares en los que vivió: el Palacio de los Molinos, con decoraciones y objetos originales, y Villa San Martino, su residencia de campo. 

La costa y las islas ofrecen amplias posibilidades de pasar una estancia al mar placentera, entre playas de arena o rocas, donde poder practicar todo tipo de deportes acuáticos.
Los amantes del buceo pueden descubrir los maravillosos fondos marinos para admirar la flora y muchas y variadas especies de peces.
Los espesos bosques y las distintas zonas protegidas dan la posibilidad de hacer excursiones a contacto con la naturaleza, desde sencillos paseos al senderismo, o seguir los caminos realizados para la bicicleta de montaña.
A lo largo de las colinas y por los característicos pueblos esparcidos por los campos es posible hacer recorridos gastronómicos para descubrir productos y vinos locales.
Para una enstancia de relax y bienestar se aconsejan los baños y tratamientos en las famosas Termas de Caldana o en las Termas de San Giovanni, en la Isla de Elba.

El territorio presenta un calendario rico en iniciativas y eventos, destacando el Trofeo "Academia naval y Ciudad de Livorno", una competición de vela de importancia internacional (finales de abril); otro evento son las competiciones remeras entre los barrios de la ciudad que tienen lugar en los meses de junio y julio; también en Livorno se disputa el Palio Marinaro, el segundo domingo de julio. 

Entre los eventos culturales destaca la manifestación Effetto Venezia que tiene lugar los primeros días de agosto en Livorno, en el barrio de Venezia Nuova.
Entre las fiestas folclóricas, de particular interés es el desfile histórico del Maggio Campigliese, que se celebra el segundo fin de semana de mayo en Campiglia Marittima.
Finalmente, en Suvereto el primer domingo de diciembre tiene lugar la feria del jabalí, con el Palio delle Botti y la Justa de los arqueros

En la tradición gastronómica livornesa, el pescado tiene un lugar privilegiado.
Entre las especialidades locales destacan el cacciucco (sopa de pescado y pan tostado), el salmonete a la livornesa en salsa de tomate con ajo y perejil, o el bacalao con cebolla, tomate y patatas.

La presencia de distintas influencias culturales en Livorno ha dado origen a platos únicos y particulares, como la tarta de garbanzos, acompañada generalmente de la schiacciata o de pan salado; las rocchette de pasta de con forma de pequeñas rocas, o la schiacciata de Pascua.
Excelentes y prestigiosos son los vinos locales entre los cuales destacamos Aleatico de PortoferraioBlanco del ElbaMoscato del Elba, Passito del Elba, y el vino tinto de Colle Salvetti.