Está vd. en Home / Descubre Italia / Sicilia / Trapani

Trapani

  • Descripción
  • Qué ver
  • Qué hacer
  • Qué comer

La provincia de Trapani se encuentra en la parte más occidental de la región Sicilia, extendiendose entre el Mar Tirreno y el Canal de Sicilia.
Es una tierra rica en atractivo: sus maravillosas costas, que alternan empinados acantilados con largas playas , sus testimonios arqueológicos de tiempos lejanos, sus pequeños pueblos donde todavía viven las tradiciones más auténticas, la convierten en una de las más concurridas y atractivas metas turística de Sicilia.

La costa trapanese, una de las más bonitas de Italia, comprende puntos de extremo valor natural como el Golfo di Castellamare con un litoral rico en riscos y penachos alternados con encantadoras playas, Scopello, particularmente conocido por sus crestones y por el mar límpido que permite admirar encantadores fondos, San Vito Lo Capo, con playa blanca y aguas de colores brillantes. 

La provincia de Trapani tiene un extraordinario patrimonio natural empezando por las conocidas Islas Egadi y por la espléndida isla volcánica de Pantelleria, reales oasis para descubrir y vivir.

Son numerosas las áreas protegidas que mantienen intactos su entorno incontaminado, entre ellas destaca la Reserva Natural dello Zingaro, que se extiende a lo largo de la costa con arrecifes, pequeñas calas y acantilados que se hunden en el azul del mar, cubiertos por una espesa vegetación mediterránea. 
En la proximidad de Trapani hay paisajes de particular atractivo, blancas salinas entre las que destacan antiguos molinos de viento: esta es una de las más importantes zonas húmedas costeras, protegida por la Reserva Natural Salina de Trápani y Paceco.

El que quiere viajar hacia un remoto pasado a través de restos arqueológicos y extraordinarios paisajes debe saber que la provincia de trapani es particularmente conocida por las importantes ruinas de civilizaciones milenarias que constelan su territorio: el área arqueológica de Segesta, situada en el interior, las colonias costeras de Selinunte y Erice, y la isla de Mothia.

Y  para concluir... la ciudad de Trapani, con su característico casco antiguo que goza de espléndidos monumentos de varias épocas en un conjunto de gran atractivo.

Este rincón de Sicilia es una tierra particular también por sus tradiciones que siguen perpetuándose en los siglos; una tierra que promete mil sorpresas a sus visitantes. 

La primera etapa del recorrido turístico es Trapani, la ciudad en forma de hoz como indica la etimología de su nombre. 
Extendido alrededor del puerto, el casco antiguo custodia numerosos testimonios de historia y arte: antiguos edificios, monumentos e iglesias entre las cuales la Catedral de San Lorenzo con una elegante fachada barroca y el Santuario de la Anunciada.
Vale la pena visitar el Museo Regional Pepoli, para comprender la evolución del patrimonio artístico de Trapani y de su territorio desde la antigüedad hasta hoy.

El pueblo medieval de Erice, situado sobre un monte, ofrece un increíble y amplio panorama.
En esta sugestiva localidad, con una historia milenaria como testimonian las murallas púnicas aún hoy en día visibles, merece la pena visitar la magnífica Catedral, adornada por un bonito portal gótico y el Museo Cívico A. Cordici, que custodia restos arqueológicos y pinturas del siglo XVIII.

La provincia es particularmente conocida por las importantes ruinas de civilizaciones lejanas en el tiempo, entre las cuales la magnífica área arqueológica de Segesta, dominada por un elegante y majestuoso templo dórico, uno de los más importantes de Sicilia y en buen estado de conservación.
Además de huellas de puertas fortificadas y murallas, se pueden admirar el magnífico teatro griego y los restos de un santuario.

Selinunte también es un antiguo asentamiento griego, uno de los sitios más representativos de la civilización clásica, situado en una sugestiva posición en la reserva del río Belice.
En esta área se pueden admirar las ruinas de colosales templos griegos que desde la altura de las colinas dominan el territorio circundante, la acrópolis y los restos de casas y de la muralla.

La pequeña isla de Mothia es uno de los más importantes asentamientos fenicios, donde se pueden admirar considerables ruinas, la necrópolis con el Tophet, conjunto de estelas esculpidas en piedra y el Museo Arqueológico Whitaker, que custodia numerosos restos.

Meta fundamental para el turismo de playa en la provincia de Trapani son las Islas Égadas, tres perlas engastadas en el agua turquesa del Mediterráneo, donde la naturaleza todavía es salvaje, las playas encantadoras y el mar limpio y resplandeciente. 
FavignanaLevanzo y Maréttimo ofrecen espectáculos de naturaleza únicos, los fondos son impresionantes, maravillosos no sólo por la espléndida fauna sino también por el hallazgo de importantes restos que se remontan al periodo púnico y romano. 

Merece una visita la isla volcánica de Pantelleria, la más grande de las islas que circundan Sicilia, famosa por el mar cristalino y sus paisajes dominados por el negro de la piedra de lava y por el verde de la vegetación.

Otra importante ciudad es Marsala, famosa por su vino y por el histórico desembarque de Garibaldi pero también por sus restos arqueológicos de época cartaginense y romana, hoy custodiados en el Museo Arqueológico Baglio Anselmi.
En Marsala además es posible admirar una extraordinaria colección de tapices flamencos del siglo XVI, conservados en el Museo de los Tapices.

También merecen una mención los numerosos pueblos característicos y evocadores del territorio entre los cuales Mazara del Vallo y Castelvetrano, que conservan interesantes testimonios de su pasado.

La costa de Trapani, en algunas zonas baja y arenosa y en otras alta y abrupta, y las islas brindan la oportunidad de disfrutar de unos días de relax en el mar y practicar todos los deportes de agua.
Los apasionados del deporte pueden dedicarse a practicar vela e inmersiones en estos espléndidos fondos, o hacer una excursión en barco, descubriendo las espléndidas grutas de la isla de Maréttimo, entre las que destacan la gruta del Camello.

Las áreas protegidas ofrecen la oportunidad de efectuar excursiones naturales y senderismo en la naturaleza.
Una estancia de relax y bienestar está asegurada por las Termas Segestane, que utilizan las propiedades de las preciosas aguas para curas y tratamientos.

El calendario local es muy rico en acontecimientos, entre los cuales la famosa Procesión de los Misterios del Viernes Santo en Trapani, la fiesta del SS. Crucifijo en Calatafimi (mayo), la fiesta del San Alberto en Trápani el 7 de agosto.
Entre las fiestas y ferias dedicadas a especialidades gastronómicas y a productos típicos, se señalan la semana gastronómica en San Vito Lo Capo (agosto) y la Feria de los Vinos del Mediterráneo en Marsala, (mayo y septiembre).
Además se puede asistir a las tradicionales usanzas relacionadas con el mar como la "matanza" en Favignana, tradicional pesca del atún que se realiza desde hace siglos en el periodo de mayo y junio. 

La tradición gastronómica local esta influenciada por la cultura y por las costumbres de los pueblos que pasaron por Sicilia a lo largo de los siglos. 

El cous cous es el símbolo de esta fusión, típico manjar del mundo árabe con el que los habitantes del lugar siempre han tenido considerables intercambios marítimos. 

Protagonista de la mesa es el pescado, que es cocinado en múltiples modos: desde los espaguetis con langosta hasta las gustosas parrilladas; el producto típico por excelencia es el atún:las localidades trapaneses en efecto son conocidas por la tradicional matanza (pesca del atún). 

Por lo que respecta añ los dulces están muy difundidos, como en toda Sicilia, los cannoli con el requesón, las cassate y además los mustazzoli de Erice y la fruta de Martorana. 
Es excelente la producción de vinos, entre los cuales el famoso vino de Marsala, el vino blanco de Alcamo y le Moscato de Pantelleria.