Está vd. en Home / Descubre Italia / Piamonte / Biella

Biella

  • Descripción
  • Qué ver
  • Qué hacer
  • Qué probar

La provincia de Biella se sitúa en el norte de Piamonte y limita al oeste con el valle de Aosta.
En esta tierra incontaminada la naturaleza se presenta con diferentes facetas: los pintorescos relieves de los Alpes de Biella, una serie de montes y valles y, en el lado sur, las dulces riberas del lago de Viverone, excelente destinación turística.
Las áreas protegidas y las reservas naturales ofrecen una variedad muy grande de paisajes, todos de gran belleza: los brezales de la Reserva Natural Orientata de las Baragge, el ambiente montano con la característica Via de los Rododendros del Oasis Zegna o el Parque Natural de la Burcina, que en primavera se presenta como un valle inundado de flores y colores.

Además de las maravillas de la naturaleza, la comarca encierra tesoros de religión, cultura y arte. Es una tierra de elevada espiritualidad, como se evidencia con la presencia de muchos centros de devoción, entre otros el Santuario Mariano de Oropa, uno de los más importantes de Europa.
Además, en la parte meridional, todavía pueden verse los restos de antiguas parroquias e iglesias medievales a lo largo de la Vía Francigena, el itinerario de peregrinaje que comunicaba el mundo del norte con Roma.
El territorio hospeda todavía aldeas típicas y sugestivos “ricetti”, estructuras fortificadas medievales que todavía mantienen intacto su aspecto original. Entre ellas destaca el ricetto di Candelo, único a nivel europeo.
El atractivo de la comarca se debe también a los diferentes aspectos de la cultura local, como la producción de tejidos de lana de elevada calidad, la artesanía, una rica gastronomía y unos excelentes vinos. 

El itinerario para descubrir el territorio comienza en Biella, enmarcada por espléndidos montes y dividida en dos núcleos: Biella-Piano y Biella-Piazzo, conectados entre sí por las escarpadas calles llamadas “coste” y por el funicular.

Biella-Piazzo es el barrio medieval dominado por el espléndido Palazzo Cisterna y por antiguas Iglesias; en Biella-Piano surgen la catedral, el baptisterio pre-románico y el Museo del territorio biellese que ofrece una detallada documentación de la historia local.
Tierra de gran devoción la comarca hospeda, en una zona de gran valor naturalístico, el Sacro Monte di Oropa, conjunto monumental junto con el Santuario, reconocido por la UNESCO Patrimonio Mundial de la Humanidad.
Merecen una visita también el Santuario de Graglia y el de San Juan de Andorno, ambos situados en posiciones con vistas panorámicas en medio de una naturaleza salvaje.

Otro lugar que une la belleza del paisaje con el aspecto cultural es la Reserva Natural Especial de la Bessa, una antigua mina de oro de la época romana, donde todavía pueden verse altos montículos de piedras, residuos de la actividad de extracción.
Entre los “ricetti” de la provincia resaltan el de Magnano y sobre todo el de Candelo, maravillosa aldea rodeada de murallas almenadas y torreones. Rosazza, conocido como el pueblo de los “picapedreros”, ofrece un original testimonio de cultura y arquitectura local y es conocido por sus características viviendas de piedra.
El tramo de la Via Francigena, con las aldeas de Cavaglià, Viverone y Roppolo, constituye un itinerario de gran valor histórico y religioso, cargado de testimonios de arte medieval.
Un recorrido particular para descubrir la cultura local es la “Via della lana” que desde Biella sube a lo largo del Sesia, con paradas en antiguas fábricas de hilado y tejedura como la “fábrica de la rueda” de Pray, del siglo XIX, utilizada hoy en día como museo y la Casa Zegna en Trivero. 

Los Alpes de Biella, con sus ambientes salvajes e incontaminados, constituyen el escenario ideal para unas vacaciones activas en cualquier estación: desde simples paseos hasta el trekking, alpinismo, paseos con raquetas de nieve, sin olvidar actividades más concretas como las de Parco Avventura o Bungee Jumping en Veglio, llamado Colossus y reconocido a nivel europeo, con sus 152 metros de altura, como el más alto cento permanente de salto con elástico.

Durante el invierno, las estaciones de esquí de Oropa y Bielmonte instalaciones modernas y una amplia gama de pistas de esquí y snowboard.
De Bocchetto Sassera en Oropa, hay  muchas posibilidades de practicar el esquí de fondo de diferentes niveles de dificultad, en un ambiente evocador y conunas vistas espectaculares.
En el corazón de los Alpes de Biella, el “Oasis Zegna” y las otras áreas naturales se prestan especialmente en verano a paseos, recorridos de trekkingmountainbike o equitación con un recorrido llamado "Ippovia del Biellese".

El lago de Viverone es el sitio ideal para la práctica de los deportes acuáticos: esquí acuático, canoa, hidropedal, barca de remos y a motor, pesca deportiva.
Son muchas las manifestaciones y fiestas folclóricas, como el famoso “Carnevale di Biella” e la “Processo del Babi” el Miércoles de Ceniza en Biella.
En los días de Navidad hay que visitar el Mercadillo de los Ángeles de Sordevolo, uno de los más emblemáticos de la zona y el Pesebre Gigante en Marchetto di Mosso, con estatuas de tamaño natural colocadas en los rincones más característicos de la aldea.
Una manifestación religiosa de fuerte impacto es la “Passione di Sordevolo”, una representación de la pasión de Cristo que se celebra cada cinco años de junio a septiembre, participando en ella todos los habitantes.
La provincia ofrece también muchos lugare sinteresantes para las compras y adquirir tejidos de alta calidad de la antigua tradición de la provincia de Biella. 

En esta tierra rica de montes y pastoreo, los productos típicos son, sobre todo, los quesos, entre otros el famoso “toma" del Valle Elvo, fresco o curado, el “sancarlin", y el “tumin eletric”, quesos frescos elaborados.

Especialidades de la cocina “bielesa” son: la ”polenta cunscia”, la “fondua” y el “ris cagnum” preparados utilizando el queso local, la “frità rugnosa”, una tortilla con embutido y, por supuesto, la “bagna caoda”.
Entre los platos menos conocidos pero ricos de sabor se evidencian la ”supa mituna”, hecha con pan, caldo, hierbas, verduras y el “mactabe” sopa de arroz, leche y castañas.
Relevante la producción de embutidos: el “salam d l’ula” de carne de cerdo conservado en grasa animal y embutidos de vaca y cabra.

Típicamente de la zona es la mostarda de manzana, para guarnecer la polenta o los quesos.
En el surtido de dulces se evidencian los “torcetti", los “canestrelli" y los turrones.
Se producen vinos blancos y tintos, como el “Erbaluce” y el “Bramaterra”. También se produce el “ Ratafià de Andorno” un típico licor piamontés, preparado con zumo de cerezas negras en la zona de Andorno Micca.