Está vd. en Home / Descubre Italia / Molise / Isernia

Isernia

Isernia, en Molise, se encuentra sobre un espolón en una exuberante zona montañosa, no lejos de la frontera con la región de Abruzos, Lacio Campania. Rodeada por un paisaje incontaminado y por ciudades pequeñas, tiene sus raíces en el pasado lejano. Isernia, calle photo by fedeabmo-flickr En el curso del siglo ha sufrido varias destrucciones: fue saqueada por los sarracenos y devastada por los terremotos; durante la Segunda Guerra Mundial sufrió un demoledor bombardeo. 

Afortunadamente, la parte baja de la ciudad ha conservado en gran parte su aspecto original y todavía hoy abundan sus callejuelas estrechas, sumamente características.
Entre los monumentos más característicos se encuentra la Fontana Fraterna, construida entre los siglos XIII y XIV en honor de uno de los hijos ilustres de la ciudad: el papa Celestino V. Se trata de un pórtico con seis arcos delimitados por seis columnas con un pilar en el centro. 
Interesante es también la catedral, destruida por terremotos en varias ocasiones, fue reconstruida en el siglo XIX y que alberga un  icono de estilo bizantino, conocido como La Madonna della luce

A las afueras de la ciudad se encuentra la ermita de los Santos Cosme y Damián, construida sobre un templo pagano y destino de una tradicional peregrinación religiosa a finales de septiembre. Fuera de la ciudad se encuentra una de las áreas prehistóricas más grandes y antiguas de Europa, donde se han encontrado numerosos restos de herramientas de piedra utilizada por el llamado Homo Aeserniensis. Por Isernia pasan algunas de las cañadas más famosas de la Antigüedad, como la de Pescasseroli - Candela.

En Isernia, en el Museo Nacional de Paleontología y Arqueología, que se encuentra en el antiguo convento de Santa Maria delle Monache, se exponen los objetos y restos paleolíticos hallados durante las excavaciones.