Está vd. en Home / Descubre Italia / Marcas / Fermo

Fermo

  • Qué hacer
  • Descripciòn
  • Qué ver
  • Qué probar

Cerca de la abadía de los Santos Rufino y Vitale en Amandola se construyó una presa en el río Tenna; en verano la presa se cierra, permitiendo la formación de un lago artificial de forma temporal.

Aquí es posible hacer interesantes excursiones a pie en contacto con la naturaleza, en bicicleta de montaña o a caballo y disfrutar de la observación de pájaros como garzas y otras especies típicas.

A lo largo de la orilla del lago hay zonas donde es posible observar ciervos que se encuentran en el parque para la repoblación de estos animales antes de ser liberados en el Parque Nacional de los Montes Sibilinos.

Los amantes de las compras, en cambio, pueden encontrar en la provincia de Fermo lugares conocidos, tiendas outlets con descuentos y tiendas al detalle principalmente de la industria del calzado. Porto S. Elpidio, Cassette d'été, por citar algunas, son parte de un circuito que une las diferentes provincias de la región para descubrir los productos de calidad a precios ventajosos.

Desde el litoral Adriático hasta los Montes Sibilinos, en cuyas gargantas parecen aún oírse los ecos de las fabulosas sibilas, de eremitas y de viajeros, se extiende el territorio de la Provincia de Fermo, formado por cuarenta municipios: los castillos de la antigua Marca fermana. En su centro se suceden evocadoras crines de colinas, coronadas por burgos que se presentan como auténticas joyas con siglos de historia, arte y tradición. 
A lo largo de los principales valles, ValtennaValdete y Valdaso, aparece una agricultura variada y ordenada mientras que el fervor de las modernas producciones industriales representa el carácter de sus habitantes, trabajadores, creativos y tenaces.

El turista que desde las playas sube hacia las montes, pasando por Fermo, ciudad de un encanto aristocrático y secreto, goza de un paisaje que discurre entre colinas, llanuras y rocas en gran armonía. De pueblo en pueblo se encuentran las huellas de picenos y romanos y entre burgos y abadías se revive la fascinación del medievo.
Hay que sentarse en la mesa de una cantina, donde cada plato es la síntesis de una sabiduría y una experiencia culinaria que se remonta a un lejano pasado. Sin embargo el corazón del territorio es Fermo, antigua colonia romana, lugar de castillos y ciudad universitaria y hoy capital de importantes actividades productivas. Las piscinas romanas, la catedral, la plaza renacentista, el teatro del Aquila narran su larga y noble historia.

La región evoca su gran pasado de ciudad artística en sus plazas elegantes, en sus burgos medievales donde el tiempo parece haberse detenido, por sus calles y en sus palacios señoriales.

Ascoli Piceno, es una de las ciudades monumentales de Italia, cuenta con un centro histórico medieval y una bella Plaza del Popolo, donde destaca la logia de arcos y la almenada torre del Palacio de los Capitanes del Pueblo. En la ciudad se pueden visitar algunos de los talleres artesanales representativos de la creatividad y saber hacer de los ascolanos, así como la de sus famosos lutieres. El primer domingo del mes de agosto, las calles de la ciudad son el marco de la histórica Quintana donde hábiles jinetes se desafían en un torneo.

Antiguo punto portuario, conocida como puerta de Oriente, Ancona, conserva monumentos de gran valor y  una playa acogedora. La Catedral de San Ciríaco surge sobre una antigua acrópolis griega y está considerada como una de las más interesantes iglesias medievales de las Marcas.
El casco histórico de Urbino con su Palacio Ducal está incluido en la World Heritage List de la UNESCO y es un interesante ejemplo arquitectónico y artístico de Renacimiento italiano.

Merece la pena hacer una visita a Gradara, con su estupenda fortaleza, magnífico ejemplo de arquitectura militar medieval y lugar donde, según la tradición, Paolo y Francesca se besaron, según narra Dante en el quinto canto del Infierno.
Para los turistas religiosos, el santuario mariano de Loreto es una etapa fundamental, ya que viene considerado como uno de los lugares de peregrinaje más importantes del mundo católico.

Para los amantes de la música clásica, en Pésaro dos semanas de agosto están dedicadas completamente a la música de Gioacchino Rossini, el Rossini Opera Festival que se ha convertido en una cita que los melómanos no pueden perderse, en el estupendo marco de una ciudad que ofrece opciones no sólo culturales.
Para los más golosos no hay nada mejor que dirigirse a Fano durante el período de carnaval. El antiguo origen del carnaval de Fano le ha proporcionado tres elementos originales: el lancio, es decir, el lanzamiento desde las carrozas de dulces y caramelos, el característico vulon, el disfraz que caricaturiza a los personajes más famosos de la ciudad y la música Arabica, la banda musical que toca instrumentos hechos de hojalata, cafeteras, jarras, etc.

La cocina de Fermo se basa en la armonía de los ingredientes típicos de la zona y tiene sus raíces en la cultura popular. La gastronomía es uno de los canales por los que se transmiten la civilización y las costumbres de la población.
Esta unión de la cocina con el territorio ha dado lugar durante varias ediciones al Festival de los productos típicos de las Marcas, una ruta diseñada para presentar, degustar y comprar los productos típicos de la región. 
En la provincia de Fermo, hay unos 47 productos locales que son la base de la cocina de la provincia, entre ellos el aceite de oliva extra virgen, los vinos y embutidos, quesos, legumbres, cereales, frutas, verduras, pescado, pasta, miel, licores y conservas artesanales.
La manifestación incluye una degustación de especialidades de las Marcas, tales como aceitunas rellenas, queso de fossaciauscolo, macarrones de Campofilone, lomo con higos, vino cocido, trufas y salchichón de Fabriano.