Está vd. en Home / Descubre Italia / Marcas / Ascoli Piceno

Ascoli Piceno

  • Descripciòn
  • Qué ver
  • Qué hacer
  • Qué probar

Ascoli Piceno es la provincia más al sur de la región Marcas. El terreno desciende desde los Apeninos hasta el mar, con las montañas y las colinas de los Montes Sibilinos que se erigen en la frontera con Umbría, mientra que en la vertiente oriental se encuentran una serie de formaciones rocosas que llegan hasta el mar.
Esta sucesión de colinas adquiere diferentes colores debido a las huertas y a los variados cultivos que se extienden hacia el mar, dibujando un paisaje multicolor.

La costa, estrecha y arenosa, se encuentra entre la desembocadura del Tronto y del Chienti y está salpicada de centros de gran interés turístico como San Benedetto del Tronto con su larga playa de arena y amplio arenal rodeado de un verde intenso debido a las numerosas palmeras; Grottammare, con una playa de arena fina y Cupra Marittima, cuyo clima templado favorece el crecimiento de la vegetación tropical.
Montañas, colinas, valles, bosques y playas dan al territorio una gran variedad de paisajes a descubrir en cada estación del año y dignos de admiración.

Los edificios, calles y plazas que caracterizan la ciudad nos cuentan su historia milenaria: desde las fachadas de sus casas de antiguo sistema medieval hasta la antigua red de calles y caminos que la componen.
Ascoli Piceno es una ciudad de arte, cultura y de fuertes tradiciones.
La armonía y la cohesión son los parámetros de la ciudad. El mérito es del mármol de travertino, material utilizado, desde sus orígenes, en la construcción de edificios de diverso tipo: desde las casas más sencillas hasta los palacios señoriales, desde las iglesias hasta la pavimentación de las plazas.

Hay dos centros neurálgicos en Ascoli, el de la antigua y el de la moderna ciudad, Plaza del Popolo y Plaza Arringo. El primero fue el lugar del antiguo foro y la residencia de los Capitanes del Pueblo, así como un activo centro comercial; el segundo, sin embargo, era el corazón político de la ciudad con la Catedral y el Palacio Episcopal. Muchos de los museos de los que dispone la ciudad se concentran en la plaza Arringo, por eso se llama "plaza de los museos". En ella están presentes: la Pinacoteca Cívica, que contiene numerosas obras de arte, como las de Tiziano, Guido Reni y Giusseppe Pellizza da Volpedo, el Museo Diocesano y el Museo Arqueológico Estatal.
La ciudad histórica está bien protegida por la forma de tenaza que crean el río Tronto y su afluente Castellano, mientras que la ciudad nueva se extiende hacia el este, siguiendo el curso del Tronto hacia el mar.
Es fascinante el itinerario por los lugares de culto de la ciudad, que puede comenzar en la iglesia de S. Tomás, hasta llegar a la iglesia de Sta. María Intervineas, visitando las otras catorce iglesias románicas, además del característico Baptisterio de Ascoli Piceno. Esta tierra tiene una gran tradición teatral, testimonio de ello son los diferentes teatros construidos en el siglo XIX, como el de los Filarmónicos, el Ventidio Basso, el Auditorio S. Francesco di Paola.
La estratégica ubicación geográfica de Ascoli Piceno permite visitar el Parque Nacional de los Montes Sibilinos, el Parque Nacional Gran Sasso-Laga y la cumbre de Sibila. No muy lejos de la ciudad también se encuentra el Monte de la Ascensión, un lugar de peregrinación religiosa durante la Edad Media, que todavía conserva su aspecto sagrado. Cada año, durante el mes de mayo, miles de personas suben a la montaña para la fiesta de la Ascensión, cuando se traslada la Virgen de Polesio a la iglesia construida en la cima.
Desde Ascoli hasta San Benedetto del Tronto se encuentran lugares típicos, como Offida, con los restos de una fortaleza del siglo XV. Restos medievales en Ripatransone, también llamado "Mirador del Piceno" por su posición panorámica. Entre las localidades marítimas, recordamos las estrechas calles de Grottammare y la playa de arena de San Benedetto del Tronto. 

Los amantes del senderismo y de la naturaleza pueden recorrer los senderos de los bosques y de las laderas de los montes Sibilinos de Ascoli, en busca de la cueva de la Sibila, llamada así, porque se dice que allí vivía la profetisa, o de pequeños pueblos, iglesias y restos históricos. Aquí está también el Lago de Pilatos, en cuyas aguas, según la leyenda, desapareció, arrastrado por búfalos, Poncio Pilato.
Las vacaciones en bicicleta rodeados por la naturaleza son una realidad en la provincia, que desea unir la belleza de sus paisajes, con el amor por el deporte, para que se pueda descubrir un territorio de calidad y de buena cocina. Se han creado itinerarios tanto para paseos por carretera como para bicicletas de montaña que recorren el territorio entre montañas y mar, subidas y bajadas, bosques y pedriscales para descubrir lugares sorprendentes.
Acquasanta Terme, sin embargo, es un lugar ideal para aquellos que quieran pasar el tiempo cuidándose gracias a los beneficios de las aguas termales, ya conocidas en la época romana y muy utilizadas para el tratamiento de diversas enfermedades.

El elemento principal de la cocina de Ascoli Piceno es el aceite de oliva, lo que pone de relieve la autenticidad y la sencillez. Las pastas al huevo reivindican un lugar privilegiado entre los primeros platos, ya sean tagliatelle, macarrones de Campofilone o chitarrine. Para el menú de Nochebuena se suelen preparar espaguetis con salsa de atún, aceitunas verdes y tomate. Como alternativa se encuentran las sopas relacionadas con la economía de montaña, con cereales o legumbres: sopa de farro, lentejas o alubias.
El segundo plato típico es un frito mixto llamado a la ascolana del que se destacan las aceitunas rellenas, un plato conocido en muchos lugares. Se trata de aceitunas sin hueso y rellenas de carne, hígado y tomates, rebozadas y fritas. Se pueden servir como aperitivo o como bocaditos. El frito incluye también crema, calabacín, alcachofas y chuletas de cordero.
El pavo a la ascolana se cocina también con aceitunas y se adoba con hierbas aromáticas, bayas de enebro e hígado.
Los Vinos de Piceno han alcanzado un alto nivel de calidad tan alto que son frecuentes en las mesas italianas. Son conocidos el vino tinto Piceno, el tinto Piceno Superior y el vino blanco Falerio Colli Ascolani.