Está vd. en Home / Descubre Italia / Lombardía / Sondrio

Sondrio

  • Descripción
  • Qué ver
  • Qué hacer
  • Qué comer

El encanto de la provincia de Sondrio está en la mezcla de épocas y estilos diferentes. Su particularidad es ser el lugar donde el hombre ha dado prueba de su ingenio, venciendo una naturaleza difícil y realizando terrazas de cultivo para aquellos viñedos que han contribuido a aumentar su fama. 

Entrañada en el corazón de los Alpes, la provincia de Sondrio ocupa la extremidad norte de Lombardía.
Situada apenas fuera del Valmalenco, Sondrio representa el corazón de Valtellina. Los viñedos que se extienden en las laderas de los Alpes Retiche son típicos de la zona; de hecho, a partir del 1400 los terrenos de la vertiente norte del valle han sido deforestados para construir terrazas destinadas al cultivo de viñas. Aún hoy estas terrazas representan no sólo un bien para la economía sino también un bien cultural, ya que consituyen un ejemplo extraordinario de transformación del territorio por el hombre, a pesar del clima y de las condiciones no favorables de la zona.

Sondrio y su provincia ofrecen al visitante la posibilidad de descubrir auténticos tesoros de arte. Forman parte del centro de la ciudad la plaza Garibaldi, caracterizada por elegantes edificios neoclásicos, el cine-teatro Pedretti, edificado en 1820, según un diseño del arquitecto Canonica.
Desde aquí parten callejuelas que permiten visitar la Sondrio antigua, renacentista, barroca, neoclásica, moderna y contemporánea, y además se puede admirar el Castillo Masegra, que cuenta con una vista espléndida sobre las viñas y los glaciares del Valmalenco. 
En el territorio de Valtellina, las torres y los castillos son muy numerosos y están siempre en posiciones sugestivas y de gran importancia estratégica como la Torre llamada de li beli miri (de las bellas vistas) de Teglio, castillo de Grumello en Sondrio, de Bellaguarda en Tovo di Sant’Agata o de Grosio, entre otros.
Numerosos son también los santuarios, como el de la Beata Vergine di Tirano, la Madonna della Sassella en un espolón de roca entre los viñedos a las puertas de Sondrio y las muchas iglesias, que están por todas partes y custodian verdaderos tesoros, preciosas expresiones, de un interesante recorrido artístico, además que de espiritualidad, del valle. 

Punto fuerte del territorio son las estaciones de esquí de la "Skiarea Valtellina" que se compone de cuatro grandes zonas de esquí: Alta Valtellina, Aprica, Valmalenco y Valchiavenna. Un conjunto que puede presumir de 400 km de pistas de esquí alpino y más de 200 km de esquí nórdico en localidades de fama internacional como Livigno, Bormio, Santa Caterina Valfurva, Valdidentro/Valdisotto, Aprica, Chiesa in Valmalenco y Caspoggio, Madesimo/Campodolcino, Valgerola a las que se une la estación de esquí de vernao de Passo dello Stelvio. 
Valtellina se anima también en verano con sus paisajes espléndidos que en los meses cálidos se adornan de colores en sus numerosos parques como el Parque Nacional del Stelvio, el mayor parque natural italiano, o el de las Orobie Valtellinesi, con el Observatorio Eco-Faunísitco Alpino de Aprica, la Reserva Natural del Val di Mello, verdaderos rincones del paraíso protegidos a disposición de los amantes de la naturaleza. 

Desde Sondrio es muy fácil llegar a Valmalenco, lugar ideal para los amantes del excursionismo y del alpinismo. Las altas cumbres y los imponentes glaciares que la caracterizan hacen de ella una zona apta para diferentes tipos de excursiones.
El valle es de origen glacial, muy estrecho en la sección inferior, donde se divide en dos partes: un lado penetra en el macizo del Disgrazia, el otro lado, el Val Lanterna, se adentra en el grupo del Bernina.
Corazón del valle es la ciudad de Chiesa en Valmalenco, unos de los mayores centros de esquí de la región. 
Quienes deseen realizar largas y relajantes caminatas pueden recorrer el sendero del Valtellina; un recorrido ciclo-peatonal de casi 150 km. que atraviesa gran parte del valle de la provincia de Sondrio a lo largo de la ribera del río Adda. El camino es en parte de tierra, en parte asfaltado y está bordeado por la intensa vegetación que crece a orillas del curso de agua, un territorio de gran valor ambiental.

Sondrio y sus alrededores ofrecen la posibilidad de practicar distintos deportes: del senderismo al golf, del esquí al alpinismo. El territorio al sur de Sondrio, que forma parte del Parque de las Orobie Valtellinesi, es el ambiente ideal para el senderismo y los paseos en mountain bike, mientras que, a tan sólo 5 kilómetros de Sondrio, en Caiolo, hay un estupendo campo de golf.
Los mayores centros de esquí de la zona se encuentran en Valmalenco, Caspoggio y Lanzada. Los tres juntos forman un distrito turístico dotado de una buena capacidad hotelera y adecuadas infraestructuras para el deporte y el tiempo libre.
Otra ocasión para la diversión y el descanso se encuentran en la piscina cubierta, los campos de tennis y los palacios de deporte. 

Una cita irrenunciable es con el Sondrio Festival, Exposición Internacional de los Documentales sobre los Parques. Se trata de un concurso cinematográfico internacional dedicado a los parques y a las reservas naturales de todo el mundo, cuyos objetivos principales son la difusión del conocimiento y la cultura de las áreas protegidas y la sensibilización del pueblo sobre las problemáticas mediambientales.
Otra joya de la oferta turística de la provincia son las termas, conocidas ya desde la antigüedad, como las de Boario, los Bagni Vecchi y Bagni Nuovi de Valdidentro y los Bagni di Masino. 

Son productos típicos de la gastronomía local la bresaola IGP, los quesos DOP Bitto y Valtellina Casera, las manzanas IGP de Valtellina, la miel y las setas. La bresaola del Valtellina destaca por ser un embutido muy poco graso y por lo tanto particularmente indicado en las dietas. Merecen ser probadas las salchichas, los salamis, entre los que destaca la típica bondiola, y la mortadela de hígado.
Entre las setas, muy difusas en el territorio valtellinés, destacan las boletus. El plato más conocido de la gastronomía del Valtellina son los pizzoccheri: tallarines de trigo sarraceno aliñados con abundante mantequilla de Alpe y queso Valtellina Casera.

El dulce típico de esta zona, en cambio, es la Bisciöla, una hogaza con fruta seca, uva pasa, nueces e higos, generalmente ofrecida en navidades en lugar del panettone o del pandoro
El cultivo de la vid tiene un papel fundamental en la agricultura valtellinesa, especiamente teniendo en cuenta las difíciles condiciones geográficas que obligan a practicar un tipo de viticultura definida "eroica", símbolo del trabajo de generaciones de hombres y mujeres que han sabido transformar áridos peñascos en terrazas  de vides donde nacen los famosos vinos tintos DOCG (denominación de origen controlada y garantizada): el Sassella, el Grumello, el Inferno, el Vagella, Maroggia y, sobre todo, el Sforzato.