Está vd. en Home / Descubre Italia / Lombardía

Lombardía

  • Descripción
  • Qué ver
  • Qué hacer
  • Qué probar

Es una de las más extensas regiones italianas y está situada en el extremo septentrional de la península, en la frontera con Suiza
Su territorio se extiende desde los Alpes hasta la baja llanura Padana, dando vida a una amplia gama de paisajes. De raro encanto es el escenario de la cadena alpina, con la Valchiavenna, la Valtellina y la Valcamonica
Para los apasionados de los deportes invernales, Lombardía propone instalaciones y modernas estructuras en las localidades de los valles TonaleBormio, Livigno y Madesimo.


Otro panorama característico de la región lo ofrecen las extensiones de colinas entre las que se encuentra la zona de Franciacorta, famosa por sus viñedos y la producción de vino. 
Y no olvidemos el atractivo de los grandes lagos. El lado occidental del lago de Garda, donde se encuentran Sirmione y otras famosas localidades, es destino turístico de fuerte atracción; de extrema belleza también son el Lago di Como y el Lago Maggiore, circundado por villas nobiliarias, parques y pueblos llenos de encanto. 


Típica de la región es la infinita Llanura Padana, cubierta por lagos y arrozales: es el paisaje típico de la Lomellina, la tierra de las "mondine" (mujeres que recogen el arroz en los capmpos), rica en folklore. 
Favorecida por su posición geográfica y por los recursos del suelo, Lombardía es una tierra rica donde naturaleza, la historia, el arte y la cultura se funden con innovación, tecnología, moda, diversión y modernidad. 

Las provincias que la forman son: BérgamoBresciaComoCremonaLecco,  LodiMantuaMilán (capital), Monza y BrianzaPavíaSondrio y Varese

El panorama natural, artístico y arquitectónico de la región ofrece una gran variedad de aspectos.
Los lugares UNESCO de esta región son: Mantua (ciudad de los Gonzaga) y Sabbioneta, la "ciudad ideal" del Renacimiento italiano; los Sacri Monti, recorrido devocional situado en la zona de Varese y Ossuccio; las pinturas rupestres prehistóricas de la Valcamonica; el Ferrocarril Rético que atraviesa los paisajes montanos de Albula y Bernina; la localidad industrial del siglo XIX de Crespi d’Adda y, finalmente, en Milán, la iglesia de Santa María delle Grazie, con el famoso fresco del Cenáculo de Leonardo da Vinci. 


También en Milán se encuentra el Teatro de la Scala, obra arquitectónica de relieve y célebre lugar de la lírica. Absolutamente extraordinaria es la monumental Catedral de mármol blanco dedicada a "María Nascente" (a la Natividad de la Virgen). 
En Monza no podemos pasar por alto el parque natural que alberga al modernísimo Autódromo y a la Villa Real. No podemos dejar de mencionar la Catedral donde se custodia la antiquísima "corona férrea" que guarda uno de los clavos del Crucifixión. 
En Brescia, de particular interés es el complejo del Monasterio de San Salvador. En Cremona todavía está viva la tradición de los lutieres, que tuvieron en Stradivarius su máxima expresión. 


Pavía es la ciudad de las cien Torres, del Castello Visconteo y de la universidad. Varese es la "provincia jardín" , mientras que Sondrio, con su maravilloso Castillo Masegra debe su encanto a la fusión de elementos de distintas épocas.
 
Lecco debe su fama a la obra maestra de Alessandro Manzoni "Los novios", que comienza con la descripción del espléndido lago en el que surge la ciudad.
En Bérgamo se encuentra la Academia Carrara, una de las mayores pinacotecas italianas, la Capilla Colleoni y el Teatro Donozetti, dedicado al más ilustre ciudadano de Bérgamo, además de noto compositor.
La ciudad medieval de Lodi aparece rodeada por sus característicos pórticos de Plaza de la Victoria a la que se asoman la Catedral y el Palacio Comunal.
Como, en el extremo de la ramificación occidental del lago, es conocida por las bellísimas villas, como Villa Olmo, bellísima construcción de estilo neoclásico.

Las montañas, las llanuras y los grandes lagos de Lombardía son el fondo ideal para unas vacaciones en contacto con la naturaleza, donde se pueden alternar el deporte, el descanso y los recorridos descubriendo la zona. 
Las cumbres alpinas acogen a los apasionados del esquí y del snowboard en localidades de fama internacional, como la Valcamonica y la Valtellina, con las concurridas estaciones de LivignoBormioAprica y centenares de kilómetros de pistas de todos los niveles. 
En verano, la montaña propone la emoción de la escalada (particularmente apreciadas son las cimas del Adamello), el rafting, rutas de senderismo y de bicicleta de montaña; mientras que el glaciar de Stelvio les ofrece a los esquiadores más arriesgados descensos incluso en los meses más cálidos.

 
Destacan además los espacios de dicados a la salud y la relajación. Son numerosos los centros termales ricos en aguas con propiedades terapéuticas, como las termas de Boario o las de Bormio, inmersas en un magnífico parque.
El lago de Garda, el de Como y el de Iseo garantizan estancias de descanso y diversión con la posibilidad de practicar vela, windsurf, esquí acuático, canoa, ciclismo, senderismo, excursiones por los alrededores y travesías en barco.

 
Numerosos son los itinerarios que permiten descubrir los aspectos más peculiares de Lombardía: los Sacri Monti, lugar UNESCO en el que se proponen recorridos espirituales y naturales de excepcional valor; en Valchiavenna podemos descubrir las tradiciones de una tierra que durante siglos fue el punto de contacto entre Italia y Europa del Norte; los parques naturales del área de los Navigli (canales) revelan innumerables paisajes diferentes, todos de gran atractivo, desde las colinas de Brianza a las verdes riberas del Adda


Los más golosos pueden recorrer las numerosas rutas del vino: desde Valtellina Lodigiano, pasando por Oltrepò Pavese, el territorio mantuano para acabar en la tierra de Franciacorta, famosa en todo el mundo por sus espumantes.
Se trata de un viaje sin igual entre terrazas y colinas cubiertas de viñedos, con paradas en las bodegas para degustar los deliciosos vinos y probar las famosas especialidades locales. 

Las especialidades gastronómicas van desde el espléndido arroz con azafrán a la chuleta a la milanesa, la sopa paviana al huevo o a la cassoeula (cazuela) con carne de cerdo y berzas.

Los pizzoccheri (un tipo de tallarín) y la bresaola (un tipo de embutido) ambos típicos del Valtellina. El salchicón crudo de Varzi y los famosos lavarelli, pescado de agua dulce, secados y asados a la parrilla.
Entre los quesos más conocidos y sabrosos están el gorgonzola, de la homónima ciudad, el mascarpone, el lodigiano, el grana, la robiola y el bel paese

Tienen fama mundial los dulces navideños como el panettone de Milán, pero también los amaretti de Saronno, la tarta sbrisolona de Mantua y el turrón de Cremona. 
Son famosos los vinos GrumelloInfiernoSassella del Valtellina, los vinos y los espumosos producidos en Franciacorta, como el Bonarda y el Barbera de Oltrepò Pavese