Está vd. en Home / Descubre Italia / Liguria / Savona

Savona

  • Descripciòn
  • Qué ver
  • Qué hacer
  • Qué probar

Desde Varazze hasta Andora, 1500 kilómetros cuadrados de costa, valles y montañas donde, invierno y verano, se vive entre el azul del mar y el verde de los olivos y de los pinos.
Un territorio de panoramas nuevos, donde el clima dulce y templado del mar permite disfrutar de la ribera todo el año.
Amplias playas de arena se alternan con escollos y promontorios rocosos que envuelven sugerentes playas incontaminadas.
Vivaces localidades costeras ofrecen a los visitantes una amplia gama de estructuras, restaurantes, locales nocturnos y establecimientos vacacionales preparados para satisfacer las necesidades de grandes y pequeños.

Los casco históricos con sus carcaterísticos callejones, los carruggi, que se abren a plazuelas formadas por casas con fachadas con los típicos colores mediterráneos, presentan interesantes peculiaridades arquitectónicas.
Alassio, con la playa finísima y el famoso MurettoLoano con sus artísticas fuentes, Pietra Ligure con la plaza monumental, Finale Ligure flanqueada por un largo paseo marítimo con palmeras, Varigotti con el publecito de casas coloreadas que dan al arenal, Spotorno elogiado por el poeta Camillo Sbarbaro o Varazze con su moderna marina son lugares que hay que visitar.

No lejos de la costa surgen dos islas límpidas, Bergeggi y Gallinara, reservas naturales regionales por sus tesoros paisajísticos.
Una breve excursión permite descubrir la alternancia de panoramas de colinas y montañas, fondos marinos transparentes, paisajes de relieves kársticos con grutas con acantilados que conquistarán a todo aquel que busca emociones fuertes.
Más de la mitad del territorio aparece recubierto de bosques donde viejas moradas se han transformados en agroturismos que atraen a los amantes de los sabores locales y pueblos llenos de historia y tradiciones que ofrecen numerosas posibilidades turísticas.

La Savona medieval presenta rincones encantadores que recuerdan la prosperidad de la ciudad entre los siglos XV y XVI, durante el papado de la familia local Della Rovere, y llegan hasta la ciudad moderna que ofrece una reformada dársena con locales de moda.
La Pinacoteca Cívica de Savona es el museo por excelencia de Liguria gracias a sus lienzos y espléndidos polípticos, sus vasijas de cerámica y sus esculturas de madera, piezas que van desde el siglo XVI hasta nuestros días.

El centro histórico de Albenga destaca con sus dos torres, un laberinto de callejuelas en las que se alzan los palacios medievales que albergan museos y colecciones. El Baptisterio es uno de los monumentos paleocristianos más importantes de Liguria. Actualmente son ocho las localidades incluídas entre los pueblos más bellos de Italia: Noli, antigua república marítima, Castelvecchio di Rocca Barbena, al lado del castillo, Finalborgo, joya medieval, Millesimo, con su puente fortificado llamado de la “Gaieta”, Colletta di Castelbianco, el primer pueblo telemático de Europa, Laigueglia, colorida localidad de pescadores, Zuccarello, con su vía porticada y Verezzi, escenario natural del Festival teatral Internacional.

El Touring Club Italiano ha otorgado la marca de cualidad de Bandera Naranja a Sassello, Toirano y Castevecchio di Rocca Barbena por su política de desarrollo destinada a la valorización y a la tutela del patrimonio cultural, turístico y ambiental.
Toirano y Borgio Verezzi son famosas por las grutas, ricas de restos arqueológicos y fascinantes formaciones rocosas.
El artesanado encuentra en la cerámica de Albisola y Savona y en el vidrio de Altare sus máximas expresiones, gracias a la tradición secular de hábiles maestros que con su talento han hecho famosa su tierra en el mundo.

La provincia de Savona se presenta como un espacio lleno de ofertas naturales para los amantes del aire libre.
El mar es el gran protagonista en verano y supone, durante todo el año, un elemento de gran atractivo para los aficionados al surf y a la vela.
Los exuberantes fondos marinos son una meta ideal para hacer inmersiones, tanto para los que prefieren la exploración de la flora y fauna marinas como para aquellos que disfrutan observando restos arqueológicos.

Los recorridos a través de las colinas  son agradables en todas las estaciones del año: excursiones a pie, en bici de montaña o a caballo, adecuadas para toda la familia. El largo trazado desde Alta Via dei Monti Liguri se desarrolla a lo largo del barranco que delimita el lado costero ligur nos lleva desde Ventimiglia hasta La Spezia.
Los parques naturales regionales de Bric Tana, Piana Crixia y el más amplio y conocido Parque Natural Regional del Beigua, único Geopark de la Italia norte-central, así como las numerosas zonas protegidas conservan y cuidan una rica y valiosa biodiversidad ambiental.

Las espléndidas paredes de piedra porosa blanca rosácea que se precipitan en el mar o que conducen hacia el interior atrayendo a escaladores de nivel internacional y aficionados en sus primeros intentos.
Para los amantes del golf, Garlenda y Albisola Superiore ofrecen estructuras de excelente calidad en medio de marcos naturales únicos.
El Santuario de los Cetáceos, es un rincón puro donde se pueden avistar mamíferos marinos como ballenas, delfines y cachalotes, que en primavera y en verano se juntan en estas zonas para alimentarse para el invierno.

Muchas son los eventos culturales que se pueden disfrutar. El Festival Teatral de Borgio Verezzi, anima durante los meses de verano el mágico y panorámico escenario de Verezzi. La Riviera dei Teatri, circuito artístico teatral profesional que incentiva una fuerte unión entre teatro y territorio, es sólo una de las numerosas manifestaciones. La cultura y el amor por las tradiciones dan vida todo el año a sucesiones de palios de carros  y regatas entre los barrios, decoraciones florales de los pueblos, características fiestas de pueblos, ferias, mercados y procesiones religiosas entre las que destaca por su notoriedad y espíritu artístico la bienal “Procesión del Viernes Santo”, donde los pasos y crucifijos de madera de las distintas cofradías desfilan por las calles del casco histórico de Savona.

La cocina de Savona está basada en la cocina de Liguria, mezclando platos de mar y productos de la tierra. Una cocina en la que prevalecen las hierbas aromáticas y las hortalizas, platos enriquecidos por un excelente aceite de delicado sabor.
Entre los productos locales destacan las alcachofas, los tomates cuore di bue y los calabacines que dan color los variopintos puntos de venta. Incluidos entre los alimentos Slow Food se encuentran los espárragos violetas de Albenga, las naranjas amargas de Savona, los cicciarelli de Noli y las castañas secadas en los tecci de Calizzano y Murialdo.

Los garbanzos son los protagonistas de la famosa farinata, cocinados en horno de leña dentro de sartenes de cobre. Es típica de la ciudad de Savona la versión blanca, con harina de trigo. También a base de garbanzos es la panissa, muy rica frita con pan o cortada a cuadraditos en la ensalada.
Hay que probar la formaggetta savonese que se hace en el municipio de Stella.
No pueden faltar los dulces y postres, entre los que destacan maravillas famosas como los amaretti de Sassello, los baci (besos) de Alassio y (menos conocidos pero igualmente deliciosos) las biscette y los millesimini al rhum (con ron).

Todo ello regado con los vinos locales, especialmente los delicados blancos. Pigato, Rossese y Vermentino de la zona de Albenga, Lumassina de Finale Ligure y el Buzzetto y el Granaccia de la zona de Quililano.
El interior de los Valles del Bormida presenta una cocina que va lentamente relacionándose con la de Piamonte. En los pueblecitos de montaña las setas son las protagonistas, junto con la carne de caza y las castañas, mientras que la trufa está presente en la zona de Millesimo.