Está vd. en Home / Descubre Italia / Liguria / La Spezia

La Spezia

  • Descripciòn
  • Qué ver
  • Qué hacer
  • Qué probar

Playas que se asoman a un mar cristalino entre encantadores paisajes; un patrimonio artístico que merece la pena ser descubierto, pequeños pueblos testimonio de antiguas tradiciones, inmersos en el verde de los valles: todo esto y mucho más es la provincia de La Spezia.

Uno de los tramos más hermosos de la Riviera Italiana se encuentra aquí: es el Golfo de los Poetas, nombre que nace del amor que grandes escritores y poetas han manifestado por esta tierra.
Acantilados escarpados, densos bosques de pinos, calas románticas y playas espectaculares dibujan el paisaje costero que cautiva por la belleza de su naturaleza y los pintorescos pueblos encaramados en la roca. 

LericiPortovenere, la isla de Palmaria con los islotes de Tino e Tinetto son las localidades más conocidas, con La Spezia en el centro del golfo.
Siguiendo este recorrido, se entra en uno de los escenarios más bellos de Italia: las Cinque Terre (Las Cinco Tierras), que la UNESCO ha declarado, junto con Portovenere, Patrimonio Mundial de la Humanidad por la extraordinaria relación entre naturaleza y hombre, un equilibrio armonioso que cautiva al visitante. 

Cinco tierras, cinco pueblos: Riomaggiore, Manarola, Corniglia, Vernazza y Monterosso al Mare. Lugares para descubrir, cada uno con sus tesoros de arte y naturaleza.
En el último tramo de la costa se encuentran Levanto, Bonassola, Framura y Deiva Marina, bonitos centros de atracción turística, rodeados de verdes colinas y un mar estupendo que baña las playas y acantilados que dibujan la costa. 

Sin embargo, la provincia de La Spezia no es sólo mar.
El interior también tiene sus tesoros. Verdes bosques, suaves colinas, amplios valles marcados por el agua de los ríos y pequeños pueblos medievales forman un paisaje sugestivo, rico en historia y tradiciones antiguas, lejos del estruendo de la modernidad, donde la gente ama todavía cuidar de su tierra. Una tierra que devuelve este amor con frutos enriquecidos por los sabores de la buena cocina local. 

La belleza de la costa y de los pueblos marineros es sin duda la atracción principal de la provincia. Pero La Spezia también reserva algunas pequeñas sorpresas. Una caminata por el paseo marítimo brinda hermosas vistas del mar y del golfo con los Alpes Apuanos que dominan todo el paisaje.
Espectacular es también el panorama desde el Castillo de San Jorge, que sufrió diversas remodelaciones y que fue recientemente restaurado para acoger el Museo Cívico Formentini con una interesante sección arqueológica. Entre otros museos destacan el CAMeC – Centro de Arte Moderno y Contemporáneo – que expone una rica colección ligada a las corrientes más importantes del siglo XX, y el Museo Cívico Amedeo Lia, con obras de Sebastiano del Piombo, Tintoretto, Tiziano y Pontormo.

Lerici e Portovenere, situadas una frente a la otra, son dos etapas esenciales. Símbolo de Lerici es el imponente Castillo, una de las más interesantes fortificaciones de Liguria, desde donde se puede disfrutar de una maravillosa vista que se extiende hasta la Isla de Palmaria. Estrechos carruggi y escaleras empinadas fluyen entre las pintorescas casas del casco antiguo de Lerici.

Arte, naturaleza y mar son tres elementos que caracterizan a Portovenere, con su pequeño puerto al pie del antiguo pueblo, con sus escaleras empinadas que parecen trepar las paredes del promontorio y con los colores de sus casas que se mezclan con el verde de la maquia mediterránea. Se recomienda la pequeña Iglesia de San Pedro, que parece formar un todo con la roca en la que se encuentra, y las pequeñas islas de Palmaria, Tino y Tinetto que pertenecen al Parque Natural Regional de Porto Venere.

Menos famosas pero también encantadoras son AmegliaTellaro, Bocca di Magra y Montemarcello, encerradas en un precioso escenario. 
Una costa acantilada sobre el mar, con casas de colores prendidas a la roca y terrazas cultivadas con vides y olivos, acantilados y bahías bañadas por un mar azul cobalto: cuando en torno se abre este espectacular paisaje quiere decir estamos en las Cinco Tierras.
MonterossoVernazzaCornigliaManarola y Riomaggiore tienen un común denominador: una belleza sin parangón de la que ningún otro sitio del mundo puede presumir. El mejor modo de visitarlos es seguir el camino que los une entre ellos, de este modo se pueden admirar sus tesoros de arte e historia, descubriendo sus rincones más remotos, con los colores y perfumes del agave, retamas y mimosas que le acompañan paso a paso.

Dejando atrás las Cinco Tierras, continúa el viaje a lo largo de la costa: aparecen paisajes espléndidos y hermosos lugares equipados para ofrecer todo el confort. Conocido como el Valle dei Borghi Rotondi (el valle de los pueblos circulares), Val di Vara está salpicado de antiguos pueblos donde calles, plazas y casas se disponen en círculo alrededor de la iglesia o del castillo, según un plano urbanístico medieval.

 Cursos de agua límpidos atraviesan densos bosques y verdes llanuras. Se destaca el imponente castillo que domina la ciudad de Varese Ligure, situado alrededor de la iglesia San Filippo Neri y Santa Teresa D'Avila, y la Catedral de Brugnato, construida sobre un antiguo asentamiento benedictino que hoy en día se puede ver a través de las correspondientes vitrinas.
Una conjunción de diversos paisajes es lo que ofrece Val di Magra, que se extiende entre dos cadenas montañosas y que es atravesada por el río del mismo nombre. Antiguos pueblos, con su característica planta medieval, se encuentran dispersos en esta parte de la provincia que limita con Toscana.
 
Sarzana es una bonita localidad que, además de destacables monumentos como las dos Fortalezas y la Catedral, ofrece unas vacaciones dinámicas, animadas con eventos culturales así como fiestas y festivales que promocionan los productos locales. La Torre del Guinigi, de 33 metros de altura, sobresale imponentemente en el centro de Ortonovo, famoso por la cercanía a uno de los sitios arqueológico más importantes de Italia – Luni – con restos de la antigua ciudad romana. 

Una lengua de tierra, la de La Spezia, aparece modelada por la naturaleza en cada una de sus formas. Montañas, valles, cursos de agua, acantilados, playas y mar: no falta nada.
Y las maneras de explorar esta provincia son ilimitadas.
Difícil no empezar por el mar, elemento dominante del paisaje. Tan bello y valioso que está bajo la protección del Área Marina Protegida del Parque Nacional de Cinque Terre.

Inmersiones subacuáticasbuceo o snorkeling, tres maneras de descubrir los tesoros sumergidos de este gran patrimonio marino.
Praderas de gorgonias, posidonias, escollos, paredes rocosas, barrancos e inesperadas profundidades forman un espléndido fondo marino en este tramo de costa, uno de los destinos más fascinantes para quién ama vivir a fondo el mar.
Ballenas, delfines y cachalotes en verano se reúnen en la cuenca del Santuario de Cetáceos, al que pertenece también el Área de las Cinco Tierras. Una excursión de avistamiento de ballenas es una experiencia educativa y motivadora, tanto para los adultos como para los niños, una manera de conocer desde cerca esos colosos marinos y aprender las reglas de comportamiento que hay que adoptar para preservar este precioso ambiente y sus habitantes. 

El Sentiero Azzurro (Sendero Azul) es un recorrido que serpentea a lo largo de toda la costa, uniendo Riomaggiore, Monterosso, Manarola, Coniglia y Vernazza. Una ocasión única para los amantes del trekking y los paseos en contacto con los aromas y colores de la naturaleza.
El tramo Riomaggiore-Monterosso, excavado en la roca en los primeros años del siglo XX durante la construcción de la línea ferroviaria, hoy en día es llamado Vía del Amor por la belleza del escenario que lo rodea, que también lo convierte en el lugar ideal para los paseos románticos.
Canoakayakraftingdescenso de cañones y hidrospeed son maneras divertidas de aventurarse en las aguas del Vara y del Magra, entre bosques, rocas, meandros, barrancos y playas. 
Atractivos recorridos naturales atraviesan los dos valles de la provincia y del Parque Montemarcello-Magra. Senderismobicicleta de montaña o excursiones a caballo: todas son maneras ecológicas para atravesarlos. Lo importante es no perder la ocasión de explorar una naturaleza auténtica.
Excursiones con catas de vino (Winetrekking), un modo original de vivir la provincia disfrutando de su historia, arte, naturaleza, y sobre todo, el sabor de los vinos producidos en las tierras de la Spezia.

Fiestas, festivales, conciertos y manifestaciones culturales se organizan en la capital de la provincia y en los pequeños pueblos. Oportunidades alegres y divertidas para descubrir los productos típicos, tanto los gastronómicos como los artesanales, y las antiguas tradiciones locales.
Es sugerente el Palio del Golfo de los Poetas, en La Spezia, una competencia de remo en la que participan los trece barrios marineros del golfo, precedida por un desfile de disfraces temáticos. 

Vino y aceite son los príncipes de la mesa en La Spezia.
Los viñedos que recubren las soleadas terrazas que se asoman sobre el mar y las colinas del Valle del Magra cuentan la antigua vocación local por el arte enológico. 
Una pasión que se percibe con fuerza junto a los aromas y las esencias de esta tierra, cuando se saborea una copa de vino producido en la provincia de La Spezia. 

Los vinos de Colli di Luni , de Colline de Levanto y de la Cinco Tierras se casan muy bien con la cocina del lugar, sencilla pero sabrosa.
Color dorado con reflejos ámbar, aroma intenso y persistente, con un deje de albaricoque, frutos secos y miel de acacias: este es el Sciacchetrà, el famoso vino con Denominación de Origen Controlada (DOC) de las Cinque Terre, excelente junto a quesos picantes y, en su versión licor, con galletas y pastas.

Otro elemento que se destaca es el aceite de oliva extra virgen, que se obtiene de las amplias extensiones de olivos que se cultivan en la costa y tierra adentro. El que se produce en este franja de tierra encerrada entre los Alpes y el mar Tirreno está catalogado con la Denominación de Origen Protegida (DOP) Riviera italiana, un consorcio que agrupa productores de las cuatro provincias de Liguria y garantiza el respeto del reglamento de la denominación de origen.
Un aceite especial que exalta las recetas locales, principalmente a base de pescado fresco de las aguas limpias del Mar Lígure. Entre ellas, los mejillones  a la Vecchia Spezia, rellenos con huevos, pan, mortadela, queso grana, perejil y aceite.

Son excelentes las anchoas de Monterosso, que se degustan crudas con unas gotas de limón, fritas, rellenas o en salmuera. 
No se puede dejar de mencionar a fainá o farinata (harinada), un plato a base de harina de garbanzo y la mesciùa (mezcla), una sabrosa sopa de legumbres y cereales que se sirve con un chorrito del valioso aceite ligur y una pizca de pimienta negra.
Pizzas, focacce y pasta artesanal son otras especialidades en la cocina de La Spezia, sin olvidar las trofie al pesto, un plato de pasta adoptado por toda la provincia de Liguria