Está vd. en Home / Descubre Italia / Lacio / La Ciudad del Vaticano

La Ciudad del Vaticano

En el centro de Roma se encuentra la Ciudad del Vaticano, el estado más pequeño del mundo. El corazón del catolicismo, cada año atrae a millones de peregrinos que vienen de todas las partes del mundo para reunirse en oración y obtener la bendición del Papa. Basílica de San Pedro Lugar amado también por muchos visitantes, atraídos por las magníficas obras coleccionadas en el Museos Vaticanos y por la magnífica Basílica de San Pedro, la iglesia más grande del mundo, con su imponente cúpula que se eleva sobre los tejados de la ciudad eterna
La Basílica domina la Plaza de San Pedro, obra de Bernini, que en el siglo XVII, realizó las imponentes columnadas latereles, con 284 columnas dóricas y 140 estatuas de santos de 3,10 m de altura y por 6 grandes escudos de Alejandro VII Chigi. 

Gracias a la genialidad arquitectónica de Bernini, colocándonos en la línea de discos de pórfido, las columnas se alinean perfectamente como si, por arte de magia, se movieran. El diámetro mayor de la plaza es de 240 metros y en el centro se encuentra el obelisco de más de 25 metros de altura. 

Subiendo la escalera que se encuentra en la entrada, que fue reformada por Bernini y está compuesta de tres rellanos, se entra en el pórtico, con cinco puertas dispuestas a lo largo de sus 71 metros de longitud. Cada una de ellas se corresponde con las portadas de entrada de la Basílica. El pórtico y la fachada fueron realizados por Carlo Maderno. 

Entrando en la Basílica llama inmediatamente la atención la riqueza artística del interior y la sensación de imponencia que suscita este lugar sagrado, pero no se percibe inmediatamente la magnitud real de la obra. En la parte inferior de la nave central se encuentra la estatua de San Pedro, en actitud de bendición, con el pie consumido por las caricias de los fieles. En la nave derecha se sitúa famosa Piedad de Miguel Ángel, un grupo de mármol de expresión sublime y que el artista completó a los 23 años. 

Símbolo de la Iglesia Católica y de la ciudad de Roma es la cúpula, una impresionante obra proyectada por Miguel Ángel y terminada, a su muerte, por Domenico Fontana y Giacomo Della Porta. 
Las Grutas Vaticanas, que se encuentran bajo el suelo de la Basílica, custodian la Tumba de Pedro y las sepulturas de otros pontífices como Juan Pablo II.


No muy lejos de la Basílica, a lo largo de las murallas, se llega a los Museos Vaticanos que alberga obras de arte de valor incalculable. Entre ellos, el Museo Egipcio expone numerosos ejemplos de arte escultórico, sarcófagos y momias, tablas cuneiformes y sellos mesopotámicos. La Pinacoteca de arte cuenta con obras de GiottoCaravaggio, Beato Angelico, Perugino, Leonardo, Tiziano y Rafael. En los Palacios Vaticanos se pueden visitar las Estancias de Rafael, decoradas con maravillosos frescos que el artista realizó entre 1508 y 1524. 

El principal atractivo es la Capilla Sixtina, una obra maestra realizada por unos grandes artistas como Perugino, Botticelli, Rosselli y Ghirlandaio, pero la intervención más famosa es, sin duda, la de Miguel Ángel que decoró la bóveda y realizó el Juicio Final, detrás del altar.