Está vd. en Home / Descubre Italia / Lacio / El Castillo de Sant'Angelo

El Castillo de Sant'Angelo

Otro símbolo de la Ciudad Eterna es el maravilloso Castel Sant' Angelo, construido como sepulcro del emperador Adriano ha sido destinado, a lo largo de los siglos, a diferentes funciones: fortaleza defensiva, cárcel, residencia renacentista y, ahora, museo y sede de eventos culturales y sociales. Castel Sant'AngeloLas diferentes funciones han determinado también unas modificaciones y unas expansiones de la estructura original, creando una compleja red de subterráneos, celdas, salas, logias, escaleras y patios. 

En los calabozos del castillo se encuentra una sala donde los detenidos podían encontrar y hablar con los visitantes y las estrechas celdas donde se encerraban los prisioneros. En una de ellas, fue encerrado Benvenuto Cellini, que permaneció allí durante casi un año. Maravillosa pero también inquietante, la Sala de la Justicia donde fueron sentenciados los condenados a muerte. Aquí, Clemente VIII decidió la pena de muerte para Beatrice Cenci y el suplicio de Giordano Bruno

En el período en que fue residencia nobiliaria, el castillo fue objeto de intervenciones decorativas para acoger a personalidades importantes. La Sala Paulina es un magnífico ejemplo con frescos realizados por Perin del Vaga. Esplendidas también otras salas como la de Amor y Psiche, la de Perseo, la de los Festoni, la del Tesoro, la de las Columnas y la de la Rotonda. 

La Terraza, donde se encuentra la estatua del Ángel y la campana que anunciaba las sentencias de muerte, es el lugar donde fue ambientado el suicidio de Tosca, personaje de la homónima ópera de Puccini, que desde allí se lanza tras el asesinato a traición de su amado Cavaradossi. 

En verano, el Castillo se llena de vida: espectáculos y exposiciones, restaurantes y bares ofrecen a los visitantes una noche de diversión en un contexto verdaderamente extraordinario. 
Desde la terrazza y desde el famoso Passetto di Borgo, se puede admirar un maravilloso panorama de Roma, aún más espectacular cuando las luces de la ciudad iluminan la noche y las aguas del Tíber.