Está vd. en Home / Descubre Italia / Friuli Venecia Julia / Udine

Udine

  • Descripción
  • Qué ver
  • Qué hacer
  • Qué comer

Situada en el área centro-oriental de Friuli Venecia Julia, la provincia de Udine limita al norte con Austria y al este con Eslovenia, mientras que al sur está delimitada por el Mar Adriático.

El territorio, muy variado, se extiende desde la maravillosa playa de Lignano Sabbiadoro, destino indiscutible del turismo veraniego, hasta las cumbres nevadas de los Prealpes y de los Alpes Cárnicos y Julianos, ideales para unas vacaciones de esquí entre paisajes que dejan sin aliento y las bien equipadas localidades como Forni di Sopra, Sella Nevea y el complejo del Tarvisiano.
Son numerosas las áreas protegidas entre las cuales se encuentran el Parque Natural de los Dolomitas de Friuli con cumbres y valles habitados por venados, gamuzas, íbices y la Foresta de Tarvisio, situada en el corazón de los Alpes Julianos: una de las áreas boscosas más extensas de Europa que alberga muchas especies animales.

Destino excepcional para las excursiones son la laguna costera con el Oasis Avifaunístico de Marano Lagunare, hábitat en cada estación de numerosas especies de pájaros y la Cuenca de los lagos de Fusine, encerrada entre las imponentes montañas de la zona de Tarvisio, conocida por el encanto de su paisaje y la belleza de sus colores.
Un elemento que caracteriza el territorio es el río Tagliamento, rodeado por paisajes diferentes y sugestivos y que entró en la historia como escenario de los dramáticos acontecimientos ligados al primer conflicto mundial.

Además de las maravillas de la naturaleza, la provincia acoge un importante patrimonio cultural como testimonio de una historia compleja: sitios arqueológicos, entre los cuales Aquileia, con los restos de la ciudad romana y de la basílica paleocristiana y la ciudad de Udine, rica en testimonios artísticos, e importantes centros como Cividale del Friuli y Palmanova. El territorio está además sembrado de numerosas villas, torres, abadías y castillos, diseminados en el campo abierto o en las colinas.

Desde San Daniele, patria del célebre jamón, hasta los Colli Orientali de Friuli, colinas cubiertas de viñedos, la provincia de Udicen ofrece una rica gastronomía, con productos típicos y vinos de calidad que añaden un toque exquisito a esta atractiva tierra.

La primera etapa del recorrido para la visita del territorio es Udine, conocida como la ciudad de Tiépolo porque acoge las obras maestras de este artista del siglo XVIII y de su hijo Giandomenico, entre las mismas se hallan los extraordinarios frescos que decoran el Duomo (la catedral), el Palacio Arcivescovile y el Oratorio della Purità.
Entre plazas y canales, el núcleo más antiguo encierra elegantes palacios en estilo gótico-veneciano como el Palacio Municipal o Loggia del Lionello, que son testimonio del ancestral vínculo con la Serenísima.

Muy importante es el imponente y majestuoso castillo, situado en la cima de una colina y sede de los Museos Cívicos que comprenden diferentes secciones: el Museo Arqueológico, la Galería de Dibujos y Reproducciones, el Museo de la Fotografía, la Fototeca y la Galería de Arte Antiguo con valiosas pinturas de los siglos del XVI al XIX. 
En la zona costera, Lignano Sabbiadoro es un destino turístico extraordinario, que con kilómetros de playas y un mar tranquilo y límpido, es perfecto para unas vacaciones dedicadas a los deportes, la diversión y el relax.

Otra meta fundamental para el turismo cultural es Aquileia, una de las principales ciudades del Imperio romano y posteriormente importante centro de organización eclesiástica, reconocida por la Unesco como Patrimonio Mundial de la Humanidad por la riqueza y la importancia de sus testimonios de historia y arte.
El área arqueológica y el museo devuelven el esplendor del período romano; el complejo de la basílica patriarcal y los maravillosos mosaicos exhibidos en el Museo Paleocristiano son al mismo tiempo documento histórico y ejemplo de arte paleocristiano.

Otro centro de importancia histórica es la pequeña ciudad de Palmanova, nacida a fines del siglo XVI como defensa de los dominios de la Serenísima, presenta una planta perfectamente poligonal, una estrella con nueves puntas y es una obra maestra de la ingeniería defensiva.

A poca distancia, en la localidad Passariano se puede admirar la majestuosa Villa Manin, perfectamente integrada en el paisaje que la rodea. La elegante residencia del último dogo de Venecia, Ludovico Manin, se recuerda también como el lugar donde fue firmado el histórico tratado de Campoformio (o más precisamente di Campoformido).

En una zona de colinas llena de castillos, a orillas del río Natisone surge el burgo de Cividale, capital del primer ducado lombardo. Conserva un importante patrimonio artístico: el famoso tempietto longobardo, extraordinario ejemplo de arquitectura de la alta edad media, decorado con frescos y estucos; el imponente Duomo (catedral) y el Ponte del Diavolo (Puente del Diablo), que regala una espectacular vista del río y de sus alrededores. De particular interés es el Museo Arqueológico Nacional que exhibe una rica colección de objetos y restos arqueológicos que van desde la época romana hasta la alta edad media.

Entre los numerosos lugares de la fe se destaca el antiguo Santuario de la Beata Vergine de Castelmonte, ubicado en una posición panorámica entre los Prealpes Julianos y meta de numerosos peregrinajes. 

Entre las muchas particularidades del territorio recomendamos también, el recorrido en pos del descubrimiento de los antiguos castillos como el castillo Valentinis en Tricesimo, el castillo de Cassacco o el de Colloredo de Monte Albano, fastuoso complejo que fue también residencia de Hipólito Nievo. 

Mar, montañas, colinas y centros termales: la provincia de Udine ofrece la posibilidad de practicar numerosas actividades al aire libre, en cualquier período del año.
En la zona costera se pueden practicar todos los deportes acuáticos y náuticos; la llanura y la zona de colinas están llenas de recorridos para practicar el senderismo o para pasear a caballo o en bicicleta.
Interesantes excursiones pueden hacerse en la laguna de Marano, lugar ideal también para la observación de las numerosas especies de pájaros presentes en cada estación.

 Desde Forni di Sopra hasta Ravascletto, del complejo del Tarvisiano hasta Sella Nevea: la montaña udinese es un destino privilegiado para las excursiones en ambientes puros con raquetas de nieve, escaladas de cascadas heladas y sobre todo esquí, snowboard y esquí de fondo gracias a una gran red de pistas e instalaciones que se extienden hasta la frontera con Austria y Eslovenia.

En el litoral de Lignano Sabbiadoro, entre las verdes colinas y cerca de los Alpes, diferentes centros de golf ofrecen a los aficionados amplias posibilidades de combinar deporte, diversión y relax.
Curas y tratamientos de bienestar están garantizados por las termas de Lignano Sabbiadoro que aprovechan las valiosas propiedades de las aguas marinas y por otros establecimientos termales, como las termas de Arta, en Carnia, conocidas desde la época romana.

El territorio ofrece un calendario rico en eventos y citas, como por ejemplo las hogueras de Epifanía de origen celta (“pignarui”), utilizadas en la tradición campesina como augurio de un buen año, mientras en Cividale del Friuli, la Epifanía se celebra con la característica “Messa dello Spadone” (Misa del Espadón). Entre las manifestaciones religiosas destaca el Palio de San Donato en Cividale del Friuli, con un desfile en traje de época (agosto); entre los eventos folklóricos hay que mencionar la recreación anual histórica de Palmanova (julio). 

Son muchas las ferias dedicadas a los productos típicos, como las fiestas del vino y los eventos organizados en San Daniele y Sauris para celebrar sus famosos jamones crudos. 

Los productos de la tierra, sobre todo el arroz, los frijoles y las verduras son los protagonistas de la cocina udinese. En la zona de la baja llanura y de la franja lacustre prevalecen las preparaciones a base de pescado, entre las cuales el caldo de pescado, típico de Marano Lagunare.

Prosiguiendo hacia el interior y el norte de la provincia abunda la carne y los sabores más fuertes con amplia difusión de sopas de patatas y judías y de la "bisna”, polenta con judías y verza crauti.
Además de los platos a base de arroz, los "cjalzons", son característicos de la zona de Udine, raviolis rellenos de queso, huevos y verduras; el “frico”, queso Montasio frito, la tortilla con hierbas y el salame cocido con la polenta.

Especialidades del área de las colinas del Forgarese son: guiso de jabalí con polenta, corzo guisado y “tagliatelle” (tallarines) con salsa de liebre.
Productos típicos de fama internacional son el jamón San Daniele y el de Sauris.
Entre los postres se destaca la “gubana” que es un milhojas con nueces, licores y especias, típicas de los valles del Natisone.

La provincia ofrece una amplia gama de apreciados vinos como el Merlot, Cabernet, Pinot Grigio, Chardonnay y el particular Picolit.