Está vd. en Home / Descubre Italia / Emilia Romaña / Ravenna

Ravenna

  • Descripción
  • Qué ver
  • Qué hacer
  • Qué probar

Por una ciudad de fascinantes evocaciones bizantinas, un itinerario a lo largo de la costa adriática a través de dunas de arena y espesos pinares, nos conducirá a descubrir de la provincia de Rávena.
Situada en la región de Emilia Romaña, esta provincia se extiende desde su interior hasta la costa del Adriático.

Es una tierra de variado aspecto que va desde las zonas de montaña del interior hasta las llanuras y que prosigue hasta concluir en el Adriático.
El río Reno por tramos, y los valles de Comacchio en el norte, marcan la frontera con la provincia de Ferrara mientras que al sur linda con las provincias de Forli-Cesena y Florencia.
La franja litoral de Rávena al este tiene costas bajas más bien rectilíneas y estupendos pinares que acompañan la costa, como la de San Vitale en el norte de Rávena, Classe y Cervia al sur.

Al oeste se extiende la llanura con Lugo, Bagnacavallo, Massa Lombarda que la enriquecen con sus cascos antiguos y la historia de cada una de estas ciudades. Los colores de los cereales, de los frutales, de las forrajeras que crecen por estos lados, transforman la llanura en un contraste de fuertes sensaciones.

El territorio cuenta con numerosos ambientes naturales, con valles y humedales de los más numerosos y protegidos de Italia. El Parque Regional del Delta del Po de Emilia Romaña cubre todas estas zonas, consideradas de las más ricas en cuanto a biodiversidad con una abundante y variada flora y fauna.

Durante siglos la ciudad de Rávena ha sido el centro del mundo, en un primer momento como capital del Imperio Romano de Occidente con Tedorico Rey de los Godos, posteriormente como centro del Imperio Bizantino, cuando cambió radicalmente la arquitectura de la ciudad enriqueciéndose con monumentos y mosaicos.

Rávena es considerada una de las ciudades más interesantes de la región Emilia Romaña, única por el complejo de monumentos paleocristianos y bizantinos que la caracterizan.
La céntrica Plaza de Popolo marca el centro histórico de la ciudad con el Palacio de Gobierno, hoy sede de la prefectura que ocupa los dos tercios de la plaza y el Palacio Municipal, que tiene en la fachada dos columnas venecianas de granito.

Rávena acoge las más altas realizaciones de arte paleocristiano, la Basílica de San Vitale, con un extraordinario espacio interior enriquecido por decoraciones marmóreas y de mosaicos, entre los cuales resaltan los espléndidos mosaicos bizantinos del ábside, en oro verde brillante.
Al lado se encuentra otra obra maestra, el Mausoleo de Gala Placidia, que posee un exterior muy sencillo en pleno contraste con el interior rico y armónico con mosaicos de vivaces colores azules pavo real, verde musgo, oro y naranja. En el Complejo Monástico de San Vitale se encuentra el Museo Nacional, que completa el patrimonio artístico cultural de Rávena con restos de épocas romanas, ciclos de frescos y colecciones de tejidos y marfiles.

El Baptisterio de los Ariani, es también parte integrante de la Rávena paleocristiana con su forma octogonal y el estupendo mosaico de la cúpula.
Volviendo hacia la Plaza del Popolo, no muy lejos se encuentra la Tumba de Dante, pequeño templo de estilo neoclásico que guarda los restos del insigne poeta italiano que murió en Rávena en 1321.

Notable es también la Basílica de San Apolinar el Nuevo, con su estupendo campanario cilíndrico sobre el lado derecho y su interior decorado con mosaicos de intensa luminosidad, algunos de importancia clásica, otros de estilo bizantino. Visita obligatoria el Baptisterio Neoniano, considerado el monumento más antiguo de Rávena y el mejor conservado, y sus bellísimos mosaicos, el Mausoleo de Teodorico un poco alejado del núcleo histórico.

Un itinerario fuera de la ciudad de Rávena nos lleva a la Basílica de San Apolinar en Classe con su campanario cilíndrico, las elegantes columnas rematadas por capiteles bizantinos y sus mosaicos. 
No lejos de la misma se extiende Pineta di Classe, el pinar de Classe que engloba también el de San Vitale y el de Cervia, integrantes del Parque Regional del Delta del Po.

Siempre en la costa encontramos Cervia, lugar de veraneo de los más apreciados que además de su vocación hacia el turismo está lleno de eventos e iniciativas de todo tipo. Siguiendo siempre por la costa hacia el norte encontramos Milano Marittima, uno de los centros de la costa más frecuentados, donde hay numerosos locales.
Hacia levante se extiende el barrio balneario donde tiempo atrás se hospedó la escritora Grazia Deledda, a la cual la ciudad ha dedicado un monumento.

El interior cercano, que engloba Cervia y Milano Marittima está caracterizado por los espejos de agua de la antigua salina y por la famosa Pineta di Cervia. Una vez pasada Marina de Rávena y subiendo a lo largo de la costas del mar Adriático en dirección a Venecia se encuentra el característico centro de pescadores Porto Garibaldi,  encantador lugar de veraneo.

La ciudad de Faenza es famosa en todo el mundo por la antigua tradición de la elaboración artesanal de mayólica y cerámica. En 1908 fue dedicado a este arte el Museo Internacional de la Cerámica, reconstruido después de los graves daños sufridos en la segunda guerra mundial.
En la comuna de Russi se encuentra el yacimiento arqueológico de la villa romana de época augusta mientras en Lugo, el Pavaglione, nos lleva atrás en el tiempo cuando este claustro de enormes medidas albergaba el mercado de los capullos de los gusanos de seda. 

Un territorio tan variado permite de escoger varios itinerarios temáticos.
Para los amantes de la naturaleza y de las excursiones nada puede ser más emocionante que una parada en el oasis de Punte Alberete, entre silenciosos bosques, refugio de raras especies de pájaros y flora típica de ambientes palustres.
Después se puede hacer una visita al Museo de Rávena de Ciencias Naturales, en Sant’ Alberto, y el histórico Palazzone donde se expone, entre otras cosas, una colección ornitológica.

Los históricos pinares de San Vitale y de Classe monumentos únicos naturales, han sido incluidos en las zonas protegidas del Parque del Delta del Po. Esta zona de profundo interés natural, cuenta con numerosas especies de flora y fauna, algunas muy raras, y viene considerado como el lugar italiano más importante y uno de los mejores en Europa para el avistamiento de aves
Se recomienda la excursión en bicicleta a través de río Reno.

Los expertos en buceo pueden visitar los fondos marinos frente a Porto Corsini donde en 1965 se hundió la plataforma Paguro.
En la costa no faltan las oportunidades para quienes eligen unas vacaciones dedicadas al deporte con canchas de baloncesto, beach volley, escuelas de vela y esquí náutico, canchas de tenis y clubes hípicos.
También el golf se encuentra entre los deportes que se pueden hacer en esta provincia, con los verdes campos de Cervia y Riolo Terme.
Las termas son otro punto fuerte de la provincia, con sus centros termales de BrisighellaCerviaPunta Marina y Riolo Bagni óptimos para quien busca el bienestar en centros equipados que conjugan las necesidades de las vacaciones con las del cuidado y la salud.

Numerosos son los eventos en Rávena y provincia, una tierra de fuerte vocación turística.
Durante Mosaico de Noche se abren al público los lugares de arte también durante la noche, a fin de ver los estupendos mosaicos cambiar de color con las distintas luces artificiales en la oscuridad.
Entre los espectáculos más típicos, mencionamos la Fiesta de Primavera que tiene lugar en Rávena: en la noche del sábado un fantoche que representa a una vieja es llevada en procesión para luego ser quemada para propiciar la buena suerte en la nueva estación. 
El domingo la fiesta continúa con el desfile de carros y disfraces.
En Faenza se celebra el Palio del Niballo, donde un fantoche sarraceno tiene que ser golpeado por los representantes de los cinco barrios históricos de la ciudad para adjudicarse el premio. 

Entre los platos típicos de la provincia de Rávena encontramos  las recetas más amadas de la tradición de la gastronomía de Romaña como la típica “piadina” y la pasta hecha a mano.

Muchas recetas típicas, de hecho, son a base de “tortelli”, los “tortelloni”, de tamaño más grande rellenos de ricota y hierbas y los “cappelletti” rellenos de queso o carne. No hay que olvidar las “tagliatelle”“pappardelle”“tortellacci”, y la “tardura”, pasta con huevo y perejil servida en caldo.

La tradición del pescado permanece viva en toda la costa del mar Adriático, con el “brodetto a la marinara”, que utiliza varias especies de pescado y con las deliciosas albóndigas de mar, hechas con pulpa de pescado y mariscos.
Son muy apreciadas también las ranas con la famosa sopa, el arroz con carne de pato salvaje gallareta a la plancha.

En lo que se refiere a los postres hay que señalar entre lo más típico de la provincia el “dolce di San Michele” y el “burleng o migliaccio”, un postre a base de mosto, sangre de cerdo, almendras y fruta confitada.
Entre los productos típicos del territorio tenemos el aceite extra virgen de oliva y la alcachofa Moretto de Brisighellacastañasmielfrutas silvestresnectarinas de Romañamelocotones amarillos y blancos.

Entre los vinos tenemos el Albana de RomañaCagnina de RomañaColli di FaenzaSangiovese y Cabernet entre los tintos; Pignoletto y Trebbiano entre los blancos.