Está vd. en Home / Descubre Italia / Emilia Romaña / Rávena - Los monumentos religiosos paleocristianos

Rávena - Los monumentos religiosos paleocristianos

Ciudad de gran importancia ya en el siglo I a.C., Rávena se convirtió en la capital del Imperio Romano de Occidente en 402 d.C. También en los siglos posteriores (V y VI d.C.) ha sido muy importante, tanto durante la dominación de los ostrogodos, como bajo el Imperio Bizantino.
Como prueba de ese pasado sigue siendo un complejo de monumentos religiosos paleocristianos de extraordinario valor artístico, reconocido  Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.
Todos estos monumentos tienen unas decoraciones en mosaico y por eso Rávena es considerada la “ciudad de los mosaicos”.
Las obras paleocristianas son el Mausoleo de Gala Placidia, que tiene en su interior unos mosaicos impresionantes; el Mausoleo de Teodorico; el Baptisterio Neoniano o Baptisterio ortodoxo, que tiene una espléndida cúpula decorada con un mosaico polícromo; el Baptisterio arriano, con la cúpula cubierta de mosaico; la Basílica de San Apolinar Nuovo, con las paredes de la nave central completamente cubiertas de mosaicos ; la Basílica de San Vital, con los magníficos mosaicos del ábside y la Capilla Arzobispal. 
Apenas fueras de la ciudad se encuentra la Basílica de Sant’Apollinare in Classe, mejor conocida por sus mosaicos que representan al Santo Patrón de Ravenna, situado en un paisaje rural.