Está vd. en Home / Descubre Italia / Emilia Romaña / Forlì - Cesena

Forlì - Cesena

  • Descripción
  • Qué ver
  • Qué hacer
  • Qué comer

El mar, las colinas, la montaña, las termas o el encanto del arte, todo ello se encuentra en la provincia de Forlí-Cesena.
En el corazón de la verde Romaña el visitante descubrirá los particulares tesoros y rincones encantadores.
Situada en la zona oriental de la región Emilia Romaña, la provincia de Forli – Cesena se extiende al este hasta la costa del mar Adriático. 
La zona presenta una gran variedad de paisajes: colinas, montañas (como los Apeninos de Forlì y de Cesena) y mar en la costa Adriática.

La posición céntrica de la ciudad en la vía Emilia y el estar rodeada por estos paisajes, la han beneficiado a lo largo de la historia y convertido en centro de intercambios y de comunicación con el exterior y de conquista. 

La provincia de Forlí-Cesena es un continuo descubrir de aldeas y fortalezas, manantiales y cascadas, de lugares donde sumergirse en la naturaleza para unas vacaciones activas y divertidas. En fin, un territorio polifacético donde hasta el más exigente visitante no quedará desilusionado. 

Forlí, lleva las huellas de la arquitectura urbana de su historia, que ha quedado claramente marcada en la ciudad.
Partiendo desde Plaza Aurelio Saffi, centro de la vida ciudadana, donde se encuentra el monumento dedicado a Saffi, se nota un toque moderno debido a la compacta intervención llevada a cabo en época fascista; el Palacio del Municipio es de origen medieval, mientras el Palacio del Podestá se remonta al siglo XV.
Sin alejarnos de la plaza, el monumento más representativo de la ciudad es la Basílica de San Mercuriale, antigua abadía con un imponente campanario románico y numerosas obras de arte en su interior; un poco más allá se encuentra el Duomo (la catedral), que ha sido restaurado en los años 70.

Corso Díaz, Corso Garibaldi, Corso della República y Corso Mazzini son avenidas que atraviesan la ciudad, cada una con sus peculiaridades pero todas elegantemente ligadas por un equilibrio formal.
Pero Forlí es también y sobre todo tierra de cultura, gracias a sus muchos museos, entre los que destaca el Museo Cívico Arqueológico Santarelli, la Pinacoteca Cívica, el Museo Etnográfico Romagnolo Pergoli, Villa Saffi, el Museo del Resurgimiento Aurelio Saffi, y el Museo Romagnolo de Teatro. 
Merece una visita el antiguo Santuario de Santa María de las Gracias, fuera de la ciudad, llamado también de Fornò fue reconstruido en el siglo XVI, siendo su iglesia considerada como una de las más singulares iglesias circulares de Italia.

En Cesena, en la que se puede empezar por visitar Plaza del Popolo, centro cívico de la ciudad, y en la que se encuentra la fuente del siglo XVI de Francesco Masini y el Palacio Municipal del siglo XIV.
En las cercanías se encuentra la Fortaleza Malatestiana, abrazada por un estupendo parque en cuyo interior se encuentra el Museo de la Civilización Campesina Romañola, uno de los más importantes de la región. 
La Catedral, que se dice fue construida sobre un templo romano, es el punto central de la ciudad, mientras que la Biblioteca Malatestiana es un precioso cofre de cultura humanista que ha llegado intacto a nosotros.

Saliendo de Cesena se puede hacer una parada en Longiano, una aldea medieval con doble muralla dotada de tres puertas de entrada y una fortaleza en cuya entrada hay una pileta veneciana que recuerda la breve dominación de la Serenísima.
A mitad de camino entre Forlì y Cesena se encuentra el pueblo de Forlimpopoli, con una imponente fortaleza, sede además del Museo Cívico Arqueológico.
El nombre de la ciudad está ligado al de Pellegrino Artusi
A él se debe la codificación de la buena cocina italiana en su obra “La ciencia en la cocina y el arte de comer bien” que fue publicada por primera vez hace más de 100 años.
En el centro histórico de Forlimpopoli, se encuentra la Casa Artusi, centro de cultura gastronómica, dedicado a todos aquellos que desean profundizar la práctica y la cultura de la cocina casera.

En Montepoggioli, en las cercanías de Terra del Sole se encuentra uno de los mayores testimonios prehistóricos septentrionales italianos descubierto en 1983 en la localidad de Cà Belvedere, con miles de restos en piedra trabajados por los hombres primitivos.
Íntimamente ligada al mar, Cesenatico es una mezcla estupenda de alegría y hospitalidad que se respira entre los pescadores y las casas del Porto Canale, cuya estructura fue proyectada por Leonardo Da Vinci en 1502 por encargo de César Borgia. 

Merecen también ser visitados Savignano sul RubiconeGatteo y San Mauro Pascoli

La posibilidad de practicar deportes como trekking, paseos a caballo o en bicicleta de montaña, sonun complemento de la gran belleza de la tierra de Forlí Cesena.
El avistamiento de aves en el Oasis costero de Quattro Comuni, atrae a un turismo en aumento.
Esquí de velocidadesquí de fondoesquí alpinoexcursiones, son practicados en el Monte Fumaiolo, uno de los más altos del Apenino Tosco Romañolo, para transcurrir días inolvidables acompañados de la hospitalidad de la gente de montaña.

En cuanto a las termas, perlas de la provincia de Forlì–Cesena son sin lugar a duda Castrocaro Terme y Terra del SoleBagno di Romagna y Bertinoro. Con sus modernos y equipados complejos termales, en el verde territorio que las rodea, son una deliciosa invitación a los cuidados y al bienestar.
Para los apasionados del mar, entre Rímini y Rávena pueden encontrar un importante balneario, Cesenatico.

La Ruta de los vinos y de los sabores de los Valles de Forlì y Cesena es un itinerario que se desarrolla en distintos municipios y que a los sabores y colores de la gastronomía típica une la artesanía, las fiestas y las tradiciones populares de un territorio vocacionalmente hospitalario. 

Muchas son también las fiestas y festivales populares.
"Los sonidos del tiempo" es un festival de conciertos de fama internacional que tiene lugar en Cesena durante el verano.
En Cesenatico, la Regata Internacional de Vela de Pascua, saluda la llegada de la primavera y la Fiesta de Garibaldi recuerda la llegada del Héroe de Dos Mundos a estas tierras.
En Forlì se lleva a cabo la Sagra della Madonna del Fuoco (Feria de la Virgen del Fuego), con música, puestos gastronómicos y la típica “piadina” de anís.
En Forlimpopoli, la Fiesta della Segavecchia, inaugura la llegada de la primavera con una manifestación llena de colores.
En Castrocaro Terme, tiene lugar Desde la Edad Media al Renacimiento, con recreaciones históricas, mientras que en Terra del Sole, se lleva a cabo el Palio de Santa Reparata donde dos barrios del pueblo se retan tirando de la cuerda y con la ballesta. 

En la provincia de Forlí - Cesena, es posible probar todas las especialidades típicas de la región de Romaña, como son los cappelletti rellenos, los passatelli, el pasticcio a la romagnola y las tagliatelle

El pescado de calidad está muy presente en la cocina de la zona de Cesenatico: Sardoncinianchoas, paganellicaballas, mazzola

La pizza se prepara de mil maneras diferentes, riquísima también con mariscos.

Naturalmente no puede faltar en el menú  de la provincia de Forlí-Cesena el producto más famosos de la cocina romañola: la piadina.
La piadina se come generalmente con queso squacquerone, antepasado del queso stracchino, o también con embutidos, otra combinación que funciona a la perfección. 

Entre los vinos encontramos, el Albana, el Sangiovese, el Trebbiano, el Pagadebit, el Cagnina