Está vd. en Home / Descubre Italia / Emilia Romaña / Bolonia

Bolonia

  • Descripción
  • Qué ver
  • Qué hacer
  • Qué probar

Las tierras de la provincia de Bolonia son bellas y variadas. 
Una tierra que se extiende en la llanura, a lo largo de los ríos Reno y Panaro; entre colinas y montaña entre las dorsales del Santerno y el Senio, al este y  entre los ríos Reno, Panaro y Dardagna, al oeste. 

Son abundantes las llanuras, colinas, los valles y las zonas montañosas con los Apeninos Boloñeses y su pico más alto, el “Corno delle Scale” que alcanza casi los 2000 mt de altura. 
El territorio ofrece muchas zonas naturales, entre las que cabe destacar el Parque dei Gessi Bolognesi y Calanche dell’Abbadessa, el Parque de los Lagos de Suviana y Brasimone, el Parque Regional Abadía de Monteveglio, entre otros.

Bolonia y todo su territorio, ofrecen paisaje y naturaleza pero también arte y cultura. El turismo cultural se promociona y difunde, teniendo siempre muy en cuenta las exigencias de los turistas, con la voluntad de valorizar cada vez más el gran patrimonio que la ciudad y la provincia ofrecen. 

Centro etrusco en la antigüedad, galo luego, Bolonia fue también colonia y municipio romano. Entre sus murallas, de las cuales hoy día se conservan algunos vestigios, en el siglo XI surgió la primera Universidad del mundo.
Característica principal de la ciudad son los pórticos, que sólo en el centro alcanzan una longitud de alrededor de 37 kilómetros. Son la cinta que une calles, torres, palacios, tal es así que Bolonia es considerada la ciudad con más pórticos del mundo. 

Otra nota característica son sus torres, que se dice, eran en la edad media doscientas.
El tour de la capital Emiliana tiene que empezar en la Plaza Mayor, un amplio cuadrado, antiguamente mercado, y desde siempre punto de encuentro de la ciudad y de los acontecimientos cívicos, religiosos y lúdicos. A un lado se aprecia la imponente Basílica de San Petronio con su fachada incompleta, que aunque goza de gran majestuosidad nunca ha ejercido como Duomo, papel  reservado a la Catedral de San Pedro que se encuentra cerca.
Alrededor de San Petronio, el Palacio de los PodestàPalacio de los Notai, y Palacio de los Banchi

En las cercanías se encuentra Plaza de Neptuno donde está la Fuente de Neptuno con la estatua del dios Neptuno en bronce, obra de Giambologna. Célebres entre las tantas que se erigieron en la edad media, impactan las dos torres, llamadas degli Asinelli y Garisenda, desde las cuales se admira un precioso panorama de la ciudad. 
No muy lejos encontramos Plaza Cavour con sus pórticos y galerías en los que se aprecian los colores de maravillosos frescos.


Detrás de San Petronio, merece ser visitada la Iglesia de San Domingo, en la homónima plaza, uno de los complejos monumentales de mayor interés de la ciudad, con obras pictóricas y esculturas de gran atractivo.
El Conjunto de San Esteban, es un lugar de profundo interés histórico- religioso de la ciudad y se articula en siete edificios sagrados, iglesias, capillas, monasterio, todo en la espléndida plaza pavimentada con guijarros.
La Iglesia de Santiago el Mayor, asombra por el elegante pórtico lateral y por el excelente conjunto de frescos que alberga en su interior; no muy lejos se encuentra la Pinacoteca Nacional donde se encuentran obras de Giotto y su escuela, de Guido Reni, Guercino y el célebre Éxtasis de Santa Cecilia de Rafael.
En las afueras de la muralla, en las colinas se encuentra el Santuario de la Madonna de San Lucas, el más importante en la historia de la ciudad y que está unido a la misma por un largo pórtico que empieza en la Plaza de Puerta Zaragoza. También el complejo de San Miguel in Bosco siempre en las cercanías de la ciudad es de gran interés.

Andando por las calles que ldiscurren a lo largo del río Reno, es posible llegar a Casalecchio di Reno, donde se puede ver la presa del Reno construida alrededor del año 1100 y posteriormente consolidada, que servía para recoger las aguas que se necesitaban en las fábricas de Bolonia.
Bajando aún más, se encuentra Sasso Marconi, ya habitado tanto en época etrusca (de la cual se conservan algunas tumbas), como en época romana (de la cual queda en pie el imponente acueducto). Marzabotto, recordado en arqueología por los restos de la sugestiva ciudad etrusca descubierta, vuelve a la memoria por la masacre de 1830 civiles por parte del ejército alemán durante la segunda guerra mundial; a raíz de este hecho fue erigido el Monumento a los Caídos.

Otro recorrido sumamente interesante es el que nos lleva al sugerente pueblo de Budrio, ciudad antigua en la que se reconocen los signos de época romana y medieval en su planta urbana y famosa en todo el mundo por el instrumento musical inventado por Giuseppe Donati, la ocarina
El Museo dell’ Ocarina y de los instrumentos musicales en terracota es digno de verse, asi como el Museo de la Marioneta, la Pinacoteca Cívica Doménico Inzaghi y el Museo Arqueológico y Paleoambiental.

 Fuera de las murallas, en la fracción de Bagnarola, se encuentra el complejo de las Villas de Bagnarola denominado el “Versalles boloñés”; entre las mismas sobresale el Floriano, por sus dimensiones y belleza arquitectónica.
Un paseo, para finalizar, por la aldea de Pieve di CentroCastello d’ArgileImola y su centro histórico, San Giovanni in PersicetoSan Giorgio di Piano, la aldea de Bentivoglio con su imponente fortaleza, Medicina y mucha localidades más.

 

En un territorio que ofrece colinas, llanuras y montañas los amantes de las actividades al aire libre pueden elegir su meta preferida.
Los apasionados de la montaña podrán dirigirse hacia la naturaleza incontaminada del Monte Bibele, un macizo constituido por tres picos principales: Monte Bibele, el Tamburino, y el Monte Savino llamado así por la presencia de numerosos manantiales de agua. 
Otro itinerario comprende el espolón rocoso que domina los valles que se encuentran inmediatamente debajo, el Santuario de Santa María di Zena, conocido como Monte de las hormigas desde el cual se admira un panorama maravilloso sobre los valles del Idice y de Zena
Su nombre proviene de un fenómeno natural muy curioso, un espectáculo único en su género, la emigración de colonias de hormigas macho aladas, que desde el centro de Europa se dirigen hacia la cumbre para cumplir el vuelo nupcial. Después del apareamiento, las hormigas van a morir justamente en la zona del santuario. 
La particularidad del hecho ha llevado a la población a atribuir este comportamiento a un milagro y a vincularlo con la fiesta de la Virgen.
El monte es también ideal para los amantes del senderismo y de la bicicleta de montaña, con los distintos itinerarios a recorrer a lo largo de los valles de Zena y del Idice. 

Para los apasionados de escalada libre se aconseja visitar Badolo y la pared de roca que los escaladores llaman la Roca de Badolo; para el avistamiento de aves (birdwatching) es ideal la localidad de Bora di San Giovanni, una zona de recalificación ambiental donde descansan numerosas especies de pájaros. 

Para los aficionados del esquí y de snowboard, el conjunto del Corno alle Scale en los Apeninos Boloñeses ofrece centros de esquí e instalaciones excelentes y actividades deportivas para practicar todo el año en contacto con la naturaleza, con excursiones a caballo para descubrir el territorio y las tradiciones locales. 

El Parque Histórico-Natural de Monte Sole en Marzabotto posee un hábitat natural donde conviven distintos tipos de flora y fauna. La reserva ha sido dividida en 5 grandes aéreas para crear 5 itinerarios para hacer a pie, en bicicleta o a caballo.

Los amantes de las termas pueden encontrar en Porretta Terme un lugar donde transcurrir vacaciones regenerándose con las propiedades de las aguas y gracias a las modernas instalaciones termales y a la variedad de propuestas que ofrecen, como la de Castel San Pietro, de antiguos orígenes y no muy lejos de Bolonia.

Las Rutas del vino y de los sabores de Colli d’Imola, representa otro encuentro placentero con la historia, los paisajes naturales y la cultura gastronómica de este territorio; a través de itinerarios que se desarrollan a través de varias localidades de la provincia, es posible visitar ciudades y saborear los productos típicos del territorio utilizados en la cocina local.

Numerosas son las fiestas y festivales populares.
En Bolonia durante el fin de semana de la Ascensión, tiene lugar la Processione delle Arcate mientras en Casalecchio de Reno, se celebra la Fiesta de San Martino, en honor del santo patrón, con música, espectáculos, artistas de la calle, puestos de comida y mercados. La Festa degli Aquiloni (Fiesta de las Cometas) en Casalecchio di Reno y la Festa dei Cantastorie (Fiesta de los Cantacuentos) también son muy interesantes. 
En Imola el evento Lumi di Marzo es una feria tradicional de finales del invierno, con el encendido de la hoguera, ritos propiciatorios de tradición campesina, para saludar la llegada del mes de marzo. 
En la ciudad de Medicina destaca la Fiesta del Barbarossa con el Palio della Serpe; en Monteveglio, la Fiesta della Saracca; en Castel del Rio tienen lugar las Fiestas Renacentistas, que nos zambullen en la atmósfera del siglo XVI, con desfiles históricos, cenas renacentistas, músicos, caballos y caballeros y con el Palio del Biroccio.
Divertido de ver es el Carnaval de San Giovanni in Persiceto y de Borgo Tossignano, con carros alegóricos, y disfraces que desfilan por las calles del pueblo entre cantos y colores.

 La ciudad de Savignano es punto de referencia para los amantes de las trufas, y cuenta con el título de “Capital mundial de la Trufa” por la particular atención puesta en la difusión de la cultura de la trufa.
La Sagra del Tartufo Bianco Pregiato dei Colli Bolognesi (Feria de la Prestigiosa Trufa Blanca de las colinas Boloñesas), es la oportunidad ideal para aprender a conocer este producto, degustarlo y comprarlo. 

La provincia de Bolonia además es el lugar ideal para los apasionados de los motores. Además del evento del Motor Show, el Autódromo de Imola acoge cada año importantes carreras de coches y motos.

La provincia de Bolonia es una tierra famosa y apreciada por los buenos paladares.
Esta tierra es, en efecto, el paraíso de la pasta al huevo, que es el mayor orgullo de la región y por las calles de Bolonia es posible seguir la producción de “tortellini”.
En la mayoría se trata de pastas rellenas, a excepción de las “tagliatelle”, que se distinguen por la forma de anillo, de sombrero, de caramelo y con ripios.

 Los tortellini en Bolonia generalmente están rellenos de carne, mortadela y jamón, y se sirven en caldo de pollo o consomé de gallina o también sin caldo, para quien los prefiere secos. 
En los centros de la provincia los “tortelloni” se sirven rellenos de ricota y espinacas, condimentados con mantequilla y salvia.
Entre los primeros platos destacan las lasañas verdes al horno, condimentadas con la célebre salsa boloñesa.

Entres los platos a base de carne se encuentran el faisán, el pato, el jabalí, la liebre, las carnes asadas y los cocidos, desde el embutido de carne de cerdo, o la pata de cerdo, a los varios trozos de carne de buey, de pollo, de ternera, de lengua, todo presentando sumergidos en un caldo hirviendo.
También la mortadela es típica de la zona boloñesa, la misma ha obtenido el reconocimiento IGP. Se sirve en cubitos, como aperitivo junto a otros embutidos, cortada en tajadas finas, o utilizada como ingrediente en los rellenos. 

No hay que olvidar los espárragos, especialidad de Altedo, cocidos de varias maneras, y las patatas de Tolè di excelente calidad y conservabilidad.
Un postre típico de esta cocina es el “certosino bolognese” un dulce navideño preparado con harina, miel, fruta caramelizada, almendras, chocolate derretido, pasas de uva, piñones, mantequilla, semillas de anís y canela.

Entre los vinos la denominación Colli Bolognesi precede el nombre de los vinos blancos D.O.C.: Blanco PignolettoPinot BlancoRiesling ItalicoSauvignon. Entre los tintos: el BarberaCabernet SauvignonMerlot.