Está vd. en Home / Descubre Italia / Cerdeña / Sassari

Sassari

  • Descripción
  • Qué ver
  • Qué hacer
  • Qué probar

La Provincia de Sassari está situada en la parte nor-occidental de Cerdeña.
Dando al norte y al oeste al Mar de Cerdeña, limita al sur con las Provincias de Oristán y Nuoro, y al este con la Provincia de Olbia-Tempio.
Se extiende por 4.281 kilómetros cuadrados (el 17,8% del territorio sardo) y se compone de 66 municipios, incluidas algunas de las más hermosas localidades turísticas de la isla, como Castelsardo, Alguer (Alguero) y Stintino, además de la isla de la Asinara.

En la provincia está el único lago natural de Cerdeña, el lago de Baratz, además del lago artificial Coghinas.
Hay también una de las más amplias llanuras de Cerdeña, la Nurra, que hace tiempo fue una región malárica, saneada en época fascista, así como numerosas playas de rocas y de arena.

En la parte más interna de la provincia destaca el territorio del Logudoro, caracterizado por un paisaje de colinas y montañas, en donde encontramos el tercer pueblo sardo más alto sobre el nivel del mar, Pattada, famoso sobre todo por su producción de cuchillos artesanales, sa Resolza).
Desde el 1600 al 1500 a.C. se desarrolló en esta zona, como en otras partes de la isla, de la civilización nurágica, de la cual quedan numerosos testimonios.

Uno de los más famosos monumentos de Sassari es la fuente de Rosello, construida en estilo renacentista tardío y caracterizada por estatuas que representan las estaciones y por una estatua de San Gavino a caballo.
No hay que dejar de ver la Catedral de San Nicolás, erigida en el siglo XIII en el estilo románico y sucesivamente modificado en estilo gótico con fachada barroca; el Palacio Ducal, un edificio monumental del siglo XVIII de piedra calcárea; la Torre de San Antonio, uno de los restos de la muralla levantada en el siglo XIII, y también la Iglesia de San Pedro en Silki, edificada en el siglo XIII. Destaca también el Museo arqueológico-etnográfico G. A. Sanna, que acoge hallazgos desde el paleolítico al medievo.

Moviéndose desde Sassari, que está en la parte interna, hacia el mar y el Golfo de la Asinara, se encuentra la ciudad de Puerto Torres. Además del bello centro histórico, en Puerto Torres podemos admirar la basílica de San Gabino, uno de los más antiguos y importantes ejemplos de arquitectura románico-pisana de la isla; la basílica de San Gabino a Mar, edificada a mediados del siglo XIX junto a la antigua necrópolis Turris Libisonis (cuyos hallazgos están en el Antiquarium Turritanum); el Palacio del Rey Bárbaro; las termas Maetzke y las termas Pallottino, que acogen pavimentos con mosaicos que se remontan a la edad imperial romana, y finalmente, el puente romano, construido en la misma época imperial para permitir el pasaje de la ciudad a los campos.

Al noroeste de Puerto Torres, casi en el extremo de la pequeña península que se extiende hacia la isla de la Asinara, está el particular barrio de Stintino, que primero fue una aldea de pescadores y hoy día es famoso centro de veraneo, gracias a las playas doradas y al mar límpido. Prosiguiendo hacia el norte llegamos al Parque Nacional de la Asinara, que toma el nombre por la isla (que está en el centro) y es también área marina protegida.

Bajando hacia el sur, siempre por la costa, encontramos el promontorio calcáreo de Capo Caccia, y la maravillosa ensenada de Puerto Conte. En la parte occidental de Capo Caccia, sobre el mar, se encuentra la escalada del Cabriol (del corzo), con sus 665 peldaños excavados en la pared de roca y que llevan a la entrada de la Cueva de Neptuno, una de las más impresionantes del Mediterráneo. Se puede llegar también por mar, en ferry desde Alguer.

En la parte contraria de la Cueva de Neptuno se abre la entrada a la Cueva Verde, en cuyo interior se han encontrado restos de presencia humana remontantes al neolítico. También está la Cueva de los Bordados, a la que se llega sólo por mar. Toda la ensenada de Puerto Conte es parte de la Reserva Marina de Capo Caccia-Isola Piana. Son de señalar en la zona de los Nuraga Palmaneva y la Necrópolis de Abghelu Ruju.

Siguiendo por la costa, llegamos a la maravillosa ciudad de Alguer, rica en monumentos. Entre éstos recordamos las torres antiguas, que tiempo atrás circundaban todo el pueblo y de las que hoy día quedan sólo siete (entre las cuales, la Torre de Sant Joan, la Torre de l’Esperò Reial, la Torre de Sant Jaume, la Torre de la Polvorera); los bastiones, antigua obra de fortificación de la ciudad; la Plàia Civica, que representa la plaza medieval de la ciudad; la Catedral de Santa María, edificada en 1500, en estilo gótico-catalán y la Plàia del Bisbe, plaza en estilo neoclásico, donde se encuentran el Teatro Cívico, el Palacio Episcopal y la Casa Doria.

También notable es la ciudad de Castelsardo, centro histórico de los más interesantes de Cerdeña, que se halla al nordeste de Sassari, en la parte contraria respeto a Alguer. Paseando por el centro histórico de Castelsardo podemos admirar el castillo, de origen medieval, que acoge el Museo de la Cestería Mediterránea, con complejos cestos hechos a mano; la Iglesia de Santa María, que acoge el famoso Cristo Negro (Lu Criltu Nieddu), uno de los más antiguos de Cerdeña; la Catedral de San Antonio Abad, edificada en el siglo XVI y que acoge un espléndido retablo, obra juvenil de un artista desconocido indicado con el nombre de Maestro de Castelsardo.

En la zona alrededor de Castelsardo son de señalar las famosas domus de janas, tumbas prehistóricas utilizadas por largo tiempo como cárcel y después, hasta no hace mucho, como casa; la Roca del Elefante, que toma su nombre por la rara forma de paquidermo, y la nuraga Paddaggiu.

En la zona suroriental de Sassari, destaca la ciudad de Ozieri, donde es posible admirar la Iglesia y el Convento de San Francisco, el Museo municipal arqueológico y la catedral de la Inmaculada. Y también, en la zona, recordamos los restos del Castillo del Goceano o de Burgos, el parque de Ortachis (con prados, numerosas fuentes y una hermosa cascada) y el Valle de Nuragas, un conjunto de monumentos de la civilización nurágica en que se destaca el complejo de la palacio nurágico de Santu Antine, entre los más grandes y famosos de la isla.

En la provincia de Sassari están algunas de las más hermosas playas de Cerdeña, que hacen de ella el lugar ideal para los amantes de las vacaciones en el mar.
Entre todas ellas, destacan las playas del Golfo de la Asinara, como la playa de Platamona o la playa de la Pelosa, en Stintino, con aguas color esmeralda, protegida por la baja Isla Piana. Y además, las playas del Lido de San Juan y de las Bombardas en Alguer, la playa de Balai en Puerto Torres y la de Lu Bagnu cerca de Castelsardo.

Además, en la zona del Parque Nacional de la Asinara, se pueden organizar diferentes tipos de excursiones para descubrir la flora y la fauna marina y terrestre, destacando los característicos burritos albinos, símbolo de la isla. En el Parque se pueden hacer excursiones guiadas a pie (senderismo), en autobús, en tren, con todoterreno, en bicicleta y a caballo. Y además, inmersiones acuáticas, excursiones en barco de vela así como la pesca.

Como en toda la isla, no faltan en la Provincia de Sassari numeros acontecimientos, fiestas, manifestaciones folklóricas. Entre éstas, sobresale la Cabalgada sarda que tiene lugar el penúltimo domingo de mayo en Sassari, y que abre la estación turística de la isla. Para la ocasión desfilan en trajes tradicionales hombres, mujeres, muchachos, ancianos y niños, algunos a pie y otros a caballo. En Castelsardo es de señalar la procesión de Lunissanti, que tiene lugar el Lunes Santo, con procesión de antorchas, por la tarde, por las calles de la ciudad. 

En la cocina de Sassari, se utilizan mucho las verduras: entre los platos típicos están la cavolata (sopa de coles con carne de cerdo) y la favata (habas cocinadas con manteca, longaniza y aromas).
Otros platos típicos son la cordula de cordero (tripas de cordero aromatizadas con enebro), los calamares asados, y los moscardini cocidos con tomate.

Entre los dulces recordamos los papassini (a base de nueces y uvas pasas) y los sospiri de Ozieri (garapiñada de pasta de almendras con miel envueltos en una capa de azúcar y chocolate).

Además, son de señalar los pueblos de Ittiri y Thiesi. El primero es famoso por su producción de alcachofas, aceite (numerosos premios ganados a nivel nacional por los productores de Ittiri), dulces, miel, pan, embutidos y quesos. El segundo es conocido en todo el mundo por su producción de queso.

Entre los vinos recordamos el Moscado de Sorso-Sennori, además de una amplia producción en la zona de Alguer de vinos blancos, tintos y rosados, que se exportan por todo el mundo.