Está vd. en Home / Descubre Italia / Cerdeña / Olbia-Tempio

Olbia-Tempio

  • Descripción
  • Qué ver
  • Qué hacer
  • Qué probar

La provincia de Olbia Tempio da al norte al Mar de Cerdeña, un estrecho canal que divide la isla de Córcega, y al este al Mar Tirreno. Limita al oeste con la provincia de Sassari y al sur con la provincia de Nuoro.
Es una provincia de reciente creación: de hecho, fue instituida a raiz de una ley regional de 2001 que previó una nueva repartición del territorio sardo, elevando el número de provincias de cuatro a ocho. Pero, las modificaciones de las provincias se realizaron sólo en mayo 2005.

Se extiende por 3.397 kilómetros cuadrados (el 14,1% del territorio sardo) y se compone de 26 municipios, incluidas las dos capitales de provincia, Olbia y Tempio Pausania y el Archipiélago de la Magdalena, con el homónimo Parque Nacional Geo Marino.

Además, es parte de esta provincia la región histórica de la Gallura (con excepción de los municipios de Viddalba y Erula), que comprende la parte nor-oriental de la isla, desde el río Coghinas a Monte Nieddu, y a San Teodoro y litando al sur con el macizo de Limbara.

La provincia de Olbia-Tempio tiene mar, llanura, colina, montaña, zonas cultivadas y zonas desérticas. Típicas de esta zona, sobre todo en Gallura, son las rocas de granito que, erosionadas por el viento y la lluvia, presentan formas de montañas en miniatura y de extraordinarias esculturas naturales. Hay también numerosos bosques de encinas, de los que se extrae corcho, que se conoce en la zona como “oro mórbido” y se utiliza en los más variados productos.

Los aficionados a la arqueología pueden encontrar testimonios de civilización prenurágica, nurágica, púnica, romana y medieval. Otra particularidad de la provincia es la presencia de asentamientos rurales, llamados stazzi (rediles), pequeñas empresas de agricultura y pastoreo, de gestión familiar, creadas originalmente por los pastores en los siglos XVII y XVIII. Numerosos y prósperos tiempo atrás, los rediles se han ido progresivamente abandonado a causa de la urbanización, que ha ocupado esta zona en las últimas decenas después del desarrollo de la industria turística.
Esto ha interesado sobre todo las zonas alrededor de Arzachena, pobladas hasta la mitad del siglo XX sólo por campesinos y pastores.

En 1962, el príncipe árabe Karim Aga Khan IV realizó en esta zona, tras la creación del “Consorcio Costa Esmeralda”, una grande operación turística e immobiliaria, explotando las bellezas naturales del territorio para construir un paraíso del turismo de lujo. Hoy día, esta zona de Cerdeña es una de los más famosos lugares de vacaciones no solo de Italia, sino también de todo el mundo.

El centro histórico en Olbia ofrece numerosos monumentos interesantes.
Destaca la Iglesia de San Pablo, de 1747, el Palacete Umbertino, que acoge la biblioteca municipal y una colección de hallazgos de edad nurágica, así como la Iglesia de San Simplicio, entre los ejemplos más interesantes de arquitectura románica en la isla, edificada entre el siglo XI y el siglo XII con bloques de granito.

A pocos kilómetros desde la ciudad está el complejo nurágico de Cabu Abbas y el Pozo sagrado Sa Testa, que se remonta a los siglos VIII-VI a.C. y estimados como los más interesantes monumentos de este tipo en Cerdeña.

En el golfo de Olbia hallamos la maravillosa Isla de Tavolara, un immenso tablado calcáreo que conserva su paisaje natural gracias a la prohibición de construcción, impuesto por el municipio de Olbia. Destino de turistas en verano, la isla es parte del Área marina protegida Tavolara-Punta Coda Cavallo.

Al ir de Olbia hacia el interir de Cerdeña, se llega a Arzachena, pueblo vivió un gran desarrollo en la segunda mitad del siglo XX. El territorio alrededor de Arzachena es rico en monumentos arqueológicos de gran interés, como las tumbas de los gigantes de Lu Coddhu ‘Ecchiuj y de Li Lolghi (gigantescos monumentos funerarios), la necrópolis de Li Muri, el templo de Malchittu y el dolmen de Ladas, que es un monumento funerario del segundo-tercer milenio a.C.

En el pueblecito de Luras hallamos el Museo etnográfico Galluras-Fragmentos de civilización de Gallura, basado en la perfecta reconstrucción de los ambientes típicos de la antigua civilización de Gallura.
A unos cuarenta kilómetros de Olbia, hacia el interior de la isla, encontramos otra capital de provincia, Tempio Pausania. El pueblo surge sobre un altiplano granítico donde se ven las cumbres del gran macizo del monte Limbara, un paraíso para los excursionistas. Importante centro de producción de vino y de corcho, es también un lugar de vacaciones conocido por las propriedades terapéuticas de las aguas oligominerales de las famosas fuentes de Rinaggiu, sede de una importante instalación termal.

Pero, si bien sus zonas interiores son, sin duda alguna, encantadoras, el verdadero punto fuerte de la provincia de Olbia-Tempio es la zona costera.
Desde Olbia hacia la punta del norte de Cerdeña, tras el centro turístico-marinero de lujo de Porto Rotondo y después de haber costeado el golfo de Cugnaga, llegamos a la famosa Costa Esmeralda, llamada así por el particular color del mar, con transparencias verdes y turquesas. El centro de la Costa Esmeralda es Porto Cervo, situado en una cala reparada y con numerosas instalaciones turísticas, como el equipado puerto turístico, con más de 700 puestos para embarcaciones. El pueblo se organiza entorno a la famosa “plazuela” y culmina con la Iglesia de Stella Maris.

En la zona alrededor de Porto Cervo hay muchas localidades que merecen ser señaladas: Cala de Volpe, Poltu Quatu, Bahía Sardinia o Cannigione, además de las maravillosas playas de Capriccioli y Liscia Ruia.

La variedad de paisajes de la provincia de Olbia-Tempio, con mar, llanura, colinas y montaña, la convierten en un lugar ideal para diferentes actividades en contacto con la naturaleza. Para los aficionados a las excursiones, hay bastantes localidades en las que se puede practicar el senderismo, con la ayuda de guías especializados. Por ejemplo, en el Monte Limbara, cerca de Tempio Pausania, se pueden descubrir granito, bosques, arroyos, recorrer antiguos senderos que llevan al oasis de la repoblación de muflones y gamos. Y además, el promontorio de Capo Figari, cerca de Golfo Aranci, donde se pueden divisar numerosas especies de aves, como el ratonero, el águila pescadora y el halcón peregrino.

Y son numerosas las posibilidades de excursión en el Parque Nacional del Archpiélago de la Magdalena: no sólo la clásica excursión en barca, para descubrir maravillas como la “playa rosa” de Budelli, sino también excursiones subacuáticas y en kayak. El Parque es también un paraíso para los aficionados a la fotografía y a la observación de aves: de hecho, se encuentran especies raras como la pardela cenicienta, la pardela pichoneta, el paíño europeo y la gaviota de Audouin.

Para los aficionados al mar y los que buscan relax, la provincia de Olbia-Tempio acoge las más hermosas playas de Italia, como la Liscia Ruja, las pequeñas playas de Punta Capriccioli, la playa del Príncipe y la playa del Romazzino.

Para los amantes del bullicio, la zona de la Costa Esmeralda, en los meses de verano (de junio a septiembre) ofrece muchos locales y discotecas abiertas hasta el amanecer y frecuentadas a menudo también por personajes del mundo del espectáculo o del deporte.

También en la provincia de Olbia-Tempio, como en toda Italia, tienen lugar fiestas y ferias populares: de entre éstas recordamos la “Feria Internacional del corcho” que tiene lugar en septiembre en Calangianus, la “Muestra de la alfombra de Aggius”, que se celebra en julio en Aggius, y sobre todo el “Carnaval de Tempio Pausania”, con el tradicional desfile de carrozas que llama cada vez a miles y miles personas de todos los rincones de la isla.

El plato más característico de la zona de Gallura es la suppa cuata, parecido a un soufflé hecho con pan duro en rebanadas, queso fresco rallado, nuez moscada, y perejil: todo ello bañado con caldo de oveja y hecho al horno.

Típicos de la zona son también li puligioni, raviolis con forma de medialuna rellenos con requesón y ralladura de limón y aliñados con abundante salsa de tomate y queso de oveja. Y además, li fiuritti, tallarines de sémola de trigo duro hechos a mano.

De la zona de Oschiri son características las panadas, pasta finísima enrollada y cocinada en el horno con relleno de anguilas de lago o de carne de cerdo y ternera. Las alubias se usan mucho en toda la provincia: primero vienen hervidas y después salteadas en sartén con mantequilla, tocino cortado muy fino, ajo fresco, menta y un poco de nata.
Otros platos típicos son lu pulceddu di latti, un pequeño cerdo de 6-10 kg cocinado en el horno o al asador, y la rivea, tripas de cordero o cabrito cortadas en trozos y cocinadas al asador o a fuego bajo.

Como en toda la isla, aquí tampoco faltan embutidos y quesos como queso de oveja, queso canastero, requesón, perette o de cabra.
Las zonas costeras han enriquecido la cocina tradicional con platos de pescado: Santa Teresa de Gallura, por ejemplo, es famosa por la pesca y la manera de cocinar la langosta.

Por último, no faltan los dulces, como las seadas, rollos de pasta rellenos de queso, fritos y cubiertos de miel; los papassini, de forma romboide y preparados con harina, manteca, huevos, almendras, piel de naranja triturada y después cubiertos con un glaseado blanco; los casciatini (pequeños quesos) pasta rellena de requesón, queso, huevos, azúcar y limón rallado.

Entre los vinos recordamos el Vermentino, el Moscado de Gallura y el Nebbiolo.