Está vd. en Home / Descubre Italia / Cerdeña / Cagliari

Cagliari

  • Descripción
  • Qué ver
  • Qué hacer
  • Qué probar

La Provincia de Cagliari está situada en la parte meridional de Cerdeña.
Dando al sur y a este al Mar Mediterráneo, limitando al norte con las Provincias de Nuoro, de Ogliastra y de Oristán, y al oeste con las Provincias de Carbonia-Iglesias y de Medio Campidano. Se extiende por una superficie de 4.569 kilómetros cuadrados (el 19% del territorio de la región) y comprende 71 municipios, incluido Cagliari, que es capital de Provincia y de Región.

Al igual que en toda la isla, también la Provincia de Cagliari presenta un territorio muy heterogéneo: es considerable la variedad de rocas, minerales, paisajes montañosos, cuevas y costas.

En el interior de la provincia está el Parque Natural Regional Montelargius-Saline, un raro ejemplo de ecosistema presente en areas fuertemente urbanizadas. Se trata de una de las más importantes zonas de Europa por el extraordinario número de aves que allí buscan refugio: solo en el lago de Molentargius habitan 177 de las 330 especies que componen la entera familia de las aves sardas, más de un cuarto de toda la familia de las aves europeas. En algunos periodos del año se pueden superar los 20.000 ejemplares. Entre ellos hay flamencos, garzas y garcetas.

El Parque limita con una de las más amplias playas de Italia, el Poetto, que se extiende por aproximadamente 8 kilómetros y es la primera playa de Cagliari.
Además, cerca de la capital de provincia está el Parque Regional de Sette Fratelli-Monte Genis, uno de los más amplios de la isla y hábitat natural del ciervo sardo, y el promontorio de la Silla del Diablo, llamado así porque, según la leyenda, Lucifer, después de ser expulsado del Paraíso, grabó en la roca el perfil de su silla.

La parte oriental de la Provincia está ocupada por la subregión del Sarabus y del Gerrei, en la que a principios del siglo XX se llevaron a cabo tareas de saneamiento para combatir la malaria: se trata de una zona salvaje, pero llena de pueblos peculiares.

La ciudad de Cagliari está situada en el centro del homónimo golfo, es capital de provincia y de región y posee un rico património histórico y artístico.
Es obligatoria la visita al barrio fortificado del Castillo, situado en una fortaleza que domina la ciudad y rico en monumentos de rara belleza: además del mismo Castillo están el bastión de Saint Remy, de época medieval, las Torres del Elefante y de San Pancracio y la Catedral de Santa María, situada en la maravillosa Plaza del Palacio, que acoge también al Palacio Regio.

Merece también de ser visitada la Cittadella dei Musei (Ciudadela de los Museos), formada por un ancho corral con en torno algunos edificios en que están las más importantes colecciones histórico-artísticas de la ciudad: están el Museo Arqueológico Nacional, que es el más importante del mundo en lo que atañe la civilización de las nuragas y que es rico en colecciones fenicio-púnicas; la Pinacoteca Nacional, el Museo de Arte siamés Stefano Cardu y la Coleccion de ceras de Clemente Susini.

Cagliari es rica en atractivos también fuera del Castillo, como el Anfiteatro y la Villa de Tigellio, de época romana, la Necrópolis de Tuvixeddu, con centenares de tumbas de entre el VI siglo a.C. y el I siglo d. C., la Gruta de la Vípera y la Basílica de San Saturnino, fundada en el V-VI siglo, huella importante de la época alto-medieval de la ciudad de Cagliari.

Son de visitar también los barrios de Stampace, Marina y Villanova. El primero era el barrio donde vivían burgueses y mercaderes, el segundo el de pescadores y marineros, y el tercero, de pastores y campesinos.
Además de la ciudad de Cagliari, también otras partes de la provincia están llenas de bellezas, como el Museo Etnográfico “I Ciclo della Vita” (“El Ciclo de la Vida”) de Quartu Sant’Elena, que acoge más de 5.000 hallazgos de entre los siglos XIII y XX, que testimonian las tradiciones de la sociedad agrícola y de los pastores de Cerdeña y de los rituales propiciatorios vinculados a dicha sociedad.

En la parte occidental de la Provincia es de señalar, entre las otras, la Iglesia de San Julián en Selargius, construida entre los siglos XII y XIII, la Tumba de los gigantes Is Concas, y el Parque Arqueológico de Cuccuru Nuraxi, en Settimo San Pietro, que acoge una nuraga, en parte destruida pero de la que se conserva un pozo sagrado.

El Parque Arqueológico de Nora, situado en una pequeña península del municipio de Pula, conserva los restos de algunos edificios típicos de la ciudad romana, pero sobre todo conserva una rico y original muestra de mosaicos, de los más importantes de Cerdeña, caracterizados por el uso constante de colores blanco, negro y ocre.

Para los aficionados al mar, la Provincia de Cagliari es el lugar ideal para ir de vacaciones, gracias a sus playas maravillosas: además de la playa de Poetto, que hemos ya citado, hay que citar la Playa de Tueredda, la de Puerto Piscinni, las playas alrededor de Villasimius, Costa Rei y Santa Margherita di Pula, localidades turísticas famosas y bien equipadas.

Además, la zona costera alrededor de Villasimius ha sido declarada área marina protegida con el objetivo de proteger la integridad de las playas y las especies vegetales y animales del fondo marino: por eso, en la zona se pueden hacer inmersiones y excursiones, por ejemplo en el promontorio de Capo Carbonara.

Pero, la provincia de Cagliari no es sólo un lugar de mar: la variedad de ambientes la hacen el lugar ideal para ir de excursión a pie o en bicicleta, y la zona alrededor del estanque de Montelargius es un verdadero paraíso por los aficionados de la fotografía y la observación de aves.

En toda la Provincia, además, se puede practicar equitación en numerosas localidades, y en la zona de la costa se practica mucho el windsurf. Algunos destinos turísticos tienen estructuras importantes como campos de golf.

Como en toda la isla, en Cagliari no faltan acontecimientos y manifestaciones folklóricas durante todo el año, entre las quales está la famosa Feria de San Efisio, una gran procesión en traje tradicional que tiene lugar cada 1 de mayo en la ciudad y que atrae a gente de todas partes de la isla.

Los pueblecitos de la zona de Serrabus conservan una de las más antiguas tradiciones sardas: la de los músicos de launeddas, instrumento de orígenes arcaicos, de tres tubos, empleado para acompañar las numerosas fiestas populares y las ceremonias religiosas de la zona.

Como en toda la isla, en la provincia de Cagliari no faltan entrantes a base de embutidos locales, acompañados por el clásico queso de oveja y dal pan frattau, es decir el pan carasau aliñado con tomate, aceite de oliva y parmesano.

Además, en la zona costera se hallan frecuentemente entrantes de mariscos a base de ensaladas de moluscos y crustáceos como cangrejos, gambas y langostas. Es típica de la zona de Cagliari la burrida, preparada con pintarroja y aliñada con nueces, aceitunas y setas.
Entre los primeros platos recordamos los malloreddus (ñoquis sardos) cocinados con ragú de salchicha, el mazzamurru o sopa de pan duro, y la sa fregula, pequeñas bolas de pasta hechas a mano y pasadas por el horno.

Entre los segundos platos se hallan frecuentemente los de origen campesino, como el cordero asado o en guiso (aliñado con salsa de tomates secos picados, ajo y aceite de oliva) y el cerdo asado (su porceddu), y los platos a base de cabrito o de caza. Otro plato típico es la cordula con guisantes, tripas de cordero sofritas en aceite de oliva con ajo y perejil y sucesivamente cocidas en olla con guisantes.

Entre las especialidades de mar de Cagliari son de señalar almejas y mejillones a schiscionera (preparadas en cazuela con ajo, aceite de oliva y perejil y espolvoreadas con pan rallado), la botarga (huevas de mújol o cabezudo saladas y curadas, cortadas en rodajas finas aliñadas con aceite de oliva), la langosta a la campidanese (langosta cocida y aliñada con aceite de oliva y zumo de limón) y su scabbecciu (peces conservados en sofrito de aceite de oliva, vinagre y ajo).

Entre los dulces están las sabrosas pardulas (conocidas también como formaggelle) a base de queso y requesón, los bianchittus, hechos con clara de huevo y azúcar, el Pan’e Saba (hecho con harina, pasas, nueces, piñones, almendras y canela) y los amaretti.

Los vinos de la provincia de Cagliari más conocidos son el Nuragus, la Malvasia, el Cannonau y el Campidano; el Mastino es un licor típico.