Está vd. en Home / Descubre Italia / Cerdeña

Cerdeña

  • Descripción
  • Qué ver
  • Qué hacer
  • Qué probar

Un viaje navegando en un mar de color esmeralda entre grandes y pequeñas calas de arena blanca... Esto es Cerdeña, una isla que sorprende al visitante con sus contrastes naturales, las luces y los colores de una región de antiguas tradiciones en una naturaleza virgen y salvaje. 

Situada en el corazón del Mediterráneo, con un territorio principalmente montañoso, sin altas cumbres, Cerdeña regala al visitante un ambiente natural único, suave y rudo al mismo tiempo. De hecho, la presencia del ser humano es ocasional en este territorio: hay grandes extensiones que permanecen mágicamente intactas, habitadas por ciervos, caballos salvajes y aves rapaces, ricas en bosques con árboles milenarios, estanques y pequeñas zonas desérticas

El mar reina con sus colores y se insinúa en las calas escondidas a lo largo de la costa, y en las playas, en las localidades más frecuentados. La Costa Esmeralda, cuenta con una pequeña joya como Porto Cervo, por poner sólo un ejemplo. Porto Vecchio es considerado el puerto turístico mejor equipado del Mediterráneo. Porto Rotondo es también una localidad famosa, frente al Golfo de Cugnana, con numerosas plazas y villas situadas en una magnífica naturaleza. 

Aquellos que prefieren las montañas, pueden ir a explorar la región Gennargentu, el mayor grupo de montañas de Cerdeña, con su paisaje pictórico, donde la naturaleza ocupa un lugar preponderante. Rica flora y fauna, con sus muflones, águilas reales, ciervos sardos y diversas especies al borde de la extinción. 

Entre sus maravillas, Cerdeña ofrece al visitante los complejos nurágicos esparcidos por todo el territorio: son monumentos únicos en el mundo que sirven de testimonio de una cultura antigua y misteriosa, que va del siglo XV al VI a.C.
Los nuraga, construidos con grandes bloques de piedra, se desarrollaron entorno a una torre central en forma de tronco de cono, que transmite solidez y potencia. Se trata de yacimientos arqueológicos donde aún hoy se pueden encontrar signos de antiguos rituales y de la vida doméstica. Entre todos ellos, el complejo de Barumini, en la provincia de Cagliari, figura en la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO

Las provincias son: Cagliari (capital), Carbonia-IglesiasNuoroOlbia-TempioOristanoMedio CampidanoSassari Ogliastra

Dar prioridad a las encantadoras bellezas que se pueden admirar en Cerdeña, no es fácil. San TeodoroSanta Teresa di GalluraPoltu Quatu o Baia Sardinia, son sólo algunos de los lugares fascinantes que merece la pena descubrir. 

Una de las primers zonas a visitar es el archipiélago de Maddalena con sus "siete hermanas", como se conoce a las principales islas del archipiélago, y navegar a lo largo de la costa del Parque Nacional de la Maddalena, con sus fondos marinos llenos de vida para los entusiastas del buceo.

Caprera, la segunda isla después de Maddalena, rica en prados y pinedas, acoge, además, el lugar donde vivió Garibaldi, transformada en casa-museo inmersa en la vegetación típicamente mediterránea, llena de recuerdos de la vida del héroe en esta isla, donde se encuentra su tumba y la de su familia. 

Navegando desde Caprera hasta el estrecho de Bonifacio, destaca la belleza de la isla Budelli, deshabitada y salvaje, con su espléndida playa Rosa, una obra de arte natural que debe su color a los corales y conchas.

En el extremo norte de la costa occidental de Cerdeña, frente al Parque Natural de la isla de Asinara, se extiende uno de los destinos turísticos más famosos, Stintino, capaz de combinar el encanto del pueblo pesquero con hoteles de alto nivel. Este pequeño pueblo marinero, que parece salir del pincel de un pintor con sus casitas blancas y el contraste entre el mar cristalino y el azul del cielo, ofrece infinitas posibilidades de entretenimiento, como el golf, las excursiones y el buceo, un paseo en bicicleta o a caballo. 

Frente a la playa La Pelosa se encuentra la Torre del mismo nombre, estructura del año 500, y una de las antiguas torres de avistamiento de toda Cerdeña. En la costa oriental de la isla, en el Golfo de Orosei, se encuentran amplias playas paradisíacas de arena clara, abrazadas por una naturaleza salvaje que el cemento no ha desfigurado. Numerosas cuevas y calas son el destino de los visitantes en un viaje de imágenes y sensaciones incomparables: Cala Biriola, la Gruta del Bue MarinoCala Liberotto y Cala Goloritzè son sólo algunos de los escenarios de la naturaleza donde el tiempo parece haberse detenido. 

Cerdeña sabe combinar el mar, la naturaleza, el folkclore, el misticismo y curiosidades, como las misteriosas tumbas de los gigantes y las "domus de Janas" (casa de las brujas) presentes en Sulcis Iglesiente, antiguas sepulturas escavadas en la roca que se encuentran en la región. Pero lo que hace famosa a la región son los Nuraga, antiquísimas torres de piedra que conformana estos monumentos megalíticos, los más grandes y mejor conservados de Europa. El pueblo nurágico por excelencia es Su Nuraxi di Barumini, en la provincia de Medio Campidano, considerado por la UNESCO Patrimonio Mundial de la Humanidad.

 En Cagliari, además de admirar las numerosas colonias de flamencos en la laguna, vale la pena asistir a las celebraciones y fiestas tradicionales que tienen lugar durante todo el año, especialmente la fiesta de San Efisio, uno de los más importantes acontecimientos religiosos y populares en toda Cerdeña.

Yendo hacia Oristano, hay que visitar los yacimientos arqueológicos de época romana, Tharros, desde donde se puede disfrutar de una magnífica vista panorámica sobre el mar. 

Stintino ofrece infinitas posibilidades para la recreación: golf, excursiones en barco y buceo, agradables paseos a pie, en bicicleta o a caballo, explorar caminos para disfrutar de la típica vegetación mediterránea y de antiguos restos arqueológicos, como los nuragas en la cercana Porto Torres


La permanencia en este lugar se hace aún más interesante cuando se puede asistir y participar, a finales de agosto, en la regata de la Vela Latina, un evento internacional dedicado a los barcos antiguos, y en la que se ven venir, sobre las aguas cristalinas de Stintino, cientos de barcos tradicionales de toda Italia. La Vela Latina fue la vela típica del Mediterráneo desde la época de las Repúblicas Marineras. 


La Maddalena, con sus islas azotadas por el viento, rica en ensenadas naturales y características playas, es un destino ideal para vacaciones en barco a vela. También para paseos a caballo y en bicicleta de montaña, modos alternativos para vivir la playa al atardecer y disfrutar de los paisajes y escenarios naturales. 


Vale la pena hacer una excursión en el Parque Nacional de Asinara, en la isla de su mismo nombre, considerada una de las más prometedoras del Mediterráneo, entre las colonias de los burros blancos que siguen viviendo en estado salvaje. Se pueden realizar un gran número de actividades, respetando las normas del parque: desde senderismo a lo largo de rutas temáticas, bicicletapaseos ecuestres en caballos nacidos y criados en la isla, excursiones en barco de vela, excursiones de buceo con guía, visitas en tren, admirando el paisaje y con paradas en los lugares más sorprendentes. 


En el Gennargentu, una zona montañosa de gran belleza, se pueden realizar diversas actividades como el senderismo y excursiones a sitios arqueológicos, así como esquíar en el Bruncu Espina, uno de los picos más altos, con sus 1829 metros, y Monte Spada, en el cual hay estaciones de esquí y varios restaurantes. 

La cocina sarda satisface los paladares más exigentes con su sencillez, sus ingredientes naturales y los productos locales de sabores delicados e intensos con los que se obtienen recetas deliciosas. El trigo es el ingrediente principal, elaborado en su más conocido producto, el pane carasau, pero también como base para la famosa malloreddus, los culurgiones y la fregola


No se puede marchar de la isla sin probar el delicioso porceddu, cochinillo a la parrilla servido en bandejas de corcho rociado con ramas de mirto. Para los sabores del mar, la langosta algueresa merece un elogio, al igual que la bottarga de Cabras y el atún de Carloforte. Entre los platos a base de pescado, la sopa de mejillones y los espaguetis con erizos de mar.

 Embutidos y quesos son los productos locales más sabrosos, entre los que destaca el queso de oveja sardo


A través de las sensaciones y placeres que da el vino, Cerdeña acompaña sus comidas con un excelente Vermentino de Gallura o Cannonau. También excelente es el licor de mirto