Está vd. en Home / Descubre Italia / Campania

Campania

  • Descripción
  • Qué ver
  • Qué hacer
  • Qué probar

La Campania, situada en la parte meridional de Italia, se extiende por la vertiente del mar Tirreno, desde la desembocadura del Garigliano hasta el Golfo de Policastro
La suavidad de su clima, la belleza de sus costas, la riqueza del arte y la historia y su amor por la cocina hacen de Campania una tierra para conocerla. 
Un viaje que comienza en el mar, rey indiscutible, con sus colores intensos, sus costas plagadas de bahías, calas y paredes rocosas, las islas del golfo de Nápoles, Capri, Isquia y Procida son auténticas obras maestras de la naturaleza.
Todo ello aún más fascinante si cabe gracias a la rica vegetación mediterránea, entorno de pequeños y encantadores pueblos donde pasar las vacaciones, inmersos en la historia y en las tradiciones de la región. 
El monumento natural que domina de forma imponente esta tierra es el Vesubio, oscuro y misterioso, amado por su belleza y temido por su potencia. Y después Nápoles, conocida en el mundo por la intensidad y la pasión de su música que, al igual que la ciudad, mezcla aspectos cultos y populares, sagrados y profanos, alegres y melancólicos. 
Sorrento está situada sobre una terraza de toba (roca volcánica) sobre un acantilado. En este rincón del paraíso, costas abruptas e inaccesibles se alternan con pequeñas y escondidas playas que dan vida a un paisaje único. Aquí la obra del hombre ha sido grandiosa. Hoy las zonas más inaccesibles están formadas por una serie de terrazas que van descendiendo hacia el mar, utilizadas para cultivar cítricos, olivos y vides. Son los jardines de los que emanan los embriagadores perfumes de naranjos, limones y azahar. 
Música, mar, diversión y naturaleza, pero también historia y cultura. Visitar lugares como PaestumHerculano, Pompeya y Torre Annunziata y la Cartuja de Padula o el Palacio Real de Caserta será una experiencia inolvidable, como de otro tiempo. 

Las provincias son: Nápoles (capital), CasertaBeneventoAvelino Salerno

Quienes optan por pasar sus vacaciones en Campania tendrán que decidirse por alguna de las muchísimas oportunidades que ofrece, pero, sin duda alguna, los cinco lugares declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco son las metas imprescindibles. 
Nápoles impresiona al visitante por su vitalidad, por los espléndidos colores de su mar, pero también por su historia, que aflora en cada rincón del casco antiguo, el más grande de Europa, un auténtico museo al aire libre. 
Dondequiera que se mire, se divisan rincones llenos de atractivo, templos, iglesias y obeliscos barrocos. Se pueden apreciar las antiguas artes manuales, desde la de los pesebres (San Gregorio Armenio) a los maestros lutieres, hasta llegar al antiguo Burgo de los Orfebres. Son infinitos los itinerarios que se pueden seguir: una visita a los castillos, o a los museos, villas y edificios históricos o un tour por las numerosas iglesias que albergan obras maestras de la escultura y la pintura de enorme valor. 
Por la excepcionalidad de sus restos y su estado de conservación, la Unesco ha acogido bajo su protección la Zona Arqueológica de Pompeya y Herculano, que en el 79 d.C., fueron completamente destruidas por el Vesubio. La lava volcánica originó su destrucción pero, al mismo tiempo, ha permitido su excepcional conservación  hasta nuestros días.
La Costa Amalfitana ofrece un paisaje único en el mundo: bahías, calas y pintorescos pueblecitos que, en un milagro de equilibrio, han permanecido sujetos a la montaña. El azul del mar, el verde de la flora mediterránea, los colores y las líneas de las pequeñas casas, se funden perfectamente entre sí creando uno de los recorridos más bellos de la costa italiana. SorrentoAmalfiRavelloVietri sul Mare y Positano son algunas de las preciosas perlas que componen el abanico de pequeños burgos, 12 en total, de la costa. Pequeños pesebres vivientes, con sus antiguas callejuelas, arcos y plazoletas, que fascinan por la atmósfera, los sonidos y los perfumes que emanan. 
El Palacio Real de Caserta, otro lugar Patrimonio de la Humanidad, es una auténtica obra maestra de arquitectura y decoración que alberga valiosísimas obras maestras. Visitando su interior impresiona la continua sucesión de obras de arte, estucos, bajorrelieves, frescos, esculturas y suelos decorados. Una obra de proporciones colosales: cuatro patios, 1200 habitaciones y más de 30 imponentes escalinatas -entre las que destaca la famosa Escalera de Honor con sus 116 peldaños- y un inmenso y espléndido parque como marco. 
Arqueología, naturaleza y tradición, son los tres elementos distintivos del Parque Nacional del Cilento y el Vallo di Diano, encrucijada de culturas y pueblos ya desde la prehistoria. Paestum puede presumir de contar con los tres templos griegos mejor conservados del mundo: el Templo de Hera, el más antiguo, el Templo de Poseidón, el más grande y el Templo de Ceres, dedicado en realidad a la diosa Atenea. 
En las costas del Cilento, en el año 540 a.C., desembarcaron los focenses, fundadores de Elea (hoy Velia), antigua ciudad famosa por haber alojado a grandes pensadores como Parménides. Imprescindible una visita a la Cartuja de San Lorenzo, mejor conocida como Cartuja de Padula, uno de los monasterios más grandes del mundo.
Un paisaje de singular belleza plasmado por el viento, el mar y el hombre: es lo que ofrecen Capri Isquia, lugares donde dedicar el día a relajarse y la noche a la diversión más desenfrenada. 

Campania ofrece un sinfín de maneras para vivir y descubrir la belleza de su tierra, una perfecta armonía de historianaturalezaculturafolklore y sabores auténticos.
Lugares donde pasar unas vacaciones en pos del conocimiento, el deporte y la diversión pero, sobre todo, donde regenerarse y reencontrar el equilibrio psicológico y físico dejándose mimar en uno de sus muchos balnearios. 
Y cuando se habla de termas se habla de Isquia, una de las perlas del Golfo de Nápoles, que gracias a sus orígenes volcánicos presume de tener uno de los mejores patrimonios hidrotermales del mundo. Modernos y equipados centros de salud y belleza ofrecen una amplia gama de tratamientos curativos y estéticos para volver a ponerse en forma, inmersos en el paisaje encantado de esta maravillosa isla. 
En el magnífico escenario del Golfo de Nápoles, además de Isquia, se encuentra uno de los lugares más famosos del mundo, Capri, la reina de la vida mundana y el lujo, punto de encuentro de personalidades políticas, personajes de la jet set y estrellas de cine. Un paseo por su famosa "piazzetta" es una parada obligatoria para llegar al corazón de este lugar lleno de atractivo y misterio. 
Las maravillas de esta isla son muchas, como muchas son también las maneras de admirarlas: alquilando las famosas y acogedoras embarcaciones “gozzi”, reservando un tour en helicóptero que sobrevuele toda la Bahía de Nápoles y las zonas de Herculano y Pompeya o bien, para quienes decidan quedarse en tierra, reservando una visita guiada para conocer los lugares más bellos y las anécdotas más curiosas. 
El mar es sin duda alguna el atractivo principal de Campania, pero también su interior es digno de mención. Senderos antiguos, algunos de los cuales se remontan a hace 2000 años, permiten penetrar en el corazón de los Parques Nacionales y Regionales que atesoran, en un contexto natural de excepción, muchos restos de la historia pasada. 
Y en una tierra besada por el sol y el mar no podían faltar excelentes producciones vinícolas, apreciadas a nivel internacional. Los amantes de la "sangre de Baco" podrán degustar una amplia gama de vinos, de gran calidad y de sabor más o menos intenso, recorriendo una de las Rutas del Vino, donde naturaleza, tradición y gusto serán los acompañantes de excepción. 
Tradiciones antiguas que encontramos de nuevo en las muchas ferias y manifestaciones organizadas en todo el territorio de Campania, que acoge también acontecimientos culturales de alcance internacional. 
En el escenario encantado de la Costa Amalfitana, se organiza cada año el Ravello Festival, cita imprescindible para quienes deseen dejarse conquistar por el atractivo de la gran música ejecutada en un escenario de incomparable atractivo. 

 Es una cocina alegre, optimista, famosa sobre todo por los productos típicos de su tierra. Gracias al sol, esta tierra puede presumir de los tomates más jugosos y sabrosos del mundo, que sazonan muchos platos locales y, no en último lugar, de su famosa pizza napolitana. Ya se ha convertido en una leyenda aquel "pizzaiolo" que inventó, en honor de Margarita de Saboya, una pizza tricolor condimentada con tomate, queso mozzarella y albahaca, que hoy en día aún perdura con el tradicional nombre de "pizza Margarita".
Nápoles también es la patria de los espaguetis. Los condimentos son variados y sabrosos, si bien lo importante es la cocción apropiada para este arte, y en esto los napolitanos son unos auténticos maestros. 
Otra de las joyas de la corona de esta región es la producción quesera, con su famosa mozzarella de búfala campana DOP, magistralmente producida en las zonas de Mondragone, Battipaglia, Capua y Éboli. 
Los dulces más representativos son sin lugar a dudas la tarta “pastiera napolitana", las fragantes “sfogliatelle” (hojaldres) de requesón y el “babà”  empapado en licor y la refrescante "Delizia al limone".

El limoncello de Sorrento (un licor a base de limón) y los vinos de la región, desde el Taurasi hasta el Aglianico pasando por el Greco di Tufo, el Asprino d’Aversa, el Lacrima Christi, el Fiano y el Solopaca, acompañan maravillosamente una cena con los platos de la cocina napolitana, degustada quizás en una terraza con vistas al mar, a la luz de las velas, con una bonita canción napolitana de fondo.