Está vd. en Home / Descubre Italia / Calabria / Cosenza

Cosenza

  • Descripción
  • Qué ver
  • Qué hacer
  • Qué probar

Es una de las provincias más pobladas de Italia y la octava en cuanto a extensión. Con sus 228 kilómetros de costas, la provincia de Cosenza ocupa el 44,1% de la superficie de Calabria, casi toda la porción centro-septentrional de la región.

El territorio es muy especial, caracterizado sobre todo por montañas y colinas. Se extiende desde la costa jónica, al este, hasta la tirrena al oeste, desde el Macizo del Pollino en el norte, hasta el Altiplano de la Sila grande al sureste. Hay también llanuras, como la de Sibari, y grandes valles, como por ejemplo el valle del Crati. Zonas de colinas descienden hacia el norte y al este de la Sila Greca
Todo está caracterizado por una gran variedad, desde una costa a otra y en cada macizo montañoso. El turista se queda al mismo tiempo desorientado y fascinado. 

La provincia acoge ocho comunidades de montaña: Greca/Destra Crati, Alto Ionio, Pollino, Alto Tirreno/Appennino Paolano, Savuto, Delle Valli/Media Valle Crati, Silana y Media Valle Crati/Serre Cosentine.

El territorio de Cosenza, como el resto de Calabria, tiene las marcas de las evoluciones históricas desde la época prehistórica. En la costa se encuentran todavía yacimientos neolíticos que testimonian presencias humanas. Las vías de agua han sido una conexión valiosa desde la época de la Magna Grecia y en época romana. En el medievo fue tierra de conquista bizantina, lo que aportó beneficios a la economía del territorio con la introducción de las técnicas agrícolas y la producción sericícola, y favoreció la agregación social de los pueblos presentes. Los efectos se ven todavía hoy en su arquitectura elegante y refinada, así como también han dejado huella en los siglos posteriores los normandos, la casa de Anjou-Sicilia, los aragoneses y los españoles

Scalea, CosenzaCosenza, llamada también ciudad de los “bruzi”, es una de las ciudades más antiguas de Calabria y surge sobre siete colinas en el valle del Crati, en la confluencia con el Busento. Antaño era conocida como la Atenas de Italia gracias a su pasado cultural, y hoy acoge el campus universitario más grande de Italia. 

La ciudad antigua se caracteriza por sus callejuelas empinadas, estrechas y tortuosas y en los últimos años está volviendo a vivir una gran vivacidad. El casco histórico es uno de los más bellos y antiguos de Italia: los edificios monumentales, los palacios patronales, el diseño urbano y el laberinto de calles en torno a los edificios antiguos y a las iglesias. 

La actividad cultural de la ciudad se desarrolla gracias a iniciativas teatrales en lugares como el teatro de tradición A. Rendano, el histórico Cinemateatro Italia y el Teatro Stabile d'Innovazione della Calabria. La Accademia Cosentina se ocupa de defender y valorizar a artistas y científicos. El Museo de los Brettii, inaugurado en 2009 en el complejo monumental del siglo XV de S. Agostino, es el polo cultural de la ciudad. Cabe destacar también el Museo delle Rimembranze y el Museo all’Aperto Bilotti

Rocca Imperiale se asoma al Mar Jónico y limita con Basilicata. La población está dominada por una imponente Rocca, que ordenó construir Federico II.
Rende es una antigua población romana entre los torrentes Emoli y Surdo, que posteriormente se desarrolló en el valle del Crati; aquí los normandos construyeron el castillo y la muralla. Corigliano Calabro tiene orígenes medievales, y está dominado por un castillo imponente. El antiguo barrio de Ognissanti se coloca en gradas sobre una colina, con sus calles estrechas y sugestivas. 

En Rossano se puede visitar el Museo del Regaliz Giorgio Amarelli y el Museo diocesano de Arte sacro, mientras que en Praia a Mare el Museo municipal expone obras de artistas contemporáneos. Mormanno, en cambio, aún conserva las huellas de los fundadores longobardos, encaramada como un castillo sobre un espolón rocoso.

Río Busento, Crati, Cosenza | Fuente: wikicommonsLa variedad de paisajes convierte al territorio de Cosenza en un lugar ideal para largas excursiones de senderismo. El protagonista de la fauna local es sin lugar a dudas el lobo, que aún vive en el altiplano boscoso fuera de la ciudad de Cosenza, y de la cual aún es símbolo hoy día.

Los senderos marcados para las rutas abarcan desde el descubrimiento de antiguas iglesias hasta los panoramas que se pueden admirar desde puentes de madera. En las zonas de colinas y de llanura son frecuentes las excursiones a caballo. Por todas partes los aficionados a la fotografía pueden encontrar inspiraciones para marcos únicos y sugestivos. En invierno se organizan también excursiones con raquetas de montaña. Hay además instalaciones de esquí, en las zonas más altas de la Sila.

En el Parque Nacional del Pollino es posible hacer rafting y canoa, sobre todo en el río Lao, entre los cañones y barrancos. En los últimos años se ha extendido la práctica del nordic walking, un deporte tranquilo y apto para todos: se anda con bastones específicamente diseñados. El torrente Iannello se puede remontar haciendo barranquismo en este afluente del río Lao, caracterizado por numerosas cascadas. En la excursión, durante la visita al Parque del Pollino, el guía proporciona la cuerda para los pasos en cordada.
 
En la costa hay algunos parques acuáticos, como Odissea 2000, en Zolfara, cerca de Rossano. Además, la costa está equipada para los deportes acuáticos, desde el windsurf hasta el esquí náutico. Hay también campos de voley playa y fútbol sala. En el interior se pueden visitar numerosas ferias y fiestas para degustar los platos típicos y volver a descubrir las tradiciones locales. 

Fusilli y guindilla, CosenzaLas especialidades típicas de la zona de Cosenza están preparadas con productos sencillos y auténticos. Los cuddrurieddri son rosquillas saladas preparadas en la fiesta de la Inmaculada y durante todo el período navideño. Los turididdri son dulces de Navidad fritos cubiertos de miel de higos; mientras que las scaliddre están glaseadas con azúcar. 

Entre los primeros platos está la pitta 'mpigliata, los fusilli (pasta fresca), la pasta con patatas are tijeddra, patatas y pipareddre (pimientos) fritos, brócoli con salchicha, lagane e ciciari (tallarines anchos y garbanzos). Hay que probar también la pasta fresca con setas de la Sila. Entre los platos de pescado el más famoso es el bacalao frito y los espaguetis con anchoas y miga de pan frita. 

Dulces típicos de San Giuseppe son los mostaccioli, bollos con miel de abejas o higos, mosto cocido, harina y almendras, con típicas formas que derivan de las antiguas ofrendas a las divinidades. 

Muy apreciado es el licor de regaliz