Está vd. en Home / Descubre Italia / Basilicata / Matera

Matera

  • Descripciòn
  • Qué ver
  • Qué hacer
  • Qué probar

Matera, una de las dos provincias de Basilicata, limita al este con el Mar Jónico, al norte con Apulia (provincia de Bari y provincia de Taranto), al oeste con la provincia de Potenza y al sur con Calabria (provincia de Cosenza). Desde el punto de vista geográfico se divide en dos tipologías, una zona llana (Metapontino) y una montañosa (Collina materana), con un clima más frío donde a menudo en invierno se producen densas nevadas. 

Pertenecen al territorio provincial dos reservas naturales regionales: la Reserva regional San Giuliano, que incluye el homónimo lago artificial y que constituye una importante zona húmeda para la nidificación de los pájaros, y el Bosque Pantano de Policoro, oasis del WWF, residuo de las extensas formaciones forestales de tallo alto que cubrían toda la costa pantanosa antes de las intervenciones de saneamiento. 

En el territorio se encuentra también la zona monumental-ambiental de los Calanchi (formaciones arcillosas profundamente erosionadas por las aguas en surcos, grietas, crestas afiladas y pequeños valles), el Parque natural de Gallipoli CognatoPiccole Dolomiti Lucane y una pequeña parte del Parque nacional del Pollino. Un seguro atractivo para los visitantes son los "Sassi" de Matera: casas sobrepuestas y unidas por tortuosas calles y amplias escalinatas, literalmente construidas en la roca de l amontaña. un auténtico espectáculo que ha sido incluido, en 1993, en la World Heritage List de la UNESCO.
 

Hablando de Matera, no se pueden dejar de mencionar los famosísimos Sassi, que han hecho famosa a la ciudad en todo el mundo, y que ya por sí mismos justifican un viaje a Basilicata. Registrados en la lista del patrimonio de la humanidad de la UNESCO desde 1993, los “Sassi de Matera” son casas (superpuestas unas a otras y unidas entre sí por callejuelas tortuosas y amplias escalinatas), habitadas desde la antigüedad hasta mediados del siglo pasado, donde sólo la fachada es pared de albañilería, mientras que el resto (a menudo un ambiente único) está excavado en la roca. En frente de los "sassi" se sitúa un imponente barranco que ofrece una vista espectacular.

 El término Sassi en este caso significa “barrios pedregosos habitados”, y se ha utilizado desde el medievo para indicar los dos barrios que nacieron alrededor del núcleo originario de la ciudad vieja, la Civita, ocupando las dos cuencas cársicas sobresalientes los acantilados del torrente Gravina: el Sasso Barisano y el Sasso Caveoso

Además de las casas, completan el panorama arquitectónico una serie de iglesias, también excavadas en la roca. Entre los monumentos más significativos del Sasso Caveoso encontramos la iglesia de San Pedro Caveoso pequeña Iglesia rupestre de Santa Lucía de las Malve, construida por una comunidad benedictina alrededor del siglo VIII, la iglesia de Virgen de Idris, que lleva a la cripta de San Juan in Monterrone, plagada de frescos de diferentes épocas, el Cementerio barbárico en el Rione Malve y las cuatro iglesias rupestres del Convicinio de Sant’Antonio

En el Sasso Barisano señalamos la Iglesia San Pedro Barisano, una de las iglesias más grandes de Matera excavadas en la roca, la Iglesia de la Virgen de la Virtud, que pertenecía a un antiquísimo monasterio y la Iglesia de San Agustín, de estilo barroco, construida en 1591. 

En Matera hay que visitar también la Catedral, realizada entre 1268-70 en estilo románico, Palazzo Lanfranchi, máxima expresión de la arquitectura del siglo XVII en Matera, y los numerosos museos de la ciudad, entre los que destacan el Museo Arqueológico nacional “Domenico Ridola”, el Museo Nacional de Arte Medieval y Moderno y el MUSMA, Museo de la Escultura Contemporánea de Matera. 

En las cercanías de Matera se encuentra el Parque arqueológico histórico y natural de las Iglesias rupestres de la zona de Matera, que alberga un patrimonio histórico y arqueológico de valor extraordinario: más de 160 iglesias rupestres, tres poblados neolíticos (Serra d’Alto, Timmari y Murgia Timone), y un número indeterminado de tumbas prehistóricas. 

En la zona sur-oriental de Matera se encuentran además una serie de pequeñas ciudades como Montescaglioso, con su maravillosa Abadía de San Michele Arcangelo; Miglionico, con el imponente Castillo del Malconsiglio; Bernalda, con el Castillo del siglo XV, y también Tricarico, Grassano, Irsina y Ferrandina, todas ricas en monumentos. 

Siguiendo hacia el sur se llega a la sugestiva zona de los Calanchi, con colinas de arcillas blancas, pináculos, conos, y pequeños cañones excavados por el sol y la lluvia. En esta zona señalamos también la encantadora aldea de Craco, hoy deshabitada, pero llena de estratificaciones históricas, con su castillo y un grupo de casas enrocadas tras las cuales se extienden callejas, escaleras, y pequeñas plazas. 
También cabe señalar la ciudad de Tursi, con el Barrio Rabatana, las ruinas del castillo y la Iglesia de S. Maria Maggiore de la Rabatana, y la iglesia de S.Maria d’Anglona. 

Por último, recomendamos la zona costera del Mar Jónico, única zona llana de la provincia, rica en hallazgos arqueológicos, ya que en el pasado fue uno de los mayores centros de la Magna Grecia. Señalamos en particular el área arqueológica de Metaponto, con sus ruinas, entre las que destaca el templo en estilo dórico-arcaico dedicado a Afrodita, edificado alrededor del 470 a.C. Además la antigua ágora con el teatro y el Museo Arqueológico Nacional de Metaponto, rico en restos arqueólogicos. 

Hay que mencionar, por último, Policoro, con el Castillo, el Parque Arqueológico con las ruinas griegas y el Museo Nacional de la Siritide. 

La provincia de Matera es rica en parques naturales, lugares ideales para excursiones en busca de la exuberante vegetación y de la rica fauna local: en todas las reservas es posible organizar excursiones a pie (senderismo), pero también en bicicleta o a caballo, para sumergirse en la sugerente atmósfera de estos lugares. 

En la Reserva Natural Bosco Pantano de Policoro, por ejemplo, un auténtico paraíso para los aficionados a la fotografía y al birdwatching, encontramos numerosas aves, como el aguilucho lagunero, el cormorán, la gallineta, la garza blanca mayor, la garza real y el coleópterofauna. El Parque natural de Gallipoli Cognato-Piccole Dolomiti Lucane está señalado por las mejores revistas de observación de aves; es fácil observar maravillosos ejemplares de milano real, cernícalos, halcón pelegrino, lechuzas, búhos y mochuelos, además de mamíferos como el jabalí, el lobo, el zorro, el tejón, el puercoespín, el gato salvaje, la liebre, el erizo, lirones, ardillas, comadrejas y garduñas y en los flujos de agua la nutria. Muy peculiar es la tortuga mediterránea, una pequeña tortuga con manchas amarillas en el caparazón, que vive cerca de los claros y de la vegetación mediterránea. 

La Provincia de Matera es el lugar ideal para quienes aman las vacaciones en el mar, con sus 30 kilómetros de costa en el mar Jónico: poco hormigón, grandes praderas y una vegetación mediterránea cerca de los grandes arenales hacen de estas playas el orgullo de los lucanos. Entre las localidades marítimas más equipadas destacan Policoro, Metaponto y Pisticci. 

Por lo que se refiere a la gastronomía, son muchos los puntos en común de la provincia de Matera con la cercana Apulia: en primer lugar, las orecchiette, que se preparan en salsa o con nabizas, brócoli, coliflor o miga de pan y pasas de Corinto. 

En cocina se utiliza mucho la guindilla, como en Calabria, que aquí tiene tres nombres diferentes: diavulicchiufrangisellocerasella
Otro plato tradicional de la zona de Matera es el cotto di fichi, una especie de compota hecha con higos, hervidos y secados. Una variedad de este producto tradicional es el cotto di fichi d'india (higos chumbos). Otro producto local es la seta cardoncello, cocinada en diferentes maneras o en crudo con requesón duro, limones y aceite de oliva de las Murge de Matera. 

Y aún hay más: la sopa de trigo y garbanzos y el cialled, sopa con pan duro, huevos, aceitunas, tomate y otras verduras. 
No faltan platos tradicionales unidos a los acontecimientos de carácter religioso. Típicos de la Semana Santa en Matera son los cardos con queso y huevos y los pirc'dduzz (pasta en trocitos aderezada con vino cotto), mientras que en Irsina se preparan los fusilli con miga de pan frita añadiendo el cotto di fichi

En la zona de Metaponto son típicos los platos de pescado, como el scapece (anchoas fritas y marinadas en vinagre) y el bacalao a la lucana, preparado con pimientos. En esta zona se utiliza mucho también la carne de cordero y de oveja. Otro plato tradicional es el gnummaridd', curiosos rollitos con menudillos de oveja y cabrito. La gastronomía de Matera incluye también platos con anguilas, cocinadas con guindilla, tomates, menta y laurel. 

Entre los quesos cabe destacar la ricotta, el pecorino, y la burrata. Entre los dulces, además de los higos con miel encontramos el pasch'nisch, un dulce típico del mes de septiembre preparado con sémola y mosto de uva y el cuccìa, en común con la provincia de Potenza, un dulce de trigo hervido, mezclado con chocolate, pepitas de granada, nueces y vino cotto.
Entre los vinos recomendamos Val BradanoSangioveseMoscatoMalvasiaElixir de nueces