Está vd. en Home / Descubre Italia / Apulia / Brindisi

Brindisi

  • Descripción
  • Qué ver
  • Qué hacer
  • Qué probar

Brindisi, conocida como la «Puerta de Oriente» desde la antigüedad, cuando se convierte en un importante atracadero para las tropas romanas en un primer momento, y para los mercaderes de la “Serenísima” más tarde. Un puerto en Apulia que, aún hoy, mantiene importantes lazos de unión turísticos y mercantiles con países de ultramar.

El litoral es bajo y arenoso a lo largo de toda la costa, gracias al clima suave que favorece la prolongación de las vacaciones hasta los meses otoñales.
Bonitas localidades turísticas, junto con una de las principales áreas naturales de la región y un importante centro termal, componen la oferta turística de la franja costera de Brindisi, donde no faltan importantes huellas de épocas lejanas. 

Gran parte del interior está ocupada por las Murge que, en la zona septentrional, se encuentran con el Valle de Itria, conocido como la Tierra de los Trulli. Campos cultivados se alternan, formando un mosaico de colores, con grandes extensiones de olivares, viñedos y diversas plantaciones de frutales, interrumpidos sólo por las carreteras y los esporádicos claros. Antiguos pueblos en fortalezas defensivas y torres de avistamiento narran la historia unida a Federico II de Svevia y a la dominación angevina, pero no faltan restos aún más antiguos asociados a la presencia de los mesapios en la época prehistórica. 

Catedral de BrindisiLa ciudad de Brindisi, situada en la costa adriática, surge entre dos profundas ensenadas, unidas al mar abierto por un estrecho y profundo canal, sobre el cual se asoma el Castillo Rojo, así llamado por el peculiar color de la piedra utilizada para su construcción. El Castillo Suevo, en cambio, se asoma hacia el canal de Poniente del área portuaria y, hoy, es sede de importantes eventos culturales. Entre los monumentos que no se deben perder, la iglesia de S. Juan en el Sepulcro con un espléndido pórtico de mármol finamente decorado y la Columna romana, un tiempo flanqueada por una “gemela” que hoy constituye la estructura de la famosa Columna de San Oronzo de Lecce.

Del verde tupido e intenso de los olivos, destaca la bella Ostuni, con su casco antiguo pintado de blanco y atravesado por un laberinto de callejones y patios, casas bajas y pasajes estrechísimos, sobre el que domina la majestuosa Catedral. 

Espléndidas son también las playas arenosas esparcidas a lo largo de la costa y bañadas por las transparentes aguas del Adriático, coloreadas con los reflejos de la flora mediterránea y la vegetación de los fondos marinos que alternan zonas de arena con zonas rocosas. Al norte de Ostuni, una de las más interesantes áreas naturales de la región, el oasis de WWF de Torre Guaceto. Las aguas del mar encuentran refugio insinuándose entre los acantilados, bahías arenosas y amplios cañaverales, al abrigo de una densa vegetación mediterránea que cubre el tramo de tierra firme. Hábitat ideal para agachadizas comunes, patos salvajes, ruiseñores bastardos y especies anfibias, pero también especies vegetales marinas como las praderas de posidonia oceánica, de gorgonácea y de coral.

Interesante la zona arqueológica de Egnazia, con importantes restos vinculados a la época romana y a la presencia de asentamientos aún más antiguos. Continuando el viaje hacia el interior, encontramos Cisternino, capital brindisina del Valle de Itria, donde blancas casas, estrechos callejones, patios y escaleras, arcos y balcones coloreados con flores diseñan esta pequeña joya de arquitectura. Edificios históricos de época medieval y renacentista hacen aún más interesante un paseo entre las calles del antiguo burgo.

El periodo medieval en esta tierra encuentra su máxima expresión en los antiguos burgos fortificados de las Murge brindisinas. El castillo de Oria, edificado en el siglo XIII por deseo del suevo Federico II, presenta una planta singular en forma de triángulo con la Torre del Espolón señalando el vértice, como si fuera la proa de una nave. Es bonita la Catedral con su cúpula policromada y dos torres, la del campanario y la del reloj, que se elevan elegantes sobre los techos de la población. A poca distancia se encuentra el Santuario de San Cosimo a la Mancha con un gran pórtio externo y la estatua del Redentor colocada en lo alto de la cima.

Es aconsejable un tour por los pueblecitos de la zona, Mesagne, San Vito dei Normanni, Francavilla Fontana y Ceglie Messàpica,  rincones llenos de historia y arte, testigos de un estilo de vida hoy en dìa olvidado.

Ostuni, la 'ciudad blanca', BrindisiNiños y adultos podrán maravillarse visitando el parque de animales silvestres más grande de Italia, situado a pocos kilómetros de Fasano. Tigres, leones, osos, elefantes, antílopes, jirafas, bisontes, ciervos, cebras y camellos viven, en absoluta libertad, en los espacios del parque, entre una exuberante vegetación mediterránea. El visitante, a bordo de su propio coche, podrá recorrer los itinerarios trazados y admirar, de cerca, estos bellísimos animales. El parque ofrece también la posibilidad de visitar la sala ornitológica, la tropical, el metrozoo y el sector oceánico, cada uno de ellos dedicado a alojar especies diversas: desde los papagayos a los diamantes australianos, de los caimanes a las serpientes, desde los osos a los hipopótamos, de los delfines a los pingüinos. Además del zoo safari, hay un gran parque de diversión con más de 25 grandes atracciones adaptadas a todas las edades.

Terapias curativas y tratamientos estéticos para reencontrar un óptimo equilibrio psico-físico se ofrecen en las Termas de Torre Canne, situadas en un maravilloso parque de coníferas, con un pequeño lago alimentado por manantiales subterráneos, conocidos por sus propiedades terapéuticas.

El oasis de WWF de Torre Guaceto, ofrece interesantes y divertidas oportunidades para pasar el tiempo libre, inmersos en una naturaleza fuera de lo común. Senderos y veredas son los itinerarios ideales para practicar el senderismo en bicicleta o dar largos y relajantes paseos. Las aguas cristalinas del mar, con sus juegos de color que abarcan del verde esmeralda al azul intenso, son el gimnasio ideal para practicar la observación del mar y el buceo admirando la belleza de los fondos marinos. Merece la pena dedicar una jornada al yoga, sumergidos en el silencio de este espléndido ambiente natural.

En verano, en Ostuni, en un clima de fiesta y con numerosos eventos musicales y folclóricos, tiene lugar la Feria popular “Viejos Tiempos” que recuerda colores, aromas, olores y sabores de antaño. Caminando por los callejones del burgo, se podrán revivir escenas de la vida rural, ambientadas en los talleres fielmente reconstruidos, y degustar deliciosos aperitivos de la tradicional gastronomía local. Punto fuerte de los festejos es la antigua procesión conocida como la Cabalgata de San Oronzo

Taralli y aceite de oliva, BrindisiiLos sabores de las tierras de Brindisi reflejan la identidad gastronómica de la mejor tradición apulense. El pescado, fresco y sabroso, es el príncipe de la mesa. Oricios, ostras, trozos de mero y pez espada, lubinas y, naturalmente, el pescado azul se preparan aquí con sencillez y acompañados de verduras de temporada, entre las que destacan las setas, los espárragos y verduras silvestres, las habas y la famosa cicerchia.

Viñedos y olivares garantizan la producción de vinos DOC y aceites de oliva virgen extra de alta calidad que en esta zona están protegidos con la Denominación de Origen de Colina de Brindisi.

Excelente también la producción de quesos, frescos y curados, realizados por ganaderías locales como la ricotta, el cacioricotta, y el pecorino (queso de oveja). Y como manda la tradición, variados tipos de pan: focacce, frise, pan y taralli, acompañan con su fragancia y perfume cada plato, desde los aperitivos hasta las sopas, desde los segundos a las guarniciones.

Mención aparte merecen la mandorla riccia (almendra rizada), dulce típico de Francavilla Fontana, friable por fuera y crujiente por dentro, y la galleta cegliese, con almedras tostadas, mermelada de cereza y limón, un exquisito pastel producido en Ceglie Messapica.