Está vd. en Home / Descubre Italia / Apulia / Barletta-Andria-Trani

Barletta-Andria-Trani

  • Descripción
  • Qué ver
  • Qué hacer
  • Qué probar

Barletta-Andria-Trani, la nueva provincia de Apulia se sitúa entre el Golfo de Manfredonia y la Tierra de Bari. Barletta y Trani se asoman a las transparentes aguas del Adriático, mientras que Andria, al interior, se encuentra al abrigo del Alta Murgia que ocupa gran parte del territorio provincial.

Huellas de antiguas civilizaciones, fortalezas medievales, interesantes arquitecturas y una naturaleza fuera de lo común es lo que ofrece este triángulo de Apulia. Un paisaje heterogéneo que va del azul intenso del mar, sobre el que se refleja el verde típico de la flora mediterránea, a los espacios sin fin de las Murge, una tierra donde el tiempo parece haberse parado.

Vastas extensiones de verde interrumpidas por el candor de las rocas, densos bosques que cambian de color según las estaciones, enmarañados canales un tiempo surcados por ríos y hoy dedicados a largas cultivaciones: esto es lo que aparece ante nuestros ojos viajando hacia el interior, donde el silencio sólo se rompe con los sonidos de la naturaleza y donde la vista no tiene límites.

Margarita de Savoya en el norte y Bisceglie al sur indican los límites de la franja costera, con bellísimos litorales arenosos bañados por las aguas cristalinas del mar Adriático. Sabores genuinos y antiguos oficios completan el relato de la historia y las tradiciones de estos espléndidos parajes. 

Castel del Monte, Barletta-Andria-TraniEn una sucesión de colinas, pastos, olivos y viñedos, sobre una colina de las Murge, a pocos kilómetros de Andria, se encuentra la más importante manifestación de la arquitectura sueva: Castillo del Monte.

La perfección de las formas, la armonía de los elementos provenientes de culturas diversas, el halo de misterio que lo circunda convierten esta imponente fortaleza en una obra maestra única, motivo por el cual ha sido declarado Patrimonio Mundial de la Humanidad. Fue Federico II de Suevia, personalidad polifacética y genial, quien lo hizo construir siguiendo personalmente cada mínimo detalle de su planificación. Catedrales y castillos son las joyas de la arquitectura que simbolizan el territorio de Apulia y esta provincia contiene algunos muy interesantes.

La Catedral de Trani, dedicada a San Nicolás Peregrino, ejemplo de arquitectura románico apulense, une con armonía y elegancia, estilos de épocas y culturas diversas. Considerada por algunos la “Reina de las catedrales de Apulia”, presenta un pórtico finamente decorado cerrado por una espléndida puerta en bronce, obra de Barisano de Trani, dividida en 32 recuadros y en cada uno de ellos está representado un personaje bíblico. El campanario de 59 metros, construido en distintas épocas, está decorado por una serie de parteluces , tríforas y pentáforas y termina con una cúspide octogonal. Del periodo renacentista data la construcción de elegantes edificios señoriles entre los que se encuentra el Palacio Caccetta con su fachada en estilo gótico tardío.

Barletta, famosa por el célebre “desafío”, presenta fuertes rasgos de origen medieval como el Castillo del siglo XII, sede del Museo Cívico que expone significativos testimonios de épocas lejanas. La Catedral, dedicada a Sta. María la Mayor y construida sobre una antigua construcción románica, el Coloso, imponente estatua de bronce del siglo IV y la Iglesia del Santo Sepulcro con una equilibrada estratificación de diversos estilos, son algunos de los interesantes monumentos que se pueden admirar durante un paseo por las calles de Barletta.

A poca distancia está Canne de la Batalla, escenario del enfrentamiento entre el ejército romano y el cartaginés, un libro de historia a cielo abierto que comienza su relato desde la prehistoria, pasa por la época romana y concluye con la medieval.

Un viaje en el tiempo lo ofrece Canosa, uno de los lugares que mejor narra los antiguos orígenes de esta tierra. En los alrededores han sido encontrados restos de necrópolis, subterráneos dedicados a diversos fines (hipogéos), mausoleos y numerosos restos que han convertido esta ciudad en uno de los centros arqueológicos más importantes de Apulia.

Es interesante también la Basílica Paleocristiana de San Leucio, sacada a la luz después de varias excavaciones, y el Museo Cívico que expone una colección de bajorrelieves, inscripciones, esculturas, mármoles, joyas y cerámicas que se remontana épocas lejanas. 

Monumento alla Disfida, Barletta¡Mar, sol, diversión y vida nocturna! La costa de Barletta y Trani ofrece todo esto a sus visitantes que podrán escoger entre el relajarse en las blancas playas o zambullirse en el azul del mar, expléndido gimnasio natural para practicar numerosos deportes, desde las inmersiones acuáticas  al buceo, desde el surf al  windsurf. Y por la noche, el panorama se ilumina de vida, luces y sonidos, ofreciendo mil maneras de divertirse, conocerse y llegar hasta altas horas de la madrugada en los numerosos locales abiertos hasta el amanecer.

Los apasionados de la gastronomía y de los vinos encontrarán en la provincia de Barletta-Andria-Trani muchas ocasiones para colmar sus deseos de sabores antiguos. La Carretera del Extravirgen Castillo del Monte, dedicada a la valorización de uno de los productos más preciados de Apulia, es un itinerario interesante por la belleza de los paisajes y los testimonios históricos –el más importante, el Castillo de Federico II– y por la posibilidad de ver de cerca, las varias fases de la producción del aceite.

En otoño se organiza el “QOCO” (Concurso de jóvenes Cocineros del Mediterráneo), que ha llegado ya a su III edición, y enfrenta a jóvenes talentos procedentes de distintos países y un rico programa de degustaciones para el público. Si tenéis ganas de “dulce”, no os perdáis el Museo de la Peladilla de Andria que, además de exponer una interesante colección de utensilios antiguos, proyecta un video con las principales fases de la preparación de los dulces praliné.

Atractivos son los festejos relacionados con el famoso Desafío de Barletta, con la evocación al famoso duelo entre caballeros italianos, guiados por Héctor Fieramosca y los franceses con “La Motte” a la cabeza. 

Orecchiette con cime di rapa, Barletta-Andria-TraniIngredientes sencillos y genuinos, regalados por la tierra y el mar, aliñados con aceite de oliva virgen extra son los elementos que caracterizan los buenos sabores unidos a esta provincia.

Achicoria hervida y aliñada con un poco de aceite, finos  espárragos de campo deliciosamente amargos, rúcula silvestre aromatizada y ligeramente picante y las conocidas cime di rapa, componen gustosos platos a base de verduras, utilizadas también para preparar sabrosas salsas para la pasta hecha rigurosamente a mano.

Los «lampascioni» (cebollas silvestres), óptimas con la tierna carne de cordero del lugar, la seta cardoncello, sabrosa cocida al horno o utilizada como condimento de otros platos, y la mórbida burrata, una mezcla de nata y mozzarella, son las joyas de la producción típica local. A la riqueza del mar se debe el sabor intenso de los segundos platos a base de pescado azul, crustáceos y moluscos, algunos consumidos crudos al modo tradicional.

Entre los productos de la repostería no podemos olvidarnos de los taralli  dulces azucarados, las galletas de almendras y las famosas peladillas artesanales con formas y colores variados: con almendras y avellanas tostadas bañadas en chocolate puro, con forma de fruta y rellenos de mazapán, de chocolate rellenos de licor, frutas confitadas o café. El Tinto Barletta, el Castillo del Monte y el Moscato de Trani son las marcas DOC que garantizan a los “buenos paladares” la combinación de todos estos manjares con vinos de óptima cualidad.