Está vd. en Home / Descubre Italia / Apulia / Bari

Bari

  • Descripción
  • Qué ver
  • Qué hacer
  • Qué probar

Bari, capital de la región de Apulia, se sitúa en una fértil llanura costera , con vistas a las aguas del Adriático e importante puerto turístico y comercial.

Detrás de Bari se encuentra el paisaje de la meseta de Murge, donde parece que se haya parado el tiempo. Paisajes sin límites muestran una zona árida con rocas, parajes cenagosos y barrancos que interrumpen la continuidad.
Amplios espacios que el hombre, durante siglos, ha adaptado a sus necesidades, aprovechando para los cultivos las pedregosas orillas de los ríos ahora secos. Olivos, almendros y viñedos dan color a las vastas extensiones de la meseta donde se encuentras viejas granjas, a menudo fortificadas, signo del doble papel de hacienda agrícola y pequeña estructura defensiva.

Son también numerosos los fenómenos cársticos: un paisaje único, esculpido por el agua y el paso del tiempo. En la provincia de Bari se encuentra uno de los ambientes más característicos de toda la región, el Valle de Itria, tierra de los famosos trulli, donde sus techos grises en forma de cono destacan entre los cultivos geométricos que cubren todo el valle. Zonas rocosas se alternan con playas de arena blanca y aguas cristalinas para completar la belleza.

Estamos en la costa de Bari que comienza en Molfetta, al norte, y termina al sur con Monopoli. Una ruta donde el encanto de la naturaleza se funde con pueblos pintorescos, embellecida con sus imponentes castillos y hermosas catedrales. Testimonio que podemos encontrar también en el interior, lleno de pueblos de gran encanto, capítulos del mismo libro de historia.

Fiestas y ferias, sabores auténticos y gustosos vinos son el alma de las tradiciones antiguas pero nunca olvidadas que la gente de esta tierra guarda con respeto y amor. 

Basílica de  San Nicolás, BariUn viaje por catedrales y castillos, que con su grandeza dominan muchos de los pueblos antiguos, es también una oportunidad para explorar la hermosa naturaleza de la provincia. Se parte desde Bari, un cruce de culturas desde tiempos antiguos. Una ciudad con dos almas: la del barrio antiguo, rodeado por una imponente muralla y atravesado por estrechas calles que hacen descubrir su rico patrimonio cultural, y la moderna, creada a principios del siglo XIX y transformada, con el tiempo, en la ciudad de hoy.

Dentro del perímetro de la muralla, en la parte vieja de la ciudad, encontramos el majestuoso castillo construido por el suevo Federico II, con un gran patio, hoy lugar para manifestaciones y eventos. Espléndido ejemplo de la arquitectura románica de Apulia es la gran Basílica de San Nicolás, que guarda los restos del Santo. La sencilla y luminosa fachada, con sus dos torres de diferente forma y altura, tiene tres puertas desde las que se accede a las naves interiores, donde se encuentran importantes obras. 

La segunda iglesia más importante de Bari es la Catedral, con una alta torre campanaria construida sobre edificios antiguos. Un rosetón finamente decorado y tres portales dan vida al diseño de la fachada principal. Un encantador ambiente interno es creado por el juego de volúmenes y de la luz que entra a través de los grandes orificios y que se refleja sobre los muros de piedra.
La nueva ciudad, encargada por Joaquín Murat, está atravesada por las principales calles comerciales como Corso Cavour, donde se encuentra el famoso Teatro Petruzzelli, el templo de la ópera de Bari.

En la parte sur de la provincia luce un hermoso rincón del Valle de Itria, la tierra de los trulli. Alberobello es sin duda la patria de las características construcciones cónicas, símbolo de Apulia, daclaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. En los alrededores se encuentra Locorotondo, pueblo blanco sobre un promontorio rocoso desde el que se puede admirar una maravillosa vista del valle que, en primavera, se transforma en una explosión de colores y perfumes. Un mosaico de viñedos, olivares, bosques y cultivos, delineados por pequeños muros blancos e intercalados por pequeños grupos de trulli. 

Los trulli de hoy, respetando la antigua tradición, han sido equipados con modernas comodidades y son una alternativa original a las clásicas habitaciones de hotel para pasar las vaciones. Vale la pena visitar el antiguo burgo de Locorotondo, protegido por muros y dibujado por estrechas callejuelas que serpentean entre bonitas casas totalmente blancas, con el único color de las flores que adornan los balcones.

Podemos continuar el viaje con una visita a Conversano, una pequeña ciudad que ha sabido defender su identidad histórica y cultural, sin renunciar a las ventajas de la modernidad. Imponente es el Castillo que domina la ciudad, con cuatro enormes torres en la dirección de los puntos cardinales para marcar los vértices de la planta trapezoidal. Creado como una estructura de defensa, se convierte en una residencia señorial por voluntad de los aragoneses que suavizan sus líneas y formas con unas obras estructurales en el exterior y en el interior. 

Son interesantes las obras expuestas en la Galería Municipal, ubicada en el castillo. Son también numerosos los edificios religiosos, como la catedral de estilo románico de Apulia. Es también interesante la arquitectura del centro histórico de Putignano, famosa por su renombrado Carnaval, y de Castellana Grotte, conocida por sus encantadoras cavidades subterráneas.

En la costa, se encuentra el antiguo pueblo de Polignano, sobre un acantilado con vistas al mar, lleno de cuevas y cavidades naturales, y Monopoli, con uno de los mares más hermosos de la provincia, antiguas granjas, villas y restos rupestres. Al norte de Bari encontramos Ruvo de Apulia con una de las catedrales más famosas de la región, conocida por sus peculiares líneas arquitectónicas, resultado de muchas modificaciones y restauraciones. No se debe perder una visita al Museo Arqueológico Nacional Jatta que expone una valiosa y antigua colección de cerámicas y pinturas.

En Murgia de los pastores, donde el paisaje pierde los colores cálidos del Mediterráneo y adopta los tonos oscuros de una tierra árida, está Altamura, conocida por su pan DOP (Denominación de Origen Protegida). Se encuentra encaramada sobre una meseta y las torres de su catedral, que parecen tocar el cielo, llaman la atención del visitante. Construida por Federico II de Suabia, la iglesia tuvo grandes cambios, como la construcción de dos torres a ambos lados de la fachada en lugar de dos campanarios que normalmente complementan la estructura de edificios religiosos.

Última etapa, pero no menos interesante, es Gravina in Puglia, tierra de canales, cuevas y depresiones rocosas erosionadas por las aguas y, en el pasado, utilizados por el hombre como refugios. 

Grutas de Castellana, BariEl trabajo constante de un antiguo río ha creado el mayor complejo cárstico de Italia, las Cuevas de Castellana, situadas en el corazón de las Murge.
Bellas estalactitas y estalagmitas en túneles y amplias cuevas, crean un escenario de encanto y misterio, alimentados por juegos de luces y sombras.

Dos itinerarios permiten explorar todos los rincones de este espectáculo de la naturaleza que impresiona a todos. Senderismo o ciclismo de montaña sirven igualmente para descubrir la belleza del Parque Nacional de Alta Murgia, excavado por parajes cenagosos, valles y barrancos, con interesantes ejemplares de flora y fauna.

En una tierra con un sabor y un perfume tan intenso que vale la pena hacer un viaje dedicado al redescubrimiento de los sabores de antaño, transmitidos de generación en generación. Una apetitosa ocasión para alegrar los paladares más exigentes y conocer las maravillas artísticas y naturales de los pueblos antiguos, desde Locorotondo hasta Ruvo de Apulia, desde Bitetto hasta Alberobello, desde Altamura hasta Conversano, sólo para nombrar unos pocos.

Pequeñas calas, largas costas, arrecifes bañados por aguas cristalinas ofrecen diversas maneras de vivir elespléndido mar de esta tierra. Muchas actividades para disfrutar (surfwindsurf, kite surfvelainmersión subacuáticabuceo, o la observación del mar), para divertirse por encima o por debajo del agua. Y después de un día de mar y sol, con una copa, sentados en uno de los muchos bares, comenzarán las diversiones de la tarde y de la noche.

Entre las fiestas y ferias, no se debe perder la fiesta patronal de San Nicolás en Bari, con la solemne procesión y un desfile histórico con cientos de personas, y el Carnaval de Putignano, un desfile de máscaras y carrozas alegóricas, acompañadas de sonidos y música. El desfile del martes por la noche del carnaval es impresionante, con luces y colores que resaltan en la oscuridad de la noche. 

Orecchiette y aceite de oliva, BariLa cocina se basa en una respetable variedad de pescados, un profundo vínculo con los productos de la tierra y las antiguas tradiciones.

La pasta en las formas más originales, preparada sólo con agua, harina y sal, es la reina de los primeros platos.  Orecchiettecavatelli y  fricelli, preparados artesanalmente, tienen la forma y la consistencia precisa para absorber los sabrosos aderezos a base de verduras, pescado o carne.

La habilidad de los panaderos se nota en la preparación de pizzas, focacce,  taralli picantes y en el famoso pan de Altamura, protegidos por la DOP, excelente como un simple acompañamiento, delicioso con un poco de aceite extra virgen Terra di Bari DOP, y con verduras y hortalizas.

Entre los frutos de la tierra, está el barattiere, pequeño fruto que se come crudo y en ensaladas, las uvas dulces y jugosas, y las aceitunas dulces  Termite de Biletto, sazonadas con sal, vinagre, aceite, especias y hierbas.

Aleatico, Gioia del Colle, Gravina y Locorotondo añaden a la bondad de la cocina típica local, la calidad de un excelente vino DOC.