Está vd. en Home / Descubre Italia / Apulia

Apulia

  • Descripción
  • Qué ver
  • Qué hacer
  • Qué probar

Conocida también como "Le Puglie", está región es una tierra plural, un lugar que encierra distintas almas, entre naturaleza, historia, tradición, sabor y espiritualidad, que se puede visitar doce meses al año.

Una tierra que esconde diferentes almas: así es Apulia, el "tacón de la bota", una región hermosa, en la que encontramos naturaleza, historia, tradición, sabor y espiritualidad, a visitar los doce meses del año.
Región encantadora donde, a lo largo de una franja de tierra, el mar se alarga con playas maravillosas para todos los gustos, desde las arenosas Torre dell'Orso y Porto Cesario a las riberas de escollos en Otranto y Santa María de Leuca, donde se encuentrar y se funden el mar Jónico -cristalino y tranquilo- y el Adriático- intensamente azul-. Los amantes del mar tendrán aquí mucho donde elegir: de Gallipoli, la "gema de Salento", hasta el Gargano, el "espolón de Italia", que se extiende en las aguas cristalinas del mar, hogar de las hermosas islas Tremiti.  

La naturaleza sigue siendo la protagonista en el Parque Nacional de Gargano y en el de Murge, con la salvaje Foresta Umbra, las salinas y los lagos. Hay que visitar la reserva marina de Torre Guaceto, los profundos barrancos de Laterza y los grandes sumideros de Altamura, que, con sus paisajes evocadores caracterizan el interior de la región.

Y para aquellos que quieran hacer un viaje en la historia, Apulia ofrece una amplia gama de sitios que hablan de los orígenes antiguos de esta tierra: desde la Prehistoria hasta la Magna Grecia, desde la edad imperial hasta el Renacimiento, las glorias del barroco de Lecce y de Salento. Los trullos, como los de Valle Itria, ofrecen un bello testimonio del pasado rural de la Región mientras numerosos castillos surgen a lo largo de las costas del sur, recordando los tiempos en los que mercancías y peligros llegaban del mar. 

Los amantes de la tradición y la música popular no pueden dejar de visitar el territorio en el período de ferias y fiestas de los pueblos que, en verano, se mueven de una localidad a otra de la región.

Las provincias son: Bari (capital), BrindisiFoggia, LecceBarletta-Andria-Trani Taranto

Son numerosas las cosas que hay que ver en Apulia, desde la historia antigua hasta el período medieval y barroco, desde los castillos que flanquean el mar y los pequeños pueblos donde reviven las obras maestras de la artesanía.

Para los más devotos, aunque no sólo para ellos, una etapa inevitable es San Giovanni Rotondo (Foggia), para realizar una visita a los lugares de San Pío de Pietrelcina,  para visitar los santuarios del santo: el convento capuchino de Santa Maria delle Grazie, donde el Padre Pío murió en 1968, y la nueva iglesia diseñada por el famoso arquitecto Renzo Piano, inaugurada en 2004.
 
Para una completa inmersión en la historio y tradición, Alberobello es una parada obligatoria. Patria de los "trulli", pintorescas casas de piedra y techo cónico construidas a mano sin argamasa, únicas en su tipo en ser incluidas en la lista Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.
 
Además de los trulli, Apulia cuenta con otro sitio de la UNESCO en la ciudad de Andria, el Castel del Monte, una obra maestra de la arquitectura medieval construida por Frederick II de Hohenstaufen en el siglo XIII. Es interesante saber que el 8 es el "número guía" del castillo: 8 son los lados de la planta del castillo, 8 son las habitaciones de la planta baja y del primer piso, dispuestas en forma de octágono y 8 son las enormes torres, obviamente en planta octagonal.
 
San Domino, San Nicola, Capraia, Cretaccio y Pianosa son las cinco islas del paraíso que es el archipiélago Tremiti, una miniatura donde historia y naturaleza se funden a la perfección, ofreciendo un maravilloso paisaje. 

Los dos mares de Apulia ofrecen increíbles oportunidades para aquellos que prefieren las vacaciones de deporte en contacto directo con la naturaleza. Para quien ama la emoción de explorar el fascinante y misterioso ambiente del mar, no faltan las oportunidades.

Las aguas cristalinas de Tremiti ofrecen un paisaje maravilloso, animado por sus ensenadas, cuevas y los profundos fondos marinos, todo con los colores de una vegetación densa y poblada por muchas especies de peces. Santa María de Leuca, entre el mar Jónico y el Adriático, es otro destino que no se puede perder. En el fondo del mar, algunos lugares alcanzan los 90 metros de profundidad y hay formas de vida que colonizan esta sección marina y crean un juego fascinante de colores. Sin embargo, quien opta por divertirse por encima del nivel del agua encontrará muchos lugares para practicar windsurf kitesurf, y no sólo durante el verano.

Pero Apulia no es sólo mar.

Para descubrir las maravillas que la naturaleza le ha dado y conocer su historia y tradición eligiendo una manera distinta de moverse, una excursión en bicicleta es ideal. No es necesario ser un experto ciclista para decidir hacer un viaje sobre dos ruedas, bastan las ganas de vivir una experiencia alternativa. Las rutas son muchas y variadas, en plena naturaleza, pedaleando por los senderos del Parque de Gargano o del Murge, descubriendo los muchos restos que cuentan la historia de esta tierra, o entrando en su interior para descubrir una forma de vida lejos de la agitación de las grandes ciudades.

 
También cuenta con una gran cantidad de fiestas patronales, festivales y celebraciones históricas que tienen lugar durante todo el año en todas las ciudades de Apulia, los más famosos son el carnaval de Putignano, la fiesta de San Nicolás de Bari y el desafío de Barletta. No hay que perderse la famosa "Notte della Taranta" (Noche de la Taranta) de Melpignano, festival de Pizzica y tarantela que cada año, a finales de agosto, atrae a prestigiosos participantes y espectadores de toda Europa que cantan y bailan al ritmo del "tamburello".

Descrita desde siempre como "pobre" por la sencillez de sus ingredientes, la cocina de Apulia sabe cómo satisfacer a todo tipo de paladares. Son tres los puntos fuertes de la cocina: trigo duroverduras y aceite, que junto con la carne y el pescado dan color a unos platos originales, capaces de mantener sabores inconfundibles.
 
La pasta hecha en casa con harina de trigo duro o una mezcla de granos duros y blandos: desde las orecchiette (recchietelle), un símbolo regional en sus muchas variantes, a los también famosos strascinati, plato principal de las familias más pobres de antaño, pero hoy revalorizado y servido en los mejores restaurantes. Y los mignuicchie, fenescecchie, troccolisagne ‘ncannuatecicatadde, variados y originales tipos de pasta que se siguen elaborando según la antigua usanza. 

Pero es sobre todo la combinación de pasta y verduras la que sorprende, como el salteado de col, el tocino frito y los spaguetis con alubias, tomates y cacioricotta. Apulia es, de hecho, un gran jardín perfumado donde las verduras tienen un sabor y un color únicos. Combinadas con las pastas caseras, con pescados frescos del mar y con la buena carne, regalan al paladar sensaciones inolvidables.

 Para los amantes del pescado, en esta tierra, con 800 kilómetros de litoral bañado por dos mares, hay para todos los gustos: crudo, marinado, en las sopas de pescado y hasta acompañado con queso.
 
También son muchas las tentaciones de los golosos, con frutas secasmielvino calientefruta confitada chocolate.
 
Entre las excelencias que han obtenido la protección de las marcas DOP o IGT, cabe mencionar el pan de Altamura, conocido por su fragancia, la Clementina del Golfo de Taranto, dulce y jugosa, de Bella della Daunia, un tipo de aceituna que se cultiva en Foggia desde 1400, y los famosos vinos y aceites extra virgen de oliva, cada uno con sus características propias según el área de la producción regional. 

No hay que dejar de probar los deliciosos dulces navideños.